El pleno de la Ley de Murphy

>

 

 La alcaldesa ha debido pensar que quien tiene boca se equivoca y por eso apenas la abre en los plenos. Da siempre la callada por respuesta, una actitud que podría parecer inteligente si no fuese porque ya ha dado suficientes muestras de no poseer ese título, que sólo concede la sabia Naturaleza y va unido a la licenciatura del sentido común y el buen discernimiento.

Cada semana, nuestra alcaldesa vuelve a sorprendernos con sus desdichados desvaríos: aquí un decretazo en el que pagan justos y pecadores, allá unas subidas de nivel, o de pasta gansa, a su círculo de asesores y amigachos y ahí una componenda con un promotor inmobiliario para salvarle los muebles con dinero público. ¡Dios santo! Acabo de recordar que según algunas conclusiones de la Ley de Murphy toda situación mala todavía puede empeorar y, por extensión, que es imposible enseñar algo a quien se cree infalible.

Con poco que uno se fije, por muy hierática que la primera edil sea unas veces y dudosamente campechana otras no puede evitar dejar en los demás un poso de fingimiento y doblez que arruinan cualquier buena intención que lleve en el fondo, aunque estoy convencido de que no tiene fondo.

El pleno más reciente ha sido, para analizarlo y desmenuzarlo, un filón. Si en el anterior me pareció que el portavoz del PA, Jorge Romero, estuvo brillante, en este Maite Corrales, la única concejal que le queda al PP, ha dado en el centro de la diana.

Al césar lo que es del césar. En la política local, las ideologías no las marcan los partidos, sino la actitud de los que intervienen en los asuntos públicos, así que nos podemos encontrar, como en este caso, a una concejala conservadora defendiendo a los trabajadores, sin distinción.

Se percibe que el PP se lo ha currado, que detrás de esa intervención hay muchas horas de trabajo del comité local y que el PA, que en cuestiones en las que tiene que ser inflexible lo es -quiere llevar al juzgado el decretazo- en otras que también debe serlo ya no lo es tanto.

Está bien que los andalucistas reprueben la espectacular subida de sueldo de Francisco Anaya , que añadirá a lo que ya cobra un suplemento de más de 18.000 euros al año, pero el caso de éste, que es personal de confianza, motiva en parte el encierro del PA en el salón de plenos y, sin embargo, no han querido saber nada de otros incrementos no menos aparatosos, como es la subida, en el grupo A, del nivel 26 al 30 de la secretaria y la interventora accidental, que ha sustituido a otra interventora accidental con muchos menos emolumentos.

El PP sí lo ha criticado y lo ha hecho público en el pleno, con alguna aquiescencia por gestos desde los escaños del equipo de gobierno, y la sorpresa pintada en el rostro de otros concejales socialistas, que al parecer se han enterado ahora de que el relevo en la Intervención municipal no se ha producido haciendo valer la habilitación nacional de la sustituta, pues ello habría impedido subirla de nivel.

Esto deberían entenderlo los sindicatos como un toque de atención. La mesa que hará la relación de puestos de trabajo no debe limitarse a establecer el plus de productividad, ya que los avispados se han aplicado brutales aumentos en otros conceptos como el complemento específico o el de destino.

¿Es que hay algún acuerdo entre andalucistas y determinados funcionarios para no airear sus trampas a cambio de información? Si es así, el PA empieza a meterse en los mismos charcos de vicios adquiridos y estómagos agradecidos que ahora critica. Ese gran objetivo de alcanzar la alcaldía no puede ser a cualquier precio, para eso ya tenemos a una marimandona que pierde credibilidad interna y externamente cada día que pasa.

Este pleno ha sido para conmocionarse. ¿Qué pinta la alcaldesa dando la cara por Alcalá Sur, que en época de vacas gordas no se acordaba de las viviendas de protección oficial? La crisis también ha hecho mella en algunos ricos, pero para eso está el dinero de todos. La Empresa Pública de Suelo de Andalucía comprará el 80% de unos terrenos de esa promotora inmobiliaria para destinarlos a VPO. Alcalá Sur tendrá así unos ingresos menores de los que esperaba no hace demasiado tiempo, pero ¿qué quieres? Menos da una piedra. Bueno, habrá que seguir el hilo y estar al loro por si la construcción de esas VPO se la adjudican a Marvi, que es de los mismos empresarios.

Mientras, otras parcelas que el Ayuntamiento tiene preparadas para ese mismo tipo de viviendas no salen a licitación. Hamlet se quejaba de que algo olía a podrido en Dinamarca. No sólo allí.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
12 julio 2024 | Patricio González García
Recuerda vivir
 
12 julio 2024 | Pepe Pol
El canto de la cigarra