En Los Barrios no tenemos educación

>

 

Literalmente. La comunidad educativa adolece de la carencia de cada vez más recursos, a la vez que acarrea una serie de problemas históricos a los que, por sistema, las administraciones públicas, en manos de muy buena y decente gente de derechas, miran hacia otro lado.

Por una parte, nos encontramos con el problema de la falta de personal.  Hace apenas una semana se publicó en prensa la necesidad de cubrir 6 puestos vacantes en la Escuela Infantil Los Alcornocales.  Por suerte, el AMPA ha movido ficha y ha trasladado la problemática al Consejo Escolar Municipal, amenazando con movilizarse si no se revierte la situación.  ¿Será capaz el PP, presente tanto en el Consejo Escolar Municipal como en la Junta de Andalucía, de hacer su trabajo y presionar a sus compañeros para que se cubran los puestos de trabajo que faltan? Lo veremos en breve, aunque no espero mucho de aquellos que, voluntaria y premeditadamente, socavan los servicios públicos para favorecer a los intereses de las grandes empresas.

También hemos conocido que en varios centros de Los Barrios (como en el Luis Lamadrid) directamente no existe Personal de Integración Social, que son trabajadores que se ocupan de los niños y niñas con necesidades especiales, como pueden ser los trastornos del espectro autista.  Esta carencia significa que nuestros niños más vulnerables lo serán todavía más, ahondando en las diferencias, reduciendo la inclusión socioeducativa y aumentando la brecha que perjudica a quienes más lo necesitan. Una vez más, la pelota está en el tejado de aquellos que están muy interesados en que la cosa no funcione para que te veas obligado a irte a un centro privado.  Pocas expectativas de mejora, por desgracia.

En la otra cara de la moneda y a colación de lo anterior, tenemos el manifiesto y descarado apoyo del equipo de gobierno a la educación privada.  No solo a la ya existente (recordemos que el Consistorio compró un trozo de calle en Palmones a un centro privado por 300.000€ con los que la empresa presumiblemente financió parte de su ampliación), sino a la que está por venir, como el centro educativo de corte elitista que se va a construir en Guadacorte y al que se le están poniendo toda clase de alfombras rojas.  Y no solo eso, Alconchel y su tropa maniobran para urdir una nueva privatización: la limpieza de los centros educativos públicos estará en breve gestionada por intereses privados.  Más engorde para unos pocos ricachones, más precariedad para los trabajadores y un servicio que ya veremos en qué condiciones se presta.  Eso sin olvidar que todavía quedan restos de amianto en algún centro público de Los Barrios o que ningún colegio ni instituto se ha adecuado aún a la Ley de Bioclimatización de la propia Junta, por lo que el calor y el frío imperan en las aulas.

Mientras tanto, en Los Barrios solo hay jolgorio y cachondeo.  Fiesta de la cerveza, la tosta gigante de ibéricos, fiestas infantiles, hamburguesas gratis, exaltaciones a la patrona, juegos populares, fiesta del flúor, el día del turismo, Grand Prix y fotos, montañas de fotos del alcalde y los concejales en un sinfín de insípidas reuniones, comidas con vecinos, partidos de fútbol, postureos varios y procesiones, muchas procesiones.  ¿Les queda tiempo para gobernar entre tantas misas, partidos y comidas? Lo dudo mucho, aunque alguno habrá que aproveche los tiempos muertos y las homilías para leer un email en el mejor de los casos, o posar para un nuevo selfie en la mayoría de ellos. De pena.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
14 junio 2024 | Darío Iglesias Muñoz
¿Aún no lo ves?
 
11 junio 2024 | José Antonio Hernández Guerrero
Una visión de la moral más humana, humanista y humanitaria
 
08 junio 2024 | Rafael Fenoy Rico
A zonas desfavorecidas: ¿Técnicos en despachos?