NOVENA PROVINCIA

Ucrania y las armas

 

No me parece en absoluto una solución el enviar armas a Ucrania porque es una manera de marear la perdiz, es una forma de nadar y guardar la ropa, una forma de mirar a otro lado sin que se note mucho, es un modo de quedar bien para nada y al final terminar siendo cómplices por pasividad de lo que puede ser en muy pocos días un auténtico genocidio. Ya lo ha dicho el propio Putin que ha afirmado que llegará hasta el final.

También supone a estas alturas una auténtica hipocresía hablar de apostar por el diálogo y no apoyar al Gobierno en su decisión de arrimar el hombro, aunque la manera que proponga sea inútil. Y la hipocresía es mayor si tú formas parte de ese Gobierno.

Es una hipocresía insostenible abogar por el diálogo cuando sabes perfectamente que la otra parte no tiene ninguna intención de dialogar, porque apelar al diálogo con alguien que no va a dialogar jamás, supone que, mientras lo intentamos, van a seguir muriendo muchísimas personas inocentes.

Es una auténtica frivolidad aferrarse a esa teórica necesidad de diálogo mientras hay gente que merece vivir tanto como tú o como yo y muriendo por culpa de que con quien tú quieres dialogar se está dedicando, precisamente, a matar a esos inocentes.

A Ucrania, y esta es una opinión que me puede costar mucha crítica pero que creo que es sinceramente así, lo que le hace falta de verdad es que la OTAN intervenga. Pero que intervenga de forma directa porque es una obligación moral del mundo, pararle los pies a Putin, medirse con él de igual a igual, proteger a los ucranianos, al margen de las consecuencias que se deriven.

Cualquier consecuencia será menor que la muerte de miles o millones de personas que no tienen absolutamente culpa de nada.

Son motivos humanitarios de primer nivel los que deben obligar a la OTAN a dejar de pensar en ella misma y empezar a pensar en los ucranianos que ayer estaban y ya no lo están, y en los que hoy están, pero ya no lo estarán mañana.

Y si me apuran, también hay un motivo egoísta y es que, si Putin termina de invadir Ucrania, se encontrará a las puertas de la Unión Europea. Y no parará porque lo hará con Finlandia, y con Suecia, y con Rumania. Este es un sátrapa que miente en todas las conversaciones y en todos los acuerdos. Y esto lo tenía preparado desde hace tiempo.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
15 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
In memoriam Bertolt Brecht
 
15 agosto 2022 | Patricio González García
La procesión oficial de la Palma
 
12 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
Felipe VI y la Espada de Bolívar
 
12 agosto 2022 | Darío Iglesias Muñoz
Hola todos, todas, todes