DESDE MI ALDEA

3×4 no siempre son doce

 

Miren por donde Don Carnal, aunque camine por calles vacías vigiladas por visillos ondulantes al ritmo de caja y bombo, no es el mejor alumno de clase de matemáticas y es incapaz de acertar un producto tan simple como el que nos enseña la pizarra de la cuaresma. No, no siempre el resultado debe responder a reglas matemáticas. Acercarnos a 3×4 no es lo mismo si usamos la tablet o los nudillos sobre el mostrador de cualquier bar. En el primer caso nos presentará la docena y el que nos ocupa nos hará llegar al mundo mágico en el que entramos cuando la purpurina corre por nuestras venas y cuando el elástico tensa el rostro ocultando venas y sufrimientos.

Chirigota
Chirigota Del Peñó Fijo

El 3×4 nos trae el confeti que llena los vacíos bolsillos de los desesperados cuando las manos blancas retiran lágrimas para pintar mejillas de colores, cuando un arco de serpentinas nos invita a salir a la calle sin secretario judicial ni cerrajero… cuando todo eso ocurre es por la llegada de Don Carnal.

Hoy he arrancado una página al calendario del santo de Alpandeire y me ha llegado el aroma de azahar, el incienso y la chicotá de templos cerrados a cal y canto y madrugadas de encanto por las que paseamos nuestros sueños. Hoy me ha despertado la diana del 3×4 y me ha animado a recordar este artículo que subí a redes hace algunos años.

No es lo mismo, ni bebe ser

Si sobre el mostrador de cualquier bar del pueblo o sobre la silla del local de ensayos intentamos con los nudillos marcarnos un tres por cuatro, estoy seguro que nos saldrá, pero igualmente lo estoy al decir que el compás estará huérfano de denominación de origen si lo comparamos con los que suenan sobre el falso zócalo de una casapuerta de la Viña, sobre los largueros del mostrador de un bache de Santa María, sobre el pasamanos del Vaporcito del Puerto, sobre un varal del Ecce-Homo, en su Martes Santo, sobre un ladrillo colorao del Gran Teatro y sobre un cucurucho de cazón en adobo en la Plaza las Flores.

Chirigota Mi que Los huevos

Tan seguro estoy de esta comparativa como de que no debe producirse pues nosotros somos nosotros y eso es Cádiz y allí hay que…

Invirtiendo los términos, tampoco arengaría yo a María La Hierbabuena si oigo a Martínez Ares cantar al Palmarillo, al Barrio Cisco o a la mujer barreña porque, aunque bien cantao, nunca esas letras irán borrachas del orgullo de compartir este maravilloso rincón de la comarca del Campo de Gibraltar, pa eso mi Gordo, mi Kiki, mi Daniel o mi Vera.

Carnaval. Chirigota Currito y su batalloncito

Mas o menos eso siento cada vez que quito la página de enero del almanaque de la cocina y me da todo el carnaval en la cara. Aquí intentamos hacerlo lo mejor posible, y lo hacemos muy, pero que muy, dignamente, aunque de nuestros nudillos nunca saldrá el compás de la tacita pues ese compás está dentro del ADN de los pishas y de los carajotes.

Si le vuelvo a arrancar otra página al de Alpandeire, me llega el azahar, el incienso y la chicotá de madrugadas de encanto. Aquí de nuevo estoy en contra de importaciones sin copyright dignas de quedarse en las aduanas del buen gusto.

Carnaval. Chirigota Los carbritos del hiper

De ninguna de las maneras debemos copiar el crujir de una levantá en Triana si lo que verdaderamente queremos es subir al cielo al Medinaceli en la calle Los Francos. El Señor debe subir empujado por el orgullo impreso en nuestra denominación de origen barreña y no por la opulencia de otros. Pero que nadie se equivoque, en ningún momento estoy limitando el progreso en patrimonio y en ornamentación de nuestras salidas procesionales, solo alerto sobre la perdida de la identidad de unos pasos que en sus orígenes eran portados por cargaores y horquillas y no por costaleros. No debemos acelerarnos en progresar porque por mucho que corramos nunca doblará nuestro Nazareno la calle Sierpes ni nuestro Buena Muerte girará en la calle Larios, ni nuestra Señora del Carmen paseará en julio por la Caleta. Todos ellos harán su digna presencia en nuestras calles, las que nos han visto crecer y ser lo que nunca debemos olvidar.

Reitero mi valoración por las mejoras palpables de nuestras hermandades año tras año, pero toda pérdida de identidad debe tener un límite, no me imagino a nadie bajar la calle a las 4 de la madrugada de un Jueves Santo envuelto en maromas y con la espalda despellejada a latigazos, por mucho que eso se estile en los pueblos de Castilla y León.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
12 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
Felipe VI y la Espada de Bolívar
 
12 agosto 2022 | Darío Iglesias Muñoz
Hola todos, todas, todes
 
10 agosto 2022 | José Antonio Hernández Guerrero
Descansar para sacudir el aburrimiento
 
09 agosto 2022 | Patricio González García
Blas infante