UN CAMINO EN EQUILIBRIO

Conducta infantil: rabietas y desobediencia


>
 

Las rabietas y desobediencia son trastornos de la conducta infantil que preocupan mucho a los padres, los cuales llegan a cuestionar su autoridad y control sobre la educación de sus hijos.

Actualmente nos encontramos con más niños que sufren el síndrome del emperador. Hijos que imponen su ley en casa, que estallan en ira cuando se les dice que no, o que tienen llantos y rabietas constantes, es decir, hijos que dominan a sus padres y que en algunos casos pueden llegar a maltratarlos.

Uno de los orígenes de estos problemas es creer que el niño es incapaz de cumplir con sus obligaciones, las mismas que seguirán llevando a cabo sus padres, aumentando así su nivel de exigencia y haciéndole pensar que es el centro del Universo.

Sabiendo que durante el desarrollo infantil existen periodos de crisis, debemos tener claro que cuando traspasan los patrones esperables, por su frecuencia y perseverancia, una educación adecuada será fundamental para que la expresión final de estas conductas sea la correcta, y así poder evitar problemas mayores en el futuro.

Para ello, los padres han de saber que:

• Lo ideal es una disciplina positiva, basada en una autoridad democrática, donde exista el diálogo y donde los niños aprendan y comprendan que hay cosas que se pueden hacer, y sobre todo, cosas que NO se pueden hacer (pegar al adulto). El niño, para su seguridad emocional, necesita límites.
• Las normas y obligaciones que se establezcan han de ser claras y sencillas, y deben ser cumplidas por todos los miembros de la casa, para que exista una buena convivencia.
• Es importante reforzar los buenos comportamientos (refuerzo positivo), ya que si sólo se presta atención al niño cuando hace algo mal, interpretará que para que el adulto le haga caso, tiene que infringir las reglas impuestas.
• No hacer caso a las rabietas que están motivadas para llamar la atención o exigir algo, y por supuesto, no perder la calma ante éstas.
• La coherencia entre los padres es fundamental. La discusión delante del niño le hará sentir que tiene el control de la situación.

Debemos tener en cuenta que unos padres excesivamente permisivos tienen como resultado un hijo caprichoso e irresponsable, y que para nada le estamos haciendo un favor para que en el futuro se integre adecuadamente en la sociedad.

“Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
27 mayo 2024 | Redacción
La igualdad
 
27 mayo 2024 | José Antonio Hernández Guerrero
La compatibilidad de las Ciencias y las Letras