Cuidadoras de enfermos de Alzheimer participaran en un taller de educación sanitaria

Responsables del Plan Andaluz de Alzheimer ofrecerán a las asistentes información sobre aspectos relacionados con la atención al paciente y su propia salud

El Hospital de La Línea de la Concepción acogerá este próximo lunes un taller de asesoramiento y educación sanitaria para cuidadoras de enfermos de Alzheimer, organizado por la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de la ciudad. Una veintena de cuidadoras asistirá a este curso, que se desarrollará entre las diez de la mañana y las dos de la tarde en el salón de actos del centro hospitalario y que será impartido por responsables del Plan Andaluz de Alzheimer.

La actividad, que se volverá a repetir el lunes día 10 de noviembre, pretende ofrecer a las asistentes información sobre aspectos relacionados con la atención al enfermo y con su propia salud. Así, se abordarán temas como los cuidados del paciente, la alimentación y nutrición en el enfermo y el cuidador, el apoyo sociosanitario, el manejo de las emociones, la identificación y manejo de riesgos, o el rol del cuidador.

Al margen de la formación teórica, las participantes recibirán una serie de guías de consultas y un DVD con orientaciones prácticas para las actividades de la vida diaria.

La atención a personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer y sus cuidadoras es una prioridad para la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, quien, junto a la Consejería de Igualdad y Bienestar Social, impulsa el II Plan Integral de Alzheimer (2007-2010), una estrategia que pretende mejorar la atención integral a estos enfermos y sus familiares.

Dentro de esa línea de trabajo, Salud ha anunciado recientemente que priorizará el acceso a los servicios sanitarios de los enfermos y sus cuidadoras a través de una tarjeta identificativa que ha comenzado a distribuirse este mes de octubre. El objetivo es que los profesionales sanitarios puedan reconocer con claridad a las personas cuidadoras de pacientes con Alzheimer y ofrecerles una mayor accesibilidad.

Las cuidadoras de enfermos de Alzheimer, que se identifiquen a través de esta nueva tarjeta, tendrán atención preferente en las consultas de los centros de salud y se les facilitarán los trámites administrativos como la obtención de recetas. Además, dispondrán de un plan de cuidados personalizado y se les distribuirá material de apoyo para los cuidados a domicilio.

Las cuidadoras podrán acompañar a su familiar enfermo de Alzheimer en todo momento, incluido la realización de pruebas diagnósticas, lo que evitará los episodios de desorientación que sufren estos pacientes. Asimismo, en los servicios de Urgencias y en la medida que sea posible, podrán permanecer en espacios reservados.

Ingresos hospitalarios

Igualmente, si el enfermo de Alzheimer requiere ingreso hospitalario, se facilitará la dieta a las cuidadoras y se flexibilizará el horario de visitas para adecuarlo a sus necesidades. En todo caso, los profesionales de enfermería de los hospitales animarán a las cuidadoras a descansar en su domicilio mientras su familiar permanece ingresado. Para ello, se les facilitará un teléfono directo donde puede recibir información inmediata sobre el estado de su familiar.

Además, durante la estancia en el hospital, los profesionales de enfermería promoverán entre las cuidadoras actividades formativas sobre cuidados e información en educación sanitaria. Asimismo, se establecerá un circuito preferente que dé prioridad al traslado de estos pacientes en el servicio de transporte sanitario.

Plan de cuidadoras

La puesta en marcha de este proyecto de acceso prioritario para cuidadoras de enfermos de Alzheimer cuenta con la experiencia previa del Plan de Atención a Cuidadoras Familiares, iniciado en 2005, que ha permitido confeccionar una base de datos de personas cuidadoras, en la que están registradas actualmente 10.000 cuidadoras.

Además de estas personas ya identificadas, los profesionales de enfermería realizarán una captación activa y valorarán la situación de las cuidadoras para establecer sus necesidades asistenciales.

Estas medidas vienen a reforzar las llevadas a cabo hasta ahora con esta población y persiguen mantener un contacto permanente con las cuidadoras para evitar que descuiden su salud física y mental.

Estas líneas de actuación se enmarcan en las medidas recogidas en el Plan de Apoyo a las Familias Andaluzas de la Junta de Andalucía y suponen avances en la asistencia no ofrecidos hasta ahora por ningún servicio sanitario.

Los estudios realizados en Andalucía sobre las personas que se dedican a cuidar indican que el 83% son mujeres, con una edad media de 57 años, nivel de estudios primarios, sin trabajo remunerado y que, tras un tiempo cuidando, sufren problemas físicos y emocionales derivados de esta labor.

Noticias relacionadas