El festival de cine africano de Tarifa proyectará más de 100 películas que son estreno absoluto en España

El cine ambulante que recorrerá la provincia y el Norte de Marruecos y la nueva sección para directores españoles de documentales son algunas de las novedades más importantes de la sexta edición

>

Mane Cisneros, directora del Festival de Cine Africano de Tarifa, explicó esta tarde en Algeciras que entre el 22 y el 31 de mayo, se podrán ver en Tarifa 126 películas, de las cuales el 90 por ciento son estrenos absolutos en España (secciones a concurso). Afirmó en la presentación oficial de la sexta edición que el objetivo del festival es derribar muros de ignorancia y desconocimiento para dar una imagen positiva de África y sus pueblos: “Una imagen diferente a las visiones negativas que dan los medios de comunicación sobre un continente condenado por siglos de colonialismo”.

Mane Cisneros destacó como novedad el carácter itinerante de la muestra, pues se va a poder ver cine africano en once localidades de la provincia y el Norte de Marruecos. Será a través del Cinenómada en las Dos Orillas, un proyecto que tiene la colaboración de la Diputación de Cádiz, que va a recorrer todo el Campo de Gibraltar más Benalup, Arcos Tánger y Tetuán.

Cisneros recordó que Cinenómada es un proyecto que el festival desarrolla durante todo el año por toda la geografía española, y que gracias a él se han hecho en un año 180 ciclos de cine africano por toda España. “Y en todos ellos ha figurado el nombre de Tarifa”, precisó.

Otra de las novedades es la nueva sección a concurso A través del espejo, en la que participan documentales españoles sobre temática africana.

Mane Cisneros resaltó que por segundo año consecutivo se hace PHOTOAFRICA, un concurso de fotografía para africanos, cuyas obras ganadoras se exponen en gran formato por las calles y plazas de Tarifa.

La ceremonia de inauguración del festival será conducida por Hodan, una etiope que se considera una tarifeña más, y la clausura por el Gran Wyoming, otra persona que quiere mucho a esta tierra.

Cisneros explicó que se espera que pasen por el festival tarifeño, Willy Toledo, Rossy de Palma, o Alberto Sanjuán entre otros “que no vienen aquí para hacerse fotos y salir en revistas del corazón, sino porque quieren apoyar una causa como la que defiende el FCAT en la que creen”, afirmó. La directora del festival afirmó que este año están previstos más de 240 invitados, africanos y españoles, y que otra de las novedades de esta edición es que las jornadas profesionales estarán orientadas al fomento de la coproducción hispano-africana.

La directora dijo que en 2004 el presupuesto del festival fue de 30.000 euros y este año es de 600.000. Mane Cisneros dijo que el festival tiene un apoyo fundamental en la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID), del Ministerio de Asuntos Exteriores y Casa África. Explicó que el festival es uno de los puntos fuertes del Plan África del Gobierno en su ámbito cultural. Cisneros dijo que otros patrocinadores importantes son la Junta de Andalucía ?a través de la Consejería de Cultura, el Centro Andaluz de la Fotografía, el Instituto Andaluz de la Mujer y el Instituto Andaluz de la Juventud?, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Tarifa, la Fundación tres Culturas, Casa África y la Fundación Cajasol.

El alcalde de Tarifa, Miguel Manella, afirmó que el festival es de todo Tarifa, no del ayuntamiento, sino de todos sus habitantes. Dijo que el festival de cine de Tarifa no tiene por finalidad el lucimiento ni el glamour, sino el objetivo de estrechar el Estrecho, de ser punto de encuentro de personas de uno y otro continente que tienen la misma pasión por el cine. Manella dijo que el festival es un acontecimiento singular y único en el mundo que tiene el apoyo de todos los tarifeños.

Paola Moreno, presidenta de la Fundación Dos Orillas, afirmó que el festival es una cita ineludible, un acontecimiento único en Europa que hace de Tarifa un puente entre dos continentes. Afirmó que este año el festival se consolida con la iniciativa del Cinenómada en las dos orillas. Dijo que ésta es una curiosa iniciativa de cine ambulante que además lleva un estudio fotográfico para que todo el que quiera se fotografíe de manera gratuita con el fondo de una escena de una película.

Moreno afirmó que el cine es un lenguaje universal que no entiende de fronteras y que en el festival de Tarifa se da voz a un cine independiente, de calidad, de compromiso social y que tiene difícil acceso a las grandes cadenas de distribución.

Raúl Perales, director del Instituto Andaluz de la Juventud, afirmó que el festival es una ventana abierta a la cultura africana, una ventana libre y despojada de estereotipos, por la que se cuela un cine africano hecho por africanos que difunde valores de tolerancia y diversidad. Perales recordó que el Instituto que él dirige entrega el Premio Especial del Jurado Joven el mejor cortometraje. Es un premio al que optan este año dieciséis películas.

Yolanda Peinado, delegada provincial de la Consejería de Cultura en Cádiz, recordó los inicios del festival. Dijo que en aquella época aún llegaban las pateras todos los días a Tarifa y que eran muchas las personas que morían en el intento de cruzar el estrecho. Peinado afirmó que el apoyo de la Consejería de Cultura al festival de Tarifa se mantiene a pesar de la crisis económica porque la Junta de Andalucía apuesta firmemente por la cultura y el cine. Añadió que espera que la edición de este año sea un éxito y afirmó que el festival es ya una realidad consolidada que nadie se podrá atrever en el futuro a poner en cuestión.

Javier Mohedano, concejal de Cultura de Tarifa, afirmó que cuando hace seis año empezó la aventura del cine africano eran pocos los que la apoyaban y que sin embrago hoy ya son muchas más las personas e instituciones que colaboran. Afirmó que esto es mérito de la directora del festival, Mane Cisneros, de la que dijo que ha contagiado su entusiasmo a todo su equipo y a toda la ciudadanía de Tarifa que ha hecho suyo el festival.

Mohedano destacó la dimensión educativa del festival, pues cerca de dos mil estudiantes van a asistir este año a las sesiones matinales. “Y esto es lo más importante: crear una generación de campogibraltareños que gracias a esta iniciativa verán en África y los africanos a unos interlocutores con los que hablar de tú a tú”.

Mohedano añadió que el festival es un revulsivo económico para toda la pequeña y mediana empresa de Tarifa. Aclaró que la industria cultural es también fuente de desarrollo económico, de un desarrollo que participa de ese nuevo modelo del que se habla últimamente.

Noticias relacionadas