Opinión / Ángel Tomás Herrera

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

III Exposición de Fotografía de Naturaleza del Campo de Gibraltar-Tarifa

5/15/2018

Versos y mantras de la Rosa de los vientos

III Exposición de Fotografía de Naturaleza del Campo de Gibraltar-Tarifa

Ángel Tomás Herrrera | Abogado y Mediador

Nuevamente la Asociación de Fotógrafos del Campo de Gibraltar (Afocam) ha organizado su exposición anual de Fotografía de Naturaleza del Campo de Gibraltar, que esta vez ha recalado en Tarifa, en su Casa de la Cultura. Inaugurada este pasado viernes, ha contado el evento con una numerosa asistencia y unas ponencias sobre fotografía y naturaleza muy interesantes. Entre los mencionados, se ha homenajeado al Colectivo Ornitológico Cigüeña Negra; organización no gubernamental dedicada a la conservación y divulgación de las aves campogibraltareñas, y a los estudios sobre las mismas y sus migraciones a través del Estrecho.

Y como siempre, y además con mucho gusto, un servidor ha contribuido con dos fotografías a este hermoso encuentro, que reúne a cuarenta fotógrafos y ochenta imágenes de paisajes, animales, plantas y hongos presentes en el Campo de Gibraltar. Una muestra magnífica de visita obligada, en el que podemos conocer muchas especies que sobreviven en los diferentes hábitats terrestres y marinos de nuestra Comarca. Y digo “sobreviven” porque por desgracia muchos animales y plantas escasean, se muestran raros o incluso están en peligro de extinción por culpa de nuestras acciones y desidia sobre el medio natural. En este sentido las imágenes son las mejores embajadoras a la hora de valorar los recursos naturales, a la hora de dar a conocer, defender y proteger cada especie, comunidad de seres y cada ecosistema. Y este es el late motiv de estos encuentros, acercar la Naturaleza al público, y de paso compartir un buen rato con fotógrafos y amigos.

Pienso como Bruno Barbey, que “la fotografía es el único lenguaje que puede ser entendido y comprendido en todo el mundo”; por eso resultan tan importantes para la cultura y el alma estas exposiciones. En las imágenes naturales hallamos siempre esa chispa de vida que el fotógrafo busca en sus incansables y solitarias jornadas. Cuando uno ha tenido tantas citas con la vida, cuando uno ha sido testigo de tantas existencias anónimas y únicas, asombrado por las cansadas luces de los ocasos, mojado por incontables aguaceros o aterido por los días de nieve, las imágenes son la cosecha del tiempo, ese cofre de luminosos recuerdos que sobreviven al autor, a la persona.

Tenemos una biodiversidad rica y variada que debemos conocer y conservar, desde las altas montañas hasta los profundos fondos marinos, desde los secos roquedos hasta las blancas dunas costeras. Cuando uno emprende el sendero que se pierde en el bosque, cuando te sumerges en el índigo azul, plétora de vida, sin más equipaje que el corazón, la cámara se transforma en tu mirada, para ser ese testigo privilegiado que inmortaliza cada instante de la vida de esos otros seres, que comparten con nosotros este hermoso y frágil mundo. Ser naturalista y pintor del instante, ser fotógrafo de la naturaleza, es un placer, un privilegio, en estos tiempos de mundos rotos y caos diario.

Poder transmitir cultura, sensibilidad, esencia de vida con las imágenes, créanme, no tiene precio. Para los que hemos hecho de la paciencia un arte, para los que perseguimos la luz convirtiendo en mágico lo cotidiano, para todos los que gobernados por el instante buscamos lo invisible a los ojos apostando por la vida, la Naturaleza se muestra siempre como un escenario sembrado de miradas fugaces; de sorpresas, aprendizajes y maravillas presentes, para todos los que quieran observar y escuchar, para todos los que necesiten sentir.

No dejen de visitar esta exposición, es un auténtico canto a la vida. La misma que florece, nada, vuela, corre o se arrastra, no muy lejos de nuestras miradas, a tiro de piedra de nuestras ajetreadas conciencias. Mirémonos en sus miradas, sumerjámonos en sus presencias.

“El corazón y la mente son la verdadera lente de la cámara”. Yousuf Karsh.

Imprimir artículo | Volver



© 2018 Noticias de la Villa | Contacto | Aviso legal | Publimarkplus S.L.



validación del css validación xhtml validación del AA