Consejos a la Consejera: Leer mejor de aquello que se pretende predicar

 

Este año debe realizarse de nuevo el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, que permitirá publicar el denominado Informe PISA por sus siglas en inglés (Programme for International Student Assessment). En el último estudio realizado en 2006 participaron 57 países, incluidos los 30 de la OCDE y otros 27 países asociados. La muestra comprendió de 4.500 a 20.000 alumnos en cada país. Además de la muestra estatal española, se aplicaron los cuestionarios a una muestra representativa de diez comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Galicia, La Rioja, Navarra y País Vasco. Por ello en España fueron evaluados unos 20.000 alumnos.

Cuando el informe vio la luz a finales de 2007 fue utilizado políticamente para atacar al contrario elaborando cientos de conclusiones en el estado español. Una de las comunidades más afectadas por los malos resultados obtenidos en comparación con el conjunto de la muestra internacional y nacional fue la Comunidad Autónoma Andaluza.

La Consejería de Educación resolvió entonces acometer acciones educativas que permitieran al menos salvar la cara ante unos datos que consideraba negativos. Consecuente con este planteamiento, la Consejería de Educación reconoce su política errática de programas estrellas (más de 14 sujetos a convocatorias para que voluntariamente los centros educativos se acogiesen a ellos), así como el Plan de Incentivos al profesorado de la escuela pública, como si este profesorado necesitase de algo más de dinero para hacer mejor su tarea. Nada más injusto e incluso insultante ya que del propio informe si queda algo meridianamente claro es que la escuela publica andaluza goza de muy buenos profesionales a juzgar por las conclusiones a las que llega este Informe PISA. Y es que posiblemente los responsables políticos de la Consejería de Educación, no hayan leído siquiera el mencionado informe, dejándose llevar por el «pánico» al observar el reflejo en los medios de comunicación de los datos sacados del propio informe.

En estos momentos en que se produce la escolarización es importante tener en consideración que según este informe PISA, «en el caso de Andalucía la media de los centros públicos casi se iguala a la española, de modo que la diferencia desfavorable en la media global de esta comunidad se debe al bajo rendimiento relativo en los centros privados».(pg 89).

Aplastante conclusión que en modo alguno ha sido publicitada por la Consejería de Educación, de forma que nos encontramos en Andalucía con un colectivo de docentes en centros públicos, que con su diario trabajo, consiguen que los alumnos y alumnas andaluces que cursan enseñanza en la red de titularidad pública, obtengan mejores resultados que aquellos que cursan estudios en la red privada concertada, permitiendo que la media Andaluza en esos centros públicos sea igual a la Española. Y no solo eso sino que es la otra región a nivel internacional y nacional, donde se aplica el programa PISA, donde los resultados de los centros públicos son mejores que los de los centros privados. Concretando: «dentro de los cinco países europeos donde los centros privados ocupan un porcentaje importante, en los Países Bajos la diferencia entre centros públicos y privados no es significativa. En los otros cuatro la diferencia es favorable a los centros privados. Y la diferencia de resultados medios de España por tipo de centros favorece a los privados en 38 puntos». En Andalucía esto no solo no es así sino que los centros publicos mejoran los resultados obtenidos por los centros privados en más de 50 puntos, ya que no olvidemos que al sumar los resultados de todo el alumnado andaluz participante (de centros públicos y privados) en las pruebas la media andaluza en la más baja de todos los territorios españoles.

Pero aún hay más en estas conclusiones que están sacadas del propio informe PISA. «Si todos los países y regiones participantes en la muestra tuvieran un índice social, económico y cultural similar, España y todas las comunidades autónomas mejorarían su puntuación. España lo haría en 10 puntos, igualando el Promedio OCDE, y situándose a una distancia no significativa de Reino Unido, Alemania o Francia. La más notable mejoría corresponde a Andalucía, cuyo resultado mejoraría en 21 puntos, situándose prácticamente en el Total OCDE y a una distancia no significativa de Suecia, España o el Promedio OCDE y por delante de Dinamarca, Estados Unidos y Noruega.»

Magnífico papel el que viene desempeñando el profesorado de los centros públicos andaluces que partiendo de situaciones socioeconómicas y culturales adversas, en comparación con ese conjunto de países y regiones, sitúan los resultados del alumnado andaluz en el promedio de la OCDE. Y eso con dificultades denunciadas reiteradamente por padres, profesores y sindicatos como es la irregular cobertura de sustituciones, la falta de estabilidad de una buena parte del profesorado interino, la escases de recursos humanos para propiciar programas de apoyo y refuerzo educativo, la externalización de servicios y actividades complementarias, la existencia de ratios ilegales año tras año, el aumento de la burocratización de la actividad docente entre otros.

Debemos, aquellos que creemos en la calidad de la educación pública, felicitarnos por el excelente trabajo que el profesorado andaluz viene desarrollando y siempre exigentes con nuestra vocación de servicio al pueblo, atentos a introducir mejoras constantemente en esta digna y necesaria tarea educativa.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
12 agosto 2022 | Darío Iglesias Muñoz
Hola todos, todas, todes
 
10 agosto 2022 | José Antonio Hernández Guerrero
Descansar para sacudir el aburrimiento
 
09 agosto 2022 | Patricio González García
Blas infante
 
07 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
Coronas de siempre en una nueva Jura de Santa Gadea