Calatayud: «Los móviles y tablets son una nueva droga dura que está llenando los juzgados de menores»

El magistrado Juez del Juzgado nº 1 de Menores de Granada, Emilio Calatayud Pérez, fue el encargado de clausurar con una conferencia magistral la programación con motivo del 25 noviembre, Día Internacional para la Erradicación de la Violencia de Género, organizada por el Ayuntamiento de Los Barrios.

El acto estuvo presidido por al alcalde de Los Barrios, Jorge Romero, junto a la delegada de Políticas de Igualdad, Sara Lobato.

También acudieron responsables de la empresa Acerinox Europa y de Odeom Multicines, colaboradores del acto. Además el pianista y compositor Diego Valdivia amenizó con varias canciones el acto.

    Un salón del Hotel Montera que se llenó con más de 900 personas con ganas de escuchar la charla que tuvo como título ‘Violencia de Género y Adolescencia’.

    Durante su intervención de dos horas el juez no dejó ´títeres sin cabeza después de juzgar a más de 17.000 chavales y a los que ha condenado a  estudiar, a dibujar un cómic, a limpiar la calle y hasta a vivir sin móvil.

    Fueron muchas la reflexiones que dijo sobre diferentes temas que preocupan a los padres. Dejó claro que tener un hijo delincuente, “darle todo lo que pida, no darle ninguna educación espiritual, no regañarle nunca, hacerle todo, ponerse de su parte cuando tenga un conflicto con los profesores. Y de mayor tendrá un hijo delincuente”.

    El juez Calatayud recordó temas cómo el cachete y la ‘violación de la intimidad’ de los niños. “Estas cuestiones no estaban antes cuestionados cuando se educaban a los hijos.  Un cachete no es un maltrato si se da en el momento justo y con la intensidad adecuada”, apuntó.

    También alertó que el escenario actual de los jóvenes permite un acceso temprano a drogas, nuevas tecnologías o la nueva adicción al juego. “Se dan las condiciones perfectas para conseguir hijos tiranos, maltratadores y que viven absolutamente de espaldas a cualquier tipo de autoridad, ya sea la de un padre, la de un maestro o la de un juez. Hay niños de 8 años que son muy malos, y cuando tengan 15 serán criminales”.

    El juez hizo referencia a cómo ha cambiado el papel del progenitor. «Hemos pasado del padre autoritario al colega. Yo no soy amigo de mis hijos, soy su padre y punto, para lo bueno y lo malo. Si me convierto en amigo de mis hijos estoy dejándolos huérfanos», indicó

En cuanto a los profesores, “soy partidario de la existencia de tarimas en las aulas. La tarima sirve para demostrar al alumno que para estar a este lado -el del maestro- hacen falta muchos años. «Es necesario el reconocimiento de la autoridad del maestro. Éste tiene que llegar de los alumnos, que a su vez debe partir de los padres, los primeros que no admiten la autoridad», señaló.

También centró la atención en las nuevas tecnologías. «Nos están planteando varios problemas. El teléfono, la tableta o el ordenador es una droga, un instrumento muy peligroso para cometer hechos delictivos (amenazas, chantajes, bullying, acoso..) por parte de los chavales y también para ser víctima de delitos. Y ni los chavales ni los padres son conscientes de ello», recalcó.

Por ello, considera que «un menor tiene que tener un móvil cuando sea capaz de pagárselo y, si no, como mínimo, a los 14 años. Es una vergüenza que el regalo estrella de las Navidades sean los móviles de última generación para criaturas de 11 o 12 años” y recomendó castigar a los menores quitándoles el móvil el fin de semana y ver cómo reaccionan. Ahí se verá si tienen un problema o no.

“Yo soy católico, apostólico y romano, son los valores tradicionales, que comparten las principales religiones, pero que yo me baso en mi religión católica. Pero es una prioridad que los padres eduquen a sus hijos y vinculen estos valores como la honestidad, el trabajo, la generosidad, el esfuerzo, el amor, el perdón, los valores que yo he aprendido a través de mi educación religiosa católica y que hay que inculcar a los hijos”.

Calatayud alertó que “está subiendo el maltrato de hijos a padres por la pérdida del derecho a corregir razonable y moderadamente a nuestros hijos. Se están devolviendo chavales de adopciones internacionales a los servicios sociales aunque no se diga».

También tuvo tiempo para criticar con dureza la falta de medidas para combatir los excesos de alcohol y drogas en los jóvenes, especialmente en celebraciones patronales como las Fiestas del Pilar. Por eso apela a la responsabilidad de padres y docentes.

Por último, Calatayud tuvo tiempo para repasar el decálogo para formar a un delincuente y que describió punto por punto a los padres asistentes. “Deberían pincharlo en su nevera y refrescarlo cada día, para no olvidarse de lo que deben evitar si no quieren que sus hijos acaben pasando por tribunales como el suyo.

Estas son sus recomendaciones que, insistió, están basadas en las experiencias que le trasladan la Guardia Civil y la Policía:

1. Dadle al menor todo cuanto desee, así crecerá convencido de que el mundo entero le debe todo.

2. Reídle todas sus groserías, tonterías y salidas de tono: así crecerá convencido de que es muy gracioso y no entenderá cuando en el colegio le llamen la atención por los mismos hechos.

3. No le déis ninguna formación espiritual: ¡ya la escogerá él cuando sea mayor!

4. Nunca le digáis que lo que hace está mal: podría adquirir complejos de culpabilidad y vivir frustrado. Primero creerá que le tienen manía y, más tarde, se convencerá de que la culpa es de la sociedad.

5. Recoged todo lo que vaya dejando tirado: así crecerá pensando que todo el mundo está a su servicio; su madre la primera.

6. Dejadle ver y leer todo: limpiad con detergente, que desinfecta, la vajilla en la que come, pero dejad que su espíritu se recree con cualquier porquería. Pronto dejará de tener criterio recto.

7. Padre y madre, discutid delante de él, así se irá acostumbrando. Y cuando la familia esté ya destrozada, lo encontrará de lo más normal, no se dará ni cuenta.

8. Dadle todo el dinero que quiera: así crecerá pensando que para disponer de dinero no hace falta trabajar, porque basta con pedir.

9. Que todos sus deseos estén satisfechos al instante: comer, beber, divertirse… ¡De otro modo podría acabar siendo un frustrado!

10. Dadle siempre la razón: son los profesores, la gente, las leyes… quienes la tienen tomada con él.

El acto finalizó con la entrega de varios reconocimientos a los GOAP de la Policía Local y a las empresa colaboradoras.

    

Noticias relacionadas