Alumnos del Sierra Luna realizan el itinerario El Camino de los Prisioneros

Los alumnos y profesores del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Sierra Luna de Los Barrios han realizado la primera salida de este año como preparación para el proyecto de innovación educativa "El Camino de Santiago: senderos de historia, conocimiento y vida saludable", aprobado por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía y coordinado por el profesor Antonio Morales Benítez, contando en su grupo de trabajo con María Luisa Cabello, Maribel González, Andrés Rubio y Fco. Javier Gil, en concreto el itinerario Camino de los Prisioneros - Valle río de la Miel.

En este nuevo curso que, según las previsiones de los organizadores, debe concluir este proyecto de innovación educativa iniciado en 2009. Un proyecto que es algo más que un camino. “Un viaje a interior de cada uno de nosotros porque cada día nos enriquece más. Salir fuera de las aulas ha sido una vieja aspiración de los maestros regeneracionistas y de la pedagogía moderna que hacemos realidad cada sábado Un reto educativo que debe conducirnos hasta Santiago para, según la tradición milenaria, abrazar al Santo”.

El pasado sábado se realizó este recorrido con una ruta muy técnica,  con continuas subidas y bajadas. “ Temprano quedamos en la barriada del Cobre para acometer el Camino de los Prisioneros, donde no desaprovecharíamos la oportunidad para aproximarnos a esta realidad tan desconocida de la España de postguerra”.

Después de visitar algunos de sus vestigios, se adentraron en el valle del río de la Miel para dejar a sus espaldas la bahía y el Estrecho. “Un espeso bosque nos aguardaba, donde no era fácil orientarse, pero gracias a nuestro rastreador Andrés pudimos acertar con el sendero correcto que nos llevó hasta el río. Continuamos por la falda de Las Esclarecidas siempre paralelo al río y recuperar en nuestro horizonte otra vez la bahía hasta desembocar en una de las pozas”. 

Culminada esta primera ruta del año, “podemos extraer algunas conclusiones. Los nuevos alumnos que se han incorporado al proyecto, no parece sino que siempre han estado en él. Su rápida integración al grupo no deja de sorprendernos. Por lo que podemos soñar con que formamos otra vez un equipo. Además seguimos constatando que el espíritu del Camino, como el Universo, se expande y se contagia a cada paso. Cada vez somos más. Incluso con la participación de personas ajenas al proyecto”.

Noticias relacionadas