Opinión / Darío Iglesias Muñoz

4/30/2018

A ras de suelo

Trabajo para todos, como vida para todos

Trabajo para todos, como vida para todos

Darío Iglesias Muñoz

El día Internacional de los trabajadores o Primero de Mayo, es una Jornada que se ha utilizado habitualmente para realizar diferentes reivindicaciones sociales y laborales a favor de las clases trabajadoras. Ha sido, aunque ya mucho menos, una Jornada muy ligada a los movimientos socialistas, anarquistas y comunistas. Pero más allá de los tintes políticos que la tiñen, no deja de ser un día fundamental donde los trabajadores y trabajadoras buscan derechos comunes y libertades soñadas.

Pienso que cuando nos persiguen los problemas en cualquier ámbito de la vida, tenemos que intentar buscar el origen, la raíz, la causa que desencadena todos esos males. Y en relación al tema que nos incumbe, lo tengo claro, el problema es la economía.

Vivimos en un mundo donde manda el dinero. Parece que somos más cuanto más dinero tenemos. Un mundo con valores invertidos, con derechos destruidos y con personas que están viendo cómo su dignidad está siendo solapada. Un dato escalofriante es el que nos ofrece en esta Jornada del Trabajo la HOAC; “una concentración brutal de la riqueza la poseen pocas manos. Sólo el 1% de la población posee el 82% del total del PIB mundial”. Cuando el dinero manda, se apodera del corazón humano y cualquier cosa es posible, hasta las guerras y el hambre parecen tener justificación cuando se trata de dinero. El rico es cada vez más rico y el pobre cada vez más pobre. Cuando el dinero manda, el corazón de los poderosos se debilita y la humanidad sufre.

En esta Jornada del Trabajador, reivindico trabajo para todos. Y es que todos tenemos derecho a comer y a vivir. Y la renta ciudadana es una exigencia de nuestro ser persona. Suena a gratuidad, a cobrar sin trabajar. Pero es que la meta no es trabajar para cobrar, sino trabajar para vivir, y vivir, es el derecho primordial y fundamental de todo ser humano. Sin él, no somos nada. No existimos. Trabajamos y cobramos porque somos personas, porque lo necesitamos. De esta manera, el trabajo no puede ser visto nunca como un castigo sino como una dignificación del ser humano. El trabajo nos humaniza, nos perfecciona, nos realiza, nos construye. Trabajo para todos, como vida para todos.

Miremos al pasado, luchemos el presente y construyamos juntos el futuro. Dejemos atrás las diferencias políticas y trabajemos por aquello que nos une. Gritemos juntos: “Trabajo para todos”, “no a la economía de la exclusión”, “no a la idolatría del dinero que se despreocupa de las personas”, “no a la desigualdad social que genera violencia”.

Termino estas líneas felicitando a todos los trabajadores y trabajadoras, remunerados o no, a todos aquellos que modifican y construyen el mundo con sudor y esfuerzo. Un abrazo a todos. Ánimo y adelante.



Imprimir noticia | Volver








© 2018 Noticias de la Villa | Contacto | Aviso legal | Publimarkplus S.L.



validación del css validación xhtml validación del AA