Los alumnos del Sierra Luna completan su proyecto educativo en el Camino de Santiago

Los alumnos del IES Sierra Luna han completado tras cinco años de proyecto y tres viajes al Norte de España, el Camino de Santiago. Algo más de una veintena de alumnos han participado de este proyecto educativo, que comenzó como una ilusión de los profesores, compartida con los alumnos, y que se ha cristalizado en una realidad. Fue un Proyecto nacido para jóvenes de tan solo 14 o 15 años. Ahora esos niños están a las puertas de la universidad, y han crecido personalmente, en conocimientos y, sobre todo, en valores.

P. C. / Los Barrios

Uno de los profesores que han estado al frente de esta iniciativa ha sido Antonio Morales, coordinador del proyecto, quien ha destacado la buena acogida que hubo por parte de los alumnos desde un primer momento.

“Hemos dedicado tres cursos a este proyecto. Han sido muchas horas del trabajo lectivo, y de nuestro tiempo particular, porque los sábados hemos salido al campo con lso jóvenes. Han sido muchas horas para que termine como ha terminado, con un gran éxito como han reconocido los propios alumnos. Hemos desarrollado un proyecto precioso”, indicó.

Han sido muchos pasos importantes. Desde la ilusión primera, al papeleo reglamentáreo, para finalizar con vivencias que aseguran nunca olvidarán. “Primero teníamos la idea un grupo de profesores que salíamos al campo. Éramos una piña los profesores. Entonces fue una iniciativa para incrementar la calidad educativa de nuestro instituto, y cumplir un sueño de sacar la enseñanza fuera de las aulas. Y aprovechar nuestro entorno”, explicó.

“El camino era un poco de todo. Naturaleza, historia, educación, y ahí se fue haciendo proyecto hace cinco años. Se planteó en tercero de la E.S.O, y se presentó a la Junta de Andalucía como proyecto de innovación, lo que nos dio un respaldo legal y una dotación económica. Llevábamos tres años saliendo los sábados, y conocimos el Parque el Estrecho y el Parque de Los Alcornocales. La convivencia y los valores se han ido potenciando para los alumnos, y para los profesores hemos cumplido un ideal, sacar la educación a la calle. Dejamos estos niños a las puertas de la universidad sabiendo que le hemos aportado algo”, advirtió.

Marcelo y Sergio son dos de los alumnos que ha tomado parte en esta ilusión educativa. “Cinco profesores habían realizado este proyecto para sacar la educación de las aulas. La primera vez que Antonio me lo dijo fue en tercero de eso, cuando tenía tan solo 14 años. La primera salida fue a Palmones, y a partir de ahí fuimos a diferentes rutas como la Garganta del Capitán o Los Prisioneros. Hicimos la primera etapa de Roncesvalles a Logroño, y ahí hemos tenido diferentes valores de educación”, recordó.

“Hemos tenido experiencias de todo tipo. Nos llovió de manera intensa en el primer año, luego hizo un calos de justicia en el segundo, y en el tercero hemos tenido un buen tiempo. La verdad es que se nos quedan recuerdos para toda la vida. Al principio nos sonó un poco raro, pero luego nos sentimos profundamente agradecidos de que nos hayan aportado tanto en nuestras vidas”, advirtieron los dos alumnos.

Noticias relacionadas