Opinión / Manuel Ramírez Tocón

1/19/2017

Desde mi aldea

“Menos mal que me he acordado, si no ese me mata”.

“Menos mal que me he acordado, si no ese me mata”.

Manuel Ramírez Tocón

“Menos mal que me he acordado, si no ese me mata”. Así se despidió la joven después de abonar los cuatro pasteles y cruzarse conmigo en la puerta de la confitería. Luego volví a coincidir con ella en la cafetería cercana al obrador, donde compartía mesa con un joven que también podría tener unos veinte años al igual que ella. Me quedé fijamente estudiando el cuadro que tenía frente a mi mesa. Se repartieron los pasteles, dos y dos, entonces recordé que la joven se refería al posible olvido de llevarle un rollo relleno de crema y bañado en chocolate blanco. Él saboreaba el pastel y lo acercaba a su rostro, girándolo en ambos sentidos, como estudiando el porque estaba tan rico. Frente a esta imagen, yo rebobinaba y ponía en escena cual hubiese sido su conducta si a la chica se lo hubiera olvidado el dulce; "¡me mata!, resonaba con fuerza en mi mente sobre una imagen de la joven comiéndose su milhoja con su camisa marfil bañada en sangre. 

De pronto borraba la absurda imagen y analizaba mas fríamente cuan repetida es la frase entre las relaciones de los jóvenes hoy en día. Una situación que en infinidad de casos traspasa el carácter expresivo de la misma y toma tintes literales al imponerse un sentimiento de propiedad superlativo.

Hoy los medios de comunicación y las redes sociales nos sirven escenas a diario de parejas jóvenes que basan sus relaciones en un equilibrio entre la propiedad y una cobertura de seguridad tan arcaica como falsa. El sentirse protegida bajo la sombra del dominio de quien alardea en el grupo como el macho dominante de la manada es una escena, lamentablemente, común en nuestro entorno. En ningún momento es mi intención generalizar, pero no podemos negar que este caldo de cultivo esta ahí, tan lejos como cercano y capaz de mimetizarse bajo expresiones cariñosas y regalos tan brillantes como capaces de cegar al mas pintado,

"Menos mal que me he acordado, si no me mata", aveces un simple olvido ha sido suficiente.



Imprimir noticia | Volver








© 2018 Noticias de la Villa | Contacto | Aviso legal | Publimarkplus S.L.



validación del css validación xhtml validación del AA