El Reportaje / Jose Manuel Algarbani

2/21/2014

La insurrección liberal de febrero de 1831 en Los Barrios

El papel de la insurrección liberal de 1831 y su impacto en Los Barrios ya fue exhaustivamente investigada por el historiador Manuel Álvarez y publicada en la revista “Almoraima” en su número 25. Sirva por tanto, este artículo como acercamiento divulgativo a los acontecimientos mas sobresalientes en la comarca y en Los Barrios de está insurrección liberal. Este acontecimiento es el que se recreará por las calles y plazas de Los Barrios este sábado 22 de febrero, coincidiendo con su 182 aniversario.

La insurrección liberal de febrero de 1831 en Los Barrios

José Manuel Algarbani | Profesor e historiador. Presidente de la Sección de Historia del IECG

Salvador Manzanares será el principal protagonista de uno de los muchos episodios de lucha contra el absolutismo que jalonan la historia de España del siglo XIX. Insurrecciones que casi siempre tuvieron resultados negativos.

Manzanares fue hecho prisionero por los franceses en la guerra de la Independencia, y recluido en la fortaleza del Castillo de Joux (Francia). En la noche del 26 de abril de 1812, seis militares españoles, entre los que se encontraba Salvador Manzanares, se escaparan de dicha prisión, atando al techado una larga escala, formada por sábanas, atravesándolas con maderas para formar escalones. La escalera les permitió llegar hasta el fondo de los fosos exteriores.

Como muchos de los militares liberales del siglo XIX será procesado por la Inquisición por masón, huyendo a Francia a finales de la década de los -10 del siglo XIX.

El retorno del absolutismo, del denominado Antiguo Régimen, hizo que se restaurase su estructura política, volviendo situaciones sociales típicas de la Edad Media. Con la vuelta del exilio de Fernando VII, en 1814 se anularán todos los acuerdos tomados, durante su ausencia forzada, de la constitución de Cádiz.

Los liberales españoles, los que creían en el progreso que había generado la Revolución Francesa, provocaron diversos levantamientos. Algunos son más conocidos como el del General Riego en Las Cabezas de San Juan en 1820, o el de 1824 del coronel liberal Valdés, que con 120 hombres partirá desde Gibraltar y se apoderará por sorpresa de Tarifa, o el de Torrijos. El levantamiento de Manzanares, menos conocido, forma parte de esta tradición liberal.

La expedición de Salvador Manzanares, se dará tras el trienio liberal, fecha en la que se produjo el restablecimiento del absolutismo, y Manzanares, con un buen número de liberales, se refugió en Gibraltar. Lugar de tradicional refugio de liberales, donde coincidió con Torrijos, con el que prepararon diversas expediciones armadas.

Tras diversos intentos contra Algeciras y La Línea, que fracasaron, Manzanares acompañado de 44 liberales de Los Barrios, Algeciras y otros puntos, toma la iniciativa y daría el grito de Libertad, a mediados de febrero de 1831. En febrero, escribirá a Torrijos solicitándole auxilio económico y fuerzas militares, y con varios capitanes, (alguno de ellos moriría posteriormente fusilado), se apoderó de Los Barrios en la noche del 21 de febrero de 1831, parece ser que fueron apoyados por el alcalde mayor de Los Barrios. Muchas de las acciones que se hicieron fueron por la noche aprovechando la luz de la luna llena del 26 de febrero de 1831

El 25 de febrero desembarcaron en Getares, con la ayuda de Torrijos, unos 150 hombres, que se unieron a los de Manzanares. Cerca de Algeciras tuvieron un encuentro con fuerzas absolutistas (realistas). Manzanares continuaría su recorrido, haciéndose fuerte en el cerro de los Castillejos (por la zona de Manilva). Torrijos le dirigió un escrito indicándole que se marchase a Vejer y que allí tomase el mando de 300 liberales que estaban allí reunidos. Por razones que se desconocen no acató esa orden y se dirigió con sus tropas hacia Estepona. Este hecho le llevó a la muerte el 8 de marzo de 1831. Las hipótesis más razonables coinciden en que fue engañado, igual que le sucedería al propio general Torrijos.

En el Archivo Central del Ministerio de Justicia, donde encontramos la Causa de Estado, sobre Salvador Manzanares, encontramos algunos aspectos de sus últimos días.

En la noche del 1 de marzo de 1831, la partida de manzanares se hallaba reunida en el Cortijo de Don Carlos (situado en la margen del río Guadiaro), en San Martín del Tesorillo. Un realista de la zona, Andrés del Río y Gómez, vecino de Benarrabá, conociendo donde se hallaba Manzanares y sus hombres, mandó a su sobrino a caballo, para que avisase al comandante de armas de Estepona, el brigadier Idelfonso Monasterio (natural de San Roque). También su hijo Juan del Río Pérez, capitán de voluntarios realistas de Benarrabá, avisó al Comandante del Campo de Gibraltar.

El torrero de la Torre de Arroyo Vaquero hizo ahumadas por la llegada de Manzanares a sus proximidades para avisar a las autoridades absolutistas, que ya conocían que los liberales estaban sobre las playas de Arroyo Vaquero. En el encuentro se abrió fuego como era costumbre, a la voz de “Viva el Rey” los absolutistas, y los liberales, con Manzanares a la cabeza a la voz de “Viva la Libertad”. Las escaramuzas continuarían los días posteriores pos las sierras de Gaucín, Casares y Estepona.

Sobre el final y muerte del propio Salvador Manzanares, existen diversas versiones, aunque la que parece mas verosímil narra que:

“Manzanares con los pocos que le siguieron, ganó la sierra faldeándola hasta llegar a Monte Mayor demarcación de La Romera punto situado a levante del pueblo, más de dos leguas en donde encontró al cabrero que le comisionó para que le llevara comestibles de Estepona, traicionándolo y delatándolo en cuanto llegó al pueblo; que echadas las campanas a vuelo se reunieron fuerzas y paisanos que fueron con el cabrero al sitio donde se hallaba Manzanares y lo coparon, ocurriendo entonces el hecho de matar este al cabrero de un pistoletazo y después darse muerte clavando la espada en el suelo y echándose sobre ella” Los ideales de progreso y libertad eran abanderados en el siglo XIX por los liberales, que chocaron durante todo el siglo XIX con una sociedad atrasada y con la defensa de sus privilegios de los grupos sociales más privilegiados. Esta oposición a los avances sociales, políticos y económicos hizo que España siguiera en las manos del caciquismo durante buena parte de su historia contemporánea, exceptuando breves y convulsos periodos.



Imprimir noticia | Volver








© 2018 Noticias de la Villa | Contacto | Aviso legal | Publimarkplus S.L.



validación del css validación xhtml validación del AA