DESDE MI ALDEA

El ultimo pescador

 

La aurora nunca le ganó la partida ni lo hará. No necesita luz para acudir a su barca por un camino grabado por la necesidad y la supervivencia. Ahora no hay tripulación, ni partes, ni patrón; solo la mar, él y sus recuerdos.

Cuando el oscuro azul da paso a una gama azafranada, el viejo marinero clava su vista en el horizonte y solo consigue ver el pasado. Todos se han marchado. Fueron años difíciles que han ido desangrando el sueño de ser marinero en tierra. Bajando la visera de su raída gorra, como si ello llevara implícito el guardar los recuerdos para mejor momento, marca rumbo al desgaste de un futuro con hojas de calendario por quitar. No hay carnada, ni brazas, ni canastos a bordo, solo viene a presentar los respetos y a dar gracias por haber permitido vivir de él, a sentir el frio del abismo y buscar en él a los que se fueron y con los que compartía el calor de un pasado donde la abundancia era un imposible y las carencias el motivo de subsistir.

El mar le despierta con espuma fresca en la cara. Es algo recíproco. El no echa anclas por no herir y el coloso lo mece para compartir sus sueños. Así día tras día, queriéndose, respetándose, compartiendo un mundo donde a los dos le tocó perder; uno perdió los pétalos que daban color a su vida, el otro agoniza por la defecación de los ignorantes.

La noche ilumina el camino de vuelta. No necesita luz, ni estelas de luna sumergida, son movimientos mecánicos los que le llevan a entrar en el insomnio bajo un techo que lo oprime y le invita a buscar pronto el camino hacia su barca.

La escupió en la arena
el mar devoró un sueño
mil duelas podridas
ni son vida, ni son leño.

Él susurró un te quiero
bajando a la eternidad.
Ella le dio un beso
con labios de cristal.

Los corales iluminan
el abismo deseado
Pero él, no quiere luz
para verla a su lado.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
30 noviembre 2022 | Patricio González García
Rehén
 
23 noviembre 2022 | José Antonio Hernández Guerrero
Leer y escribir un libro para leer y para vivir la vida
 
23 noviembre 2022 | Rafael Fenoy Rico
Correo del Azar y Miguel Strogoff
 
22 noviembre 2022 | Alicia Macías
Agorafobia: Instalado en la zona de confort