El Reportaje / Jose Manuel Algarbani

12/25/2016

El Pósito: Mercado y pescadería en 1929

En el verano de 1929, el Pósito, uno de los edificios de mayor valor histórico del municipio, estuvo a punto de convertirse en el mercado y la pescadería de la Villa de Los Barrios.

El Pósito: Mercado y pescadería en 1929

José Manuel Algarbani | Profesor IES Carlos Cano. Cronista oficial de la Villa de Los Barrios

El proyecto, que partía del ayuntamiento, planteaba que era evidente por aquella fecha la necesidad de un mercado público, los que existía eran puestos de frutas y verduras, algunos desarmables, en varios lugares de la población, las carnes se vendían en establecimientos autorizados. Se demandaba un local acondicionado frente a la aparente desorganización que existía, que entre otras cosas impedía que la inspección de las carnes se llevará a cabo con suficientes garantías, ya que era imposible poder estar al mismo tiempo en todos los sitios donde se sacrificaba y expendía, la misma demanda existía con la caza, el pescado, la leche, la fruta y las verduras.

El ayuntamiento acordó construir un local adecuado para este fin. Como no había ningún espacio céntrico con suficiente superficie en el que pudiera edificarse un nuevo mercado y pescadería, se acordó habilitar “El Pósito”. El propósito era acondicionar el edificio haciendo todas las reformas necesarias. En 1929 las calles que rodeaban al Pósito tenían el mismo nombre que en la actualidad salvo la fachada principal que daba a la denominada por entonces “Plaza Chica”, como se puede observar en las fotos de los planos de la época. La idea era ocupar el espacio interior del edificio (373 metros) con puestos de mercado como se aprecia en los planos. El espesor de los muros de casi un metro y las escasas luces conllevaba una reforma compleja, para conseguir que se adaptase a un servicio como el mercado que demanda iluminación diurna y una buena ventilación. Por este motivo, se barajó la idea de derribar todo lo construido y aprovechar solamente el solar, pero afortunadamente excedía del presupuesto que el ayuntamiento tenía para dicha obra, 73.239,99 pesetas. Se buscó la manera más cómoda y económica de adaptar el edificio. Su adaptación pasaba por una pescadería con seis puestos para la venta de pescado y marisco, otros seis puestos para la fruta y verdura, cuatro para la leche, tres de churros y “masa frita”, tres de carnes y caza, dos de comestibles, y dos de “café hecho” (como se denominaba en la época). Además contaría con los servicios de inspección, de reconocimiento y análisis de alimentos, de retretes, urinarios, lavabos, servicios de limpieza, etc. En la idea plasmada se separaba la pescadería del mercado, aislando de los humos de los puestos de churros, y a un extremo, también separado por doble muro aislador los servicios de urinarios y retretes.

En el centro del mercado se situaría la inspección municipal con la recaudación de arbitrios.

El proyecto planteaba abrir nuevas puertas y ampliar todo lo posible las ventanas (hasta el límite que permita la estabilidad del edificio), en número de dieciocho en las fachadas laterales, cuatro en los testeros y una sola puerta. Respecto a la iluminación se pensó en abrir una bóveda y acristalarla, pero se desechó por su alto costo. También se proyectó, para la ventilación, nueve tubos de gres que saldrían por la cubierta. También se pensó en la instalación de agua potable y en el alicatado blanco en el interior de los puestos.

Afortunadamente, la inestabilidad política del momento, finales de la dictadura de Primo de Rivera y transición hacia la segunda república hicieron que el proyecto quedará olvidado y no se llevara a la práctica, incluso después de haber sido aprobado por la Junta Regional de Sanidad del Campo de Gibraltar que en la sesión celebrada en Algeciras en diciembre de 1929 acordó por unanimidad aprobar el proyecto.

A un paso se estuvo de perder uno de los pocos edificios singulares y de valor histórico que quedan hoy día en la Villa de Los Barrios, en tiempos en que al patrimonio histórico local no se le daba apenas valor. En este caso los vaivenes políticos permitieron que todavía lo conservemos.

 

 



Imprimir noticia | Volver








© 2018 Noticias de la Villa | Contacto | Aviso legal | Publimarkplus S.L.



validación del css validación xhtml validación del AA