El Reportaje / Jose Manuel Algarbani

7/19/2016

Los primeros días del golpe de estado en Los Barrios. La primera victima; Cristóbal Guzmán

Cuando se cumplen 80 años del golpe de estado fascista y la consiguiente guerra civil, se describen los sucesos de los primeros días en la villa de Los Barrios. El autor, cronista oficial de la villa, está elaborando un libro sobre la Guerra Civil en Los Barrios, por lo que todos los testimonios y documentos sobre esa época le serán de gran ayuda.

Los primeros días del golpe de estado en Los Barrios. La primera victima; Cristóbal Guzmán

José Manuel Algarbani | Cronista Oficial de la Villa. Profesor

La llegada de las fuerzas del 2º Tabor de Regulares Indígenas de Ceuta nº 3, a Algeciras el 19 de julio, supone el inicio de la caída en manos de la parte del ejercito sublevado de los pueblos de la comarca cercanos a la Bahía.

El 19 de julio llegaría el Tabor (nombre dado a la tropa regular marroquí al servicio del ejército español, compuesta por varias compañías) de regulares al mando del comandante Rodrigo Amador de los Ríos, salió de Ceuta a las 5:00 horas en el vapor “Cabo Espartel” con dirección a Algeciras, donde desembarcó a las 9:00 horas, continuando seguidamente en camionetas a la Línea con el fin de ocupar dicha población y reducir las fuerzas del Regimiento de Infantería guarnición en esa plaza que no habían apoyado el golpe de estado.

Hasta el día 23 que tomará Los Barrios la 1ª y la 3ª compañías, una sección de Ametralladora y su Plana Mayor quedarán en Algeciras, el resto del Tabor en la Línea. Durante los días 20 y 21, la fuerza del Tabor hizo servicios de seguridad y reconocimiento en Algeciras. El 22, la 1ª compañía y la Plana Mayor Salió a Puente Mayor, con objeto de evitar un desembarco de la escuadra republicana, allí sería bombardeada por la aviación leal al gobierno.

El día 23 de julio, salió el Tabor a las 11:00 horas en dirección a Los Barrios, con el fin de tomar la ciudad para la causa golpista, comenzando a efectuar registros y desarme entre los sospechosos de afinidad con la república. La entrada en Los Barrios por parte de las fuerzas del ejército sublevado, estaba constituida en su mayor parte por una compañía de regulares, algunos guardias civiles y personal de paisano del pueblo, sobre todo de Falange, que acompañaba desde Algeciras a la compañía de regulares y que iba indicando las casas de las personas más significativas pertenecientes a los partidos republicanos y obreros con el objetivo de detenerlos.

Una vez controlado Los Barrios el propio Tabor seguiría a San Roque y Almoraima con el mismo objeto, regresando para Algeciras a las 20:00 horas. Este día es ametrallado el Tabor por la aviación enemiga. El 24 saldría con dirección a Tarifa, y una sección haría un reconocimiento sobre el pueblo de Facinas. Cayendo también en manos de las fuerzas sublevadas.

Durante los días que van del 18 al 23 de julio, las fuerzas republicanas de Los Barrios habían tomado el control, dentro del desgobierno general que existía por el golpe de estado. Los miembros de los partidos pertenecientes al Frente Popular, se organizaron y ocuparon los centros neurálgicos de la población; central de teléfonos, central de telégrafos, además detuvieron a todos los que podían secundar el golpe de estado en la población, aunque muchos de ellos se pudieron ir a Algeciras. También intentaron tamponar las vías de acceso al pueblo con la tala de grandes troncos.

A los veinte minutos aproximadamente de entrar en la población, y estando recorriendo las calles las fuerzas de regulares, comenzó a correrse la voz de que había un hombre muerto en el patio de su casa, entre la calle Santa Ana y la calle Pez.

El cadáver fue reconocido por los médicos titulares, Cristóbal Infante y Luis Téllez, a instancia del Juez, y fue encontrado en posición decúbito promo, teniendo el brazo derecho flexionado y la mano a la altura de la cabeza, el brazo izquierdo extendido a lo largo del tronco y la mano ligeramente debajo del abdomen, lacara apoyada sobre el lado derecho en el suelo. Presentaba un orificio en la ropa, chaqueta y camisa, y además un orifico por arma de fuego en la región escapular derecha parte inferior; un orifico por arma de fuego en la región torácica anterior. La autopsia determinó la muerte violenta a consecuencia de una herida de arma de fuego y la hemorragia interna que como consecuencia de esta se produjo en la cavidad torácica.

Vestía chaqueta y pantalones de tela rallada, camisa de ralladillo, calcetines de color y una correa de cuero en la cintura. Registrada sus vestiduras se encontró un papel con cierta liquidación, un poco de tabaco de contrabando, un lápiz y un encendedor, de cuyos efectos se incautó el juzgado.

Al mismo tiempo, el juez hizo entrega al vecino Juan Cabello Herrera de la citada vivienda, hasta que no se presentase alguno de sus familiares, a quien a su vez haría entrega de los bienes u casa descrita.

Las “investigaciones oficiales” por parte de la autoridad militar judicial determinaron que había sido muerto por los regulares al tratar de huir por las tapias del patio de su casa hacia otros patios. Para la justicia militar el motivo de la muerte de Cristóbal Guzmán Piñer, apodado “El Patrón” fue la aplicación del bando de guerra, por lo que según dicha justicia no existía por tal hecho responsabilidad con relación a persona alguna, por lo que se procedió al archivo de estas diligencias. Según los informes de la guardia civil, era de ideas avanzadas y uno de los líderes del Frente Popular en la localidad.

Su mujer, Francisca Domínguez Gómez atestiguo en el informe oficial que fueron las “fuerzas moras” las que lo mataron.

Las “investigaciones oficiales” difieren mucho de los testimonios orales que aseguran que Cristóbal Guzmán fue asesinado con su hijo de pocos meses en los brazos y que así lo vieron un buen número de vecinos, incluso se le atribuye su muerte a uno de los falangistas que acompañaban a las fuerzas moras que entraron en el pueblo.

La primera víctima de la toma de Los Barrios por parte de las fuerzas sublevadas fue Cristóbal Guzmán Piñer, que comenzaría con la fatídica cifra de los al menos 40 fusilados por represión franquista. Detrás de cada una de estas 40 muertes están profundas historias de dolor e impotencia.

 



Imprimir noticia | Volver








© 2018 Noticias de la Villa | Contacto | Aviso legal | Publimarkplus S.L.



validación del css validación xhtml validación del AA