Estudios revelan que las familias andaluzas no están convencidas de la educación online

El sector educativo en España y otros países del mundo no se ha detenido a pesar de la contingencia sanitaria. Sin embargo, no ha sido fácil para algunas familias.

A través de aplicaciones que facilitan el proceso de enseñanza de los estudiantes, miles de instituciones del país han trasladado sus clases a aulas virtuales. Si bien esta decisión es una medida preventiva para evitar la propagación del virus COVID-19, algunas familias consideran que no es la manera correcta de terminar el año escolar.

La educación online no convence a las madres andaluzas

Diez universidades andaluzas publicaron un estudio que, tras más de 5.000 entrevistas, analizaron indicadores como la distribución de roles en las nuevas situaciones educativas y laborales, la adaptación a la escuela y las huellas emocionales provocadas por el confinamiento en casa.

En concreto, un total de 5.180 familias respondieron 63 preguntas en el Cuestionario de Impacto de la Educación Infantil (CIEN). El hecho de que el 80 % de los participantes sean mujeres, para los autores significa más participación en la formación de sus hijos. Seis de cada diez personas viven en un apartamento. Y casi la mitad (48,1 %) tiene título universitario. La estructura familiar más común (80 %) es la familia nuclear, que está formada por madre, padre e hijos.

No obstante, la investigación determinó que las madres han asumido la mayor carga de trabajo académico que generó la pandemia. Asimismo, el uso de tecnología y programas en línea no ha favorecido el proceso de aprendizaje esperado. Los encuestados también piensan que enviar demasiados deberes a los estudiantes es negativo, y en muchos casos perdieron la ilación de los temas planteados por los docentes.

Mejorar el desarrollo de las clases online

 

En Andalucía existen pocos problemas de aprendizaje por falta de recursos. Aún así, es necesario mejorar el desarrollo de la educación online y ajustarlas de acuerdo a las necesidades de los estudiantes.

Luis Castillo, CEO de la plataforma móvil Educalinkapp, ha mencionado que aunque las clases virtuales proporcionan ventajas como la interacción entre familias y un proceso más activo de los padres en los métodos de enseñanza, es importante considerar algunas habilidades para desarrollarlo correctamente. Las recomendaciones incluyen “designar un área de aprendizaje con las herramientas necesarias para organizar tareas, hacer un programa para las lecciones del día, utilizando imágenes o dibujos. Complementar el plan de estudios y crear tareas familiares que permitan que los miembros establezcan metas futuras para lograr juntos”, destaca.

Por otro lado, los autores del estudio enfatizaron la importancia de trabajar con las reacciones de los niños, ya que se ha evidenciado sentimientos de miedo y tristeza en el alumnado de primaria.

“Los menores de 3 a 6 años tienen más necesidades de movimiento e interacción física; mientras que el alumnado mayor evoluciona hacia un conocimiento más realista, que le permite comprender la magnitud y los efectos negativos de la pandemia, por lo que son conscientes del peligro y experimentan, en mayor medida, emociones como las descritas”, sostienen.

 

 

 

 

Noticias relacionadas

 
01 septiembre 2021 | Redacción
La demanda energética en Andalucía cae un 5%