NOVENA PROVINCIA

Los enfermos, parece que no cuentan

 

Es estupendo que se abran los negocios de ocio nocturno. Tienen todo el derecho a ganarse la vida y a que los que entren en sus negocios garanticen que no le van a liar la grande por no estar vacunados. También dicen que van a intentar evitar los botellones (siempre han sido ilegales), aunque eso yo no me lo creo. Pero con todo eso, botellones, discotecas, ocio nocturno… se nos olvidan nuestros enfermos.

Desaparecen las restricciones para todo.  Se están enviando mensajes que llenan de confusión: prudencia, pero llenad los estadios. ¿Cómo se va mantener la distancia social si se permite llenar un estadio hasta la bandera? Porque los campos de fútbol ya pueden tener un aforo al cien por cien, los pabellones al ochenta por cien, las terrazas llenas. Sin embargo, en esa ambigüedad absoluta en la que se mueven nuestras instituciones, siguen las restricciones para poder entrar en una farmacia. Y lo que es peor, las restricciones continúan con las visitas a los enfermos ingresados en los hospitales o nuestros mayores ingresados en residencias.

En un hospital nadie quiere estar. A un hospital nadie va por gusto como si fuera a una discoteca, por lo que las restricciones a las visitas hospitalarias significan olvidarse de una parte de la sociedad, que son los enfermos.

Hay que exigirles a los políticos que empaticen más con los enfermos, con los débiles, con aquellos que están postrados en una cama y que no pueden salir a protestar para se les escuche su voz.

La compañía a un enfermo es fundamental para su mejora y convendría cuanto antes revisar los protocolos restrictivos en los hospitales.

Los jóvenes tienen derecho a divertirse y los que viven del sector del ocio también tienen derecho a recuperarse económicamente, pero, antes, revisemos la salud de los nuestros.

El Gobierno no debería olvidarse que los enfermos porque, estoy seguro, de que saben que los enfermos también votan por lo que sería muy deseable un bono para poder ir al psicólogo, ya que últimamente están anunciando muchos bonos. Y ese bono sería fundamental para esa buena parte de la sociedad que tiene que salir del pozo mental en el que se encuentra, o para esos enfermos con covid persistente.

Cáritas nos está diciendo a diario que tenemos a seis millones de españoles en una pobreza severa, un dato tremendo. Y recordar que aquel Ingreso Mínimo Vital del que tanto se alardeó por el Gobierno y que, al final, solo han llegado al quince por ciento de los que lo solicitaron.  Mucha suerte a todos.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
07 octubre 2021 | Pepe Pol
La bruja del río de la miel
 
07 octubre 2021 | Rafael Fenoy Rico
Planes de pensiones ¿Alternativa real?
 
06 octubre 2021 | Patricio González García
Sin redes sociales
 
04 octubre 2021 | Manuel Ramírez Tocón
Cuando llega el otoño