“Es esencial que se multipliquen iniciativas como la de Tarifa”

Mi padre, como otros muchos directores, se quejaba de que los africanos fueran siempre los últimos en ver las películas realizadas por directores de nuestro continente. Organizar un evento como éste es abrir la información a los ciudadanos, permitirnos cambiar la visión que tenemos del otro y así deshacernos de los clichés.

Texto: Marion Girard

Fotos: Hervé Bonnaud.

Músico, director de documentales, artista de video-art, este senegalés hijo del gurú del cine africano Djibril Diop Mambety, considera el arte como una herramienta de transformación social. No le interesan las producciones artísticas sin contenido social, o que no pongan en entredicho el estatus quo. Entre un pintor que vende lienzos a los turistas y un panadero, le parece más importante el panadero. Teemour Mambety está en Tarifa invitado por el festival de Cine Africano, en el que se hace un homenaje a su padre, con la proyección de ocho películas en una de las secciones retrospectivas.

¿Qué influencia han tenido las películas de tu padre en las generaciones posteriores de realizadores senegaleses?

Su influencia se ha manifestado de tres maneras. Por un lado, hay creadores que han reconocido su influencia estética, la han plasmado en sus obras y que han usado la técnica narrativa del cuentacuentos que mi padre manejaba. Por otro lado, hay cineastas que aprecian o no sus películas y que no han recibido influencia por su parte. Por último, una tercera tendencia la conforman aquellos directores escépticos con su trabajo. Hay que matizar que Djibril Diop Mambéty no ha hecho muchas películas. Para algunos, esto puede ser un problema pero yo opino que si uno crea poco pero crea bien también puede convertirse en una referencia.

¿Djibril Diop Mambety es popular para el gran público de Senegal?

No. Primero porque sus trabajos no entran dentro de la categoría de lo popular. Las comedias, las telenovelas, eso es lo más popular en Senegal. Desde hace ya varios años sus películas se retransmiten gratuitamente en la cadena de televisión nacional. La gente ya se ha acostumbrado a ver al menos una película suya una vez al año. Ésa era la voluntad de mi padre, que la gente pudiera acceder gratis a sus obras. Al igual que muchos otros cineastas, él se quejaba de que los africanos fueran siempre los últimos en ver las películas realizadas por directores africanos.

¿Te consideras músico, director de cine o las dos cosas?

Las dos. Creo música con mi teclado y la integro en los documentales que hago. El inconveniente es que en Senegal es difícil ver músicos trabajando en el medio audiovisual. Las productoras de televisión privada que mayor desarrollo están viviendo emiten programas y espectáculos en los que se invita a artistas musicales. Pero la clave de la producción mediática en general en África es la formación. No basta con que la gente aprenda el oficio una vez que está trabajando. De esta manera no se aprovecha correctamente la experiencia de quien lleva tiempo en el gremio. Hay un gran trabajo por hacer con respecto a esta cuestión. Habría que crear unidades de formación, escuelas accesibles de forma gratuita para el máximo de personas posibles. Otro problema añadido es que los líderes no ven la cultura como una fuente generadora de riqueza y no hacen de esta idea una prioridad. Esto para mí es un enorme error estratégico y económico.

¿Crees que este festival puede ser un puente de conexión entre culturas?

Por supuesto. Es verdad que este festival no podría sobrevivir si estuviera sólo en el intento de crear puentes multiculturales. La multiplicación de festivales como el de Tarifa y otros que he podido presenciar en el pasado ofrecen nuevas perspectivas para la creación de un diálogo intercultural genuino. Todos los cambios sociales emanan de la opinión pública y ésta se nutre de información. Organizar un evento como éste es abrir la información a los ciudadanos, permitirnos cambiar la visión que tenemos del otro y así deshacernos de los clichés. Si no tuviera la suerte de estar en esta entrevista expresándome, y estuviera andando por las calles de cualquier ciudad no africana, la gente me vería como un joven negro y vago que ha venido a robar porque no quiere trabajar y que vive a costa de los demás y de las ayudas sociales. La circulación de la información es lo que crea los puentes. Es esencial que se multipliquen iniciativas como la de Tarifa.

Noticias relacionadas