El PSOE acusa a CSI-CSIF de tomar partido político

El Grupo Municipal Socialista considera absolutamente irresponsables y malintencionadas las descalificaciones hechas por el sindicato CSI-CSIF hacia el borrador del plan de saneamiento del Ayuntamiento

>

El Grupo Municipal Socialista considera absolutamente irresponsables y malintencionadas las descalificaciones hechas por el sindicato CSI-CSIF hacia el borrador del plan de saneamiento del Ayuntamiento que le facilitó el concejal de Hacienda Juan Montedeoca.

El portavoz del grupo socialista, Alfonso Pecino, señala que se trata de un documento interno base entregado a los sindicatos para su análisis y propuestas de mejora, dentro de los acuerdos alcanzados por gobierno municipal y sindicatos días atrás y con el compromiso cierto de confianza, trabajo interno y lealtad institucional que debe presidir este tipo de cooperación, extremos que fueron asumidos por todos los presentes en dicha reunión, incluido el de CSI-CSIF.

Alfonso Pecino entiende que todo aquel que quiera hacer política que la haga a las claras, pero no es ético ni de recibo usar las siglas, el paraguas sindical y las buenas intenciones de los trabajadores representados para ser ariete contra el equipo de gobierno municipal.

Según Alfonso Pecino, este tipo de actitudes supone un absoluto quebranto de la confianza que debe existir en este tipo de trabajos y acciones, y hace necesario replantear el sistema de trabajo a escasos días de su puesta en marcha, estando prevista una reunión con las fuerzas sindicales para analizar esta nueva situación.

El portavoz del Grupo Socialista segura no entender en qué beneficia este tipo de actitudes y declaraciones a la defensa de los trabajadores municipales. Mas bien al contrario, la escasa representación del CSI-CSIF es utilizada por su portavoz de forma espúrea y malintencionada con clara motivación política, situación ésta que entendemos poco recomendable y perjudicial en la legítima lucha sindical.

Realmente resulta difícil de comprender que se ponga en marcha un proceso para mejorar la situación de los trabajadores y de la propia institución municipal y se tenga por respuesta, en muy escasos días, unas declaraciones públicas malintencionadas, con afán destructivo y uso y abuso de mentiras tendenciosas. Todo apunta a que el fanatismo político evidenciado no persigue otro objetivo que no permitir ninguna salida buena a los distintos problemas planteados.

Ha quedado demostrado que las motivaciones de este sindicato no coinciden con las de los trabajadores, con las de las demás fuerzas sindicales, ni con el espíritu de diálogo, esfuerzo y colaboración esgrimido en la comisión de trabajo creada recientemente.

Noticias relacionadas