Opinión / Darío Iglesias Muñoz

3/15/2019 | comentarios (0)

Paradojas de una vida de mierda

Paradojas de una vida de mierda

Darío Iglesias Muñoz

Políticos maquiavélicos que hacen lo posible y lo imposible para mantenerse en la sede del poder, que no les interesa el bien del pueblo sino el de ellos mismos, ególatras que disfrazan sus ansias de poder con las máscaras de la hipocresía. Joyas, prostíbulos y comilonas pagadas a cargo de la Junta de Andalucía. Personas que cruzan el estrecho y ven ahogadas, en el cementerio del Mediterráneo, sus esperanzas en un mundo más justo y dichoso. Mujeres maltratadas en manos de hombres y hombres incomprendidos y desprotegidos por la injusta Justicia. Ancianos abandonados que esperan la muerte de manos de su compañera más fiel y desgarradora: la soledad. 821 millones de personas que sufren hambre en este nuestro mundo, 1.300 millones que viven en la pobreza más extrema. Traficantes de dama blanca que venden sus almas al diablo para enriquecerse con la desgracia del “yonqui”. Un mundo donde el pobre es cada vez más pobre y el rico cada vez más rico. Adolescentes que maltratan a sus padres. Un sistema educativo que no da frutos y que baila al son de la política. Valores que se perdieron en el camino de la vida y que necesitan llamar de nuevo a las puertas de esta Europa que se muere lentamente. Una naturaleza herida y llorando un cambio necesario. Personas que dicen ser animales y animales que son abandonados. Un Estado que quiere suplantar a la familia y una familia que está desprotegida. Personas que reclaman tolerancia y respeto para sí, pero no saben practicar con el ejemplo. Lobos con piel de cordero que predican el Evangelio pero escandalizan a los más pequeños. Una curia de Sanedrín y de murallas, de filacterias y mercenarios, más preocupada por el esplendor de la Religión que de la vivencia de los valores evangélicos. La paradoja de muchos que defienden los derechos humanos pero violan el primero de ellos: el derecho a la vida. Más inversiones en abortos que en ayudas para las madres. Mujeres desaparecidas. Supermercados tirando comida y pobres a la espera de ella en algún contenedor cercano. Jóvenes preparados que emigran al extranjero y extranjeros que vienen y se encuentran con el muro de la xenofobia. Casas vacías y cerradas, y transeúntes durmiendo en los cajeros o en algún banco perdido de un parque. Jóvenes que quieren estudiar y no pueden, y otros que, pudiendo, no quieren. ¿Paradojas de la vida?

Amigos y amigas. No se preocupen. Quitando estas cuatro cosas que les digo, todo marcha magníficamente. Un abrazo a todos. Ánimo y adelante.



Imprimir noticia | Volver








© 2019 Noticias de la Villa | Contacto | Aviso legal | Publimarkplus S.L.



validación del css validación xhtml validación del AA