NOVENA PROVINCIA

Al suelo qué vienen los míos

>
 

Esta frase la solía repetir el ministro Pío Cabanillas, pero mucho antes otros dirigentes políticos de todo el mundo ya habían llegado a la misma conclusión, que el peligro real en la política no está en los adversarios políticos sino en los de su mismo partido.

Quizás la cita más famosa con respecto a este tema es del canciller alemán Konrad Adenauer que decía: “En política, hay enemigos, enemigos mortales y compañeros de partido”. Los últimos, claro, los más peligrosos.

Muchos dirigentes políticos han utilizado esta frase desde Andreotti hasta el propio Borbolla que la tenía entre sus favoritas por su larga trayectoria personal, por las veces que él participó en cacerías internas y por las cuchilladas que le dieron, luego, hasta abatirlo, esos mismos compañeros de partido.

Cuentan que Churchil, cuando un joven diputado conservador se sentó a su lado, emocionado, en la sesión inaugural del Parlamento, le dijo: “Qué alegría, estar aquí, a su lado, con el enemigo enfrente…”, le interrumpió Churchil diciéndole: “No se confunda usted joven”, los que tiene usted enfrente son los laboristas, que son sus adversarios. Los enemigos los tiene usted aquí detrás sentados, en su propio partido”.

Adversarios y compañeros de partido. Torpes, estúpidos, envidiosos, osados y engreídos los hay en todos los partidos, pero cuando se trata de apuñalar a un compañero, siempre se tiene una habilidad especial.
Y no hay que salir muy lejos, por estos lares nos lo estamos encontrando casi a diario y más cuando estamos en plena época pre-electoral donde, en muchos casos, los silencios son fundamentales para no decir una sola palabra que no guste a quien manda.
Un simple “Me gusta” en una red social puede llegar a producir un efecto mariposa cuyo vuelo puede llegar a la muerte política del que se ha atrevido a hacerlo.

“En vista de que Dios limitó la inteligencia humana, es injusto que no limitase también la estupidez”. Esto también lo dijo Adenauer.

Esos que hablan tan fino, simplemente con pronunciar las eses y meter leísmos y laísmos por los cuatro costados piensan que ya pertenecen a otra casta, la de quienes pueden gobernar en las mesetas y en los picos nevados. Y de paso le echan un chuletón de su compañero al perro del vecino.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
27 febrero 2024 | Patricio González García
28 de Febrero
 
20 febrero 2024 | M. Carmen García Tejera
El regreso de los profetas de José Antonio Hernández Guerrero