La apertura de la lonja micológica abrirá la temporada de setas

Estas instalaciones han recogido más de 17.000 kilos de setas en sus 4 primeros años de vida.

La apertura de la Lonja Micológica de Jimena abrirá en los próximos días la temporada de recolección de setas en el municipio. Estas instalaciones, que fueron pioneras en Andalucía y ahora siguen siendo modelo para las nuevas lonjas proyectadas en la comunidad autónoma, ya se preparan para la que podría ser una de las mejores temporadas micológicas de los últimos años. Las lluvias caídas desde el final del verano, unidas a las particulares características climatológicas de la zona, deberían colaborar en ello.

El proyecto de lonja micológica, auspiciado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, va calando poco a poco entre los recolectores locales que, en un principio, fueron reticentes a usar un servicio que entendían como un control hacia su labor.

De los datos de kilos de setas recogidos anualmente por estas instalaciones desde su apertura se desprende que esa reticencia inicial parece superada y que las fluctuaciones en la cantidad registrada están directamente relacionadas con las condiciones climatológicas.

La lonja abrió sus puertas a finales de diciembre de 2004 por lo que, en su primer año, sólo pudo funcionar durante media temporada, un período en el que se recolectaron unos 500 kilos de setas. La temporada 2005/2006 dejó unos datos algo más halagüeños: 1.500 kilos de setas recogidos, a pesar de tratarse, también, de un mal año productivo.

El despegue definitivo de la lonja se produjo en la temporada 2006/2007, en la que se superaron los 10.000 kilos de setas recogidas.

La falta de precipitaciones, sin embargo, motivó que, un año después, en la temporada 2007/2008, la cantidad de materia prima recogida en estas instalaciones descendiese a 5.000 kilos.

Proyecto pionero

En la actualidad, la Junta de Andalucía tiene en marcha diferentes proyectos para la apertura de otras lonjas similares a la jimenata en otros cinco puntos de la Comunidad Autónoma. Además de ello, se van a comenzar a instalar otros tantos puntos de acopio y transferencia, lugares en donde se puede almacenar el material recolectado de forma temporal antes de su envío a la lonja, lo que evitará que recolectores de otros municipios se tengan que desplazar físicamente hasta la lonja para vender el producto.

Con todo ello, se pretenden poner las bases para una explotación sostenible de este recurso natural, que cada día cuenta con más salida al mercado, motivada por una mayor demanda de los consumidores.

La delegada municipal de Medio Ambiente, Noelia García, se muestra convencida de que, a medio plazo, una vez superadas las dificultades propias de todo proyecto innovador que no cuenta con referentes previos en los que basarse, se podrán palpar los beneficios de este tipo de instalaciones, tanto económica como medioambientalmente. En cualquier caso, García recuerda que la mayor parte de los gastos generados por la lonja son satisfechos por la propia Junta de Andalucía.

Noticias relacionadas