Francisco Ruiz Miguel cumbre en Sanlúcar, saliendo a hombros junto a Padilla

“Este festejo con toros de Fuente Ymbro bravos, nobles y encastados, es una muestra de lo que debe ser para el bien de la supervivencia de la Fiesta”.

José Salguero Duarte http://josesalguerod.blogspot.com/

Foto: Julio J. Cordero

En la plaza de toros de Sanlúcar de Barrameda, organizado por Carmelo y Caba, se celebró el sábado 20 de agosto de 2011, una gran corrida de toros con reses de Fuente Ymbro, dando un buen juego en líneas generales siendo los toros bravos, nobles y encastados, para los maestros Francisco Ruiz Miguel (tres orejas), Finito de Córdoba (oreja y ovación) y Juan José Padilla (cuatro orejas).

La plaza registró una buena entrada de público en los tendidos, tributándole una gran ovación al maestro tras hacer el paseíllo, invitando Ruiz Miguel a sus compañeros de terna.

Hubo mucha competencia y ninguno de los tres se dejó ganar la pelea, pero flotó en el ambiente un gran compañerismo. No hubo tiempo para aburrirse y comer pipas en los tendidos, porque había emoción en el ruedo. Siendo este festejo con toros de Fuente Ymbro bravos, nobles y encastados, una muestra de lo que debe ser para el bien de la supervivencia de la Fiesta.

Francisco Ruiz Miguel, reaparecía ocasional y circunstancialmente de forma oficial, al llevar incrustado en su cuerpo el toreo hasta el último suspiro en esta vida. No se le notó lo más mínimo los años que lleva fuera de los circuitos de las ferias. Y parecía como si fuera la primera vez que se vestía de luces. De eso hace ya unas cuantas décadas. Ya que tomó la alternativa en el año 1969, habiendo nacido en el año 1949.

Encontrándose tan preparado física y psicológicamente, como el que más en el escalafón actual de matadores de toros. Conservando una frescura delante del toro y sapiencia digna de lo gran maestro del toreo que es y lo será hasta en el más allá de este planeta.

EL FESTEJO

Francisco Ruiz Miguel.- Vestía un precioso traje azul marino y oro. Abrió plaza con Viñazo marcado con el número 196 al que lanceó rematando con tres media de cartel de toros bajando las manos retorciendo las muñecas. Lo puso al caballo y le recetaron un buen puyazo. El maestro lo probó con varios lances cambiando el tercio. En banderillas Daniel Duarte lidió bien y Víctor Nieto estuvo enorme y se desmonteró. Ruiz Miguel brindó al público y comenzó doblándose ganándole terrenos. Ya en el centro del ruedo le enjaretó una buena tanda con la derecha sonando la banda. Le dio otra más con mucha torería y suavidad. Se cambió a la izquierda y formó un lío con las zapatillas clavadas en el suelo sin moverse. Prosiguió con circulares derechazos y naturales en una faena vibrante con mucha torería añeja marcando los tiempos. Cumbre. Hizo la suerte y cobró una casi entera. Dos orejas que paseó triunfalmente en la vuelta al ruedo.

A su segundo lidiado en cuarto lugar Flamante 218. Escarbó de salida sin acometer a la llamada de los peones. Pero Ruiz Miguel lo toreó a la verónica siendo jaleado, perdió pié el maestro al darle el toro con los cuartos traseros pero se levantó y le enjaretó varias verónicas más y remate. En el caballo Flamante hizo una buena pelea y posteriormente lo probó Ruiz Miguel cambiando el tercio a pesar de que el toro escarbaba y no era claro en la embestida. Lidió Víctor Nieto y Dani Duarte colocó un buen primer par. Comenzó el maestro doblándose con torería. Dándole en el centro del ruedo una tanda ligando con mucho poder sonando Nerva. Le dio otra tanda buscándole las cosquillas bravas siendo aplaudido. Posteriormente lo toreó por naturales largos metiendo bien la cabeza el toro y el maestro remataba las tandas con mucho romero. Se metió entre los pitones sacándole muletazos de diferentes marcas entre ellos circulares, finalizando totalmente quieto poniendo la plaza en pie con su majestuosidad torera. Perdió los máximos trofeos al pinchar dos veces sin soltar al perder las manos el toro. Cobrando al tercer intento una gran estocada haciendo muy bien la suerte rodando el toro. Oreja. Saliendo a hombros de la plaza.

Juan Serrano ‘Finito de Córdoba’. Echó por delante a Pomelo número 209 al que lanceó a la verónica. Ya en el caballo se empleó el de Fuente Ymbro y el maestro lo probó cambiando el tercio. En banderilla cumplió la cuadrilla. La faena de muleta la comenzó flexionando las rodillas con mucho sabor y torería. Prosiguió con la derecha de menos a más sacando excelentes muletazos, siendo extraordinario el pase de pecho. Sonó la música. Después le dio otra tanda con mucha quietud y temple. Se la puso en la izquierda y el bravo Pomelo embestía largo y humillando en las dos tandas que le dio por ese pitón. Prosiguió muy variado lo colocó para la suerte suprema y acabó con él de pinchazo y descabello. Oreja.

En quinto lugar lidió y estoqueó a Soplón al que recibió con el capote echando las manos por delante sin emplearse, rematando con una media muy buena. En el caballo empujó con ambos pitones metiendo los riñones. En banderillas saludó Oliver. Finito le brindó la faena a Padilla y a Ruiz Miguel. Comenzó muy firmes con el toro pero escarbaba antes de iniciar el muletazo. Le dejó que se recuperara para proseguir con la derecha con mucho sabor de su califato del toreo. Se cambió de mano y le sacó muy buenos naturales volviendo a la derecha dándole muletazos profundos. Falló con los aceros. Petición de oreja. Ovación.

Juan José Padilla.- A su primero lidiado en tercer lugar número 208, un negro mulato. Le sacó los brazos ante la incierta embestida, haciendo cosas extrañas probando sin pasar. Lo puso Padilla al caballo metiendo Majeza los riñones siendo bien agarrado en el puyazo por el varilarguero, durmiéndose debajo del peto. Colocó un gran primer par de banderillas. El segundo de dentro a fuera y el tercero al violín siendo muy aplaudido. La faena de muleta se la brindó al público y la comenzó sentado en el estribo para proseguir ganándole terrenos. Le dio una buena tanda con la derecha estando por encima del toro con su gran oficio. Excelente la siguiente con un remate espectacular y la posterior también. Lo toreó por naturales pero el toro protestaba volviendo al pitón derecho ganándole totalmente la partida al toro intentando rajarse. Pinchazo y estocada hasta la empuñadura. Dos orejas.

Cerró plaza con el número 177 al que recibió con una larga cambiada para lancearlo a continuación rematando con una mano. Haciendo posteriormente una buena pelea el toro en el caballo. Le hizo un quite por afarolaos cambiándose el tercio. Volvió a colocar banderillas estando muy acertado siendo muy aplaudido. La faena la comenzó agarrado en tablas con un silencio maestrante, echándose de rodillas sacándole buenos muletazos. Prosiguió con buenos muletazos en el centro del anillo embistiendo el de Fuente Ymbro con mucha clase exprimiéndolo totalmente, finalizando con desplantes de rodillas. Estocada. Dos Orejas. Saliendo a hombros.

Sin duda alguna, se me queda de esta corrida el aroma añejo taurino de manzanilla de la buena de Sanlúcar.

Enhorabuena maestros.

Enhorabuena ganadero.

Enhorabuena Carmelo y Caba.

Enhorabuena la Fiesta.

Enhorabuena Sanlúcar.

Noticias relacionadas

 
26 septiembre 2021 | Redacción
David Galván, Puerta Grande en San Fernando