Cápsulas del tiempo sobre el año de la pandemia para 2040

La delegación de Educación, que dirige Daniel Pérez Cumbre, y la delegación de Participación Ciudadana, que titula Inmaculada Domínguez, han promovido entre los centros docentes de Primaria y Secundaria del municipio la idea de fabricar y enterrar cápsulas del tiempo en un enclave concreto de la villa.

Una actividad peculiar, interesante y divertida con la que desde estas concejalías se pretende transmitir al futuro recuerdos del presente incierto que en los años 2020 y 2021 ha tocado vivir con motivo de la covid-19.

Para ello, Pérez Cumbre y Domínguez dirigieron una carta a los directores de los colegios e institutos de la localidad planteándoles la iniciativa, que fue muy bien acogida.

El proyecto consta de dos fases. La primera se ha puesto en marcha hoy y ha consistido en la entrega de estas cápsulas a cada centro. Unos recipientes acondicionados y herméticos en los que los estudiantes guardarán objetos de la actualidad –textos, imágenes, souvenirs, periódicos, envases, etc.– relacionados con la pandemia y sus consecuencias, a fin de dejar testimonio a la posteridad. La segunda tendrá lugar a la finalización del curso escolar, cuando, una vez preparadas, estas cápsulas se depositen en la rotonda de acceso a La Viñuela situada junto al Paseo de Coca y frente a la Residencia de Ancianos San Ramón, para que puedan ser desenterradas dentro de 20 años.

“Nos parece que se trata de una propuesta que puede resultar atractiva, sugerente y emocionante para los alumnos. Es como enviar un mensaje a nuestra propia sociedad y a nosotros mismos para dentro de dos décadas. Con la curiosidad añadida que despierta averiguar cómo se conservarán los objetos guardados y qué impresiones nos producirán allá por 2040. Puede tomarse como una especie de juego, pero un juego cargado de significado y simbología”, comenta el concejal delegado de Educación.

La expresión cápsula del tiempo se usa desde 1937, aunque la práctica es tan antigua como los primeros asentamientos humanos en Mesopotamia, hace más de cinco mil años. Además, se ha popularizado tanto que hasta se puede encontrar en versión digital en los espacios virtuales de Internet mediante archivos que se ocultan dentro de la red en diferentes formatos electrónicos.

Existen cuatro tipos de cápsulas del tiempo, en función de si son intencionadas o no y dependiendo de si están pensadas para ser recuperadas o no en una determinada fecha.

Noticias relacionadas