NOVENA PROVINCIA

Un día como hoy


>
 

Siendo un chaval, me gustaba ir a la biblioteca de mi colegio en el tiempo de recreo. Y así pasaba muchos recreos encerrado en la biblioteca. Cuarenta y cinco minutos diarios. El primer día estuve por allí me dediqué a mirar las musarañas. El segundo también. Pero el tercero decidí a echar un vistazo a la biblioteca y cogí un libro al azar (no tanto puesto que el que me llamó la atención era uno grande y grueso y su color fue uno y nada más que uno).

Era un ejemplar de las obras completas de Federico García Lorca, encuadernado en piel y de tapa flexible, editado por la mítica editorial Aguilar. Me sonaba el autor (aunque poco) y no podía llegar a intuir lo que me esperaba en aquellas mil y pico páginas de ‘papel biblia’.

No podía saber que aquel libro y aquel autor iban a ser la causa de una de las tragedias que han marcado mi vida. Y es que al terminar de leer (me lo metí entre pecho y espalda en veinticinco días), , había decidido ser escritor, costase lo que costase. Quería ser escritor, quería ser como García Lorca. Y eso es un drama de los gordos.

Me entusiasmó, especialmente, el teatro de este genio. ‘La casa de Bernarda Alba’ me hizo temblar de la emoción y del miedo al mismo tiempo. El destino quiso que, pasados los años, viviera una situación en casa similar a la que cuenta Lorca al final de la obra, pero eso es harina de otro costal. ‘Yerma’ me llegó al corazón y fue la primera vez en mi vida que intenté comprender las diferencias que existen entre la mirada ejercida sobre la realidad de una mujer y un hombre. Algunos versos me los aprendí de memoria y sigo recordando muchos de ellos…

En fin, Federico García Lorca me abrió las puertas de la literatura de par en par.

Este 5 de junio hace ciento veintiséis años que nació en Fuente Vaqueros y, ahora, sigue enterrado en alguna cuneta perdida y olvidada. El 18 de agosto de 1936 alguien le asesinó sin piedad por ser artista y por ser gay (nosotros le recordamos cada año en esa fecha en un acto que celebramos desde Estrechando aquí en Algeciras.

Y no puedo dejar de recordar esto que dijo: ‘Hay cosas encerradas dentro de los muros que, si salieran de pronto a la calle y gritaran, llenarían el mundo’. Y quiero pensar en los muros de aquella biblioteca escolar, en las cosas que salieron gritando de aquellas páginas y en cómo se llenó mi mundo para siempre. Lo pienso y me sigo emocionando del mismo modo que ese instante en el que cerré el libro.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
14 junio 2024 | Darío Iglesias Muñoz
¿Aún no lo ves?
 
11 junio 2024 | José Antonio Hernández Guerrero
Una visión de la moral más humana, humanista y humanitaria
 
08 junio 2024 | Rafael Fenoy Rico
A zonas desfavorecidas: ¿Técnicos en despachos?