El banco de tiempo comienza a funcionar en Los Barrios

El Banco de Tiempo está pensado para cualquier persona que quiera intercambiar sus cualidades contra otros vecinos en función de su disponibilidad.


>

El alcalde de Los Barrios, Alonso Rojas, y la concejal del Área de Políticas Sociales, Ángeles Ariza, han presentado hoy en el salón de plenos del Ayuntamiento el proyecto del Banco de Tiempo, una iniciativa para intercambiar servicios y en el que la unidad de pago es una determinada unidad de tiempo. El objetivo es establecer una red de trueque de servicios en el municipio.

El funcionamiento es sencillo: los interesados, tras darse de alta en la Oficina de Atención Ciudadana, rellenando un simple boletín, ofrecen sus servicios a cambio de tiempo.

Todas las horas dedicadas a cualquier actividad tendrán el mismo valor. Con esta iniciativa, basada en la reciprocidad y el intercambio, también se pretende promover los vínculos entre personas.

Tanto el alcalde como la responsable de Políticas Sociales señalaron que el hecho de tener que llevar o recoger a un niño del colegio le puede suponer a alguno de sus padres no poder acceder a un trabajo.

Este es un sistema económico en el que los usuarios demandan y ofrecen bienes y servicios sin necesidad de utilizar dinero. El intercambio no tiene por qué ser recíproco entre dos personas, sino que se reciben horas, o minutos, a cambio de un servicio, y se usan luego para adquirir un bien, o servicio, ofrecido por otro usuario.

También se podría ofrecer la posibilidad de conseguir productos de un catálogo, gracias a las donaciones de empresas e instituciones, y las horas conseguidas con ese catálogo revierten en el beneficio de la propia organización del banco de tiempo.

Ariza está convencida de que este sistema tendrá éxito en Los Barrios y precisó que se analizará el funcionamiento del Banco de Tiempo durante un año para comprobar su efectividad.

Las posibilidades de esta iniciativa, siempre que su aplicación tenga éxito, pueden ser ilimitadas, pues se podría originar una red social ciudadana que repercutiría de manera esencial en el bienestar y calidad de vida de la comunidad.

Los bancos de tiempo ya comenzaron a aplicarse con éxito en comunidades experimentales durante el siglo XIX. Uno de sus pioneros fue el anarquista norteamericano Josiah Warren, que fundó The Cincinnati Time Store (La Tienda de Tiempo de Cincinnati).

Noticias relacionadas