Opinión / Manuel Ramírez Tocón

5/17/2017

Desde mi Aldea

Miriam, mi reina..

Miriam, mi reina..

Manuel Ramírez Tocón | Escritor y Analista

 

No puedo comenzar estas líneas sin solicitar el preceptivo permiso y presentar mis respetos tanto a la corte infantil como a la juvenil que tan dignamente representan, durante todo un año,  los valores de nuestra muy Leal Villa de Los Barrios.

He vivido muchas ferias dedicada al Santo Patrón San Isidro Labrador. Ferias que han ido reflejando el progreso de un pueblo y que, año tras año, han dejado patente el espíritu sencillo y hospitalario del corazón de todos los vecinos y  vecinas. Ferias que han dejado patente el empeñó y el esfuerzo de todas las personas y organismos involucrados en su celebración para que cada año vivamos la mejor feria de la historia de Los Barrios. Dicho esto, quiero centrarme en un hecho que, para mi, ha dejado marcada esta feria como la mejor de las vividas, y me explico:

Todo empieza por la designación como pregonera de nuestra feria de una asociación dedicada a regalar sonrisas. ¡Valla si lo consiguieron!, supieron dejar sobre el escenario de la coronación el espíritu de su existencia en nuestra sociedad barreña e hicieron soluble el cáncer en el ambiente festivo que nos convocaba. Pero el momento mágico estaba por comenzar. Una simple banda sobre el hombro de una pequeña de siete años convirtió el acto en la mejor terapia de choque capaz de competir contra la mas afanada de las farmacéuticas en la carrera contra el cáncer. Una banda capaz de presentarnos en directo el hechizo de la metamorfosis donde la piel de cenicienta da paso al brillo de los ojos de una verdadera reina y donde el compás del pasodoble de mi pueblo lo marca un corazón excitado por la ilusión de pertenecer a la corte real.

 

Miriam, mi reina, a ti rindo pleitesía en este mandato. Un imperio sin caducidad, sin relevos, sin despedidas porque solo las reinas como tu son capaces de compartir con todos nosotros el horizonte soñado. Sonríe mi reina sembrando tu pueblo de serpentinas de colores y  enciende el alumbrado de tu feria como has hecho tantas veces con los fluorescentes de los fríos pasillos de los hospitales.  Si señor, he vivido la mejor feria de mi vida, y todo ha sido por una sonrisa que nos ha contagiado la fuerza necesaria para creer que es posible abandonar un sueño si ponemos el empeño de conseguirlo.



Imprimir noticia | Volver








© 2017 Noticias de la Villa | Contacto | Aviso legal | Publimarkplus S.L.



validación del css validación xhtml validación del AA