Estudio revela que pacientes oncológicos presentan altos niveles de desnutrición

Junto con las personas de edad avanzada, los pacientes oncológicos son los que presentan mayor grado de desnutrición, de ahí la importancia de acudir a un tratamiento antes de una intervención.

Según un estudio de PREDyCES, proyecto que evalúa la presencia y costes de la desnutrición hospitalaria en España, la prevalencia de la desnutrición entre los pacientes oncológicos tiene un porcentaje entre 23 y 40 %. Esta condición se inicia antes de la hospitalización, y su incidencia suele incrementarse a lo largo del ingreso, persistiendo después del alta.

Ainhoa Romero, nutricionista del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla, considera que la primera fase de la desnutrición se relaciona con las características propias del paciente, es decir, la demora en el diagnóstico y el tratamiento.

La alimentación en el paciente oncológico es un elemento fundamental, tanto al evaluar los factores de riesgo de la enfermedad, como auxiliar en la evolución de la misma y complemento del tratamiento. Desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) se ha recomendado consumir productos lácteos, ya que su aporte en calcio y vitamina D ayudaría a prevenir cáncer de seno y páncreas.  Asimismo, un estudio de la organización AARP ha comprobado que la propiedad antiinflamatoria y antioxidante de la vitamina K reduciría los efectos del cáncer de hígado, así como el de las enfermedades cardiovasculares y óseas.

Según Romero, también es importante una dieta rica en frutas, verduras, legumbres, pescados, carnes magras y cereales. Además, es necesario evaluar la ingesta total del paciente por si fuese necesario el uso de suplementos nutricionales.

En ese sentido, el Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón desarrolló el proyecto “Desnutrición cero”, liderado por el Dr. Alberto Aliaga. El programa tiene como objetivo ayudar en la prevención de la desnutrición hospitalaria, así como mejorar el pronóstico y calidad de vida de los pacientes que ya la presentan.

Sin embargo, como el primer objetivo fue identificar a los pacientes con desnutrición, se implementó un método de cribado de desnutrición hospitalaria Conut, desarrollado por el Dr. J. Ignacio De Ulibarri.

Este proyecto estuvo diseñado para que cuando un paciente ingrese en el hospital, el médico solicite la prueba de Evaluación del riesgo nutricional Conut, el cual analiza los parámetros de albúmina, colesterol y linfocitos totales. A través del resultado, se genera una escala de riesgo de desnutrición (bajo, moderado o alto), y automáticamente la Unidad de Nutrición interviene mediante su sistema informático.

Por otra parte, se incorporó al proyecto a los pacientes ya ingresados que llegan al servicio. Para ello se utilizaron herramientas como el porcentaje de pérdida de peso y el método Nutri Score. Este último incluye la localización del tumor y tratamiento neoplásico.

En cuanto al aumento de riesgo de reingreso por un alto nivel de desnutrición, el estudio PREDyCES determinó que el riesgo aumentó hasta un 53 % frente al 35 %. Asimismo, el citado estudio comprobó que el tiempo de estancia hospitalaria fue mayor en los pacientes desnutridos (10,5 días frente a 7,7 días).

 

Noticias relacionadas

 
01 septiembre 2021 | Redacción
La demanda energética en Andalucía cae un 5%