Los pisos de La Viñuela llevan una semana sin agua por falta de presión

La situación perjudica a los residentes en las plantas superiores de los bloques · La Mancomunidad emprende unas obras de urgencia para instalar una nueva tubería general que durarán tres semanas

Una treintena de vecinos de la barriada de La Viñuela lleva una semana con deficiencias en el suministro de agua potable que surte a sus domicilios. El problema, localizado en varios bloques de la barriada, se origina al no existir presión suficiente para que el caudal llegue a las plantas superiores de los bloques de cuatro alturas, que no cuentan con grupos de presión ni aljibes.

La falta de presión en la cañería ha provocado que, en la última semana, casi treinta vecinos -principalmente los que habitan en las plantas tercera y cuarta de seis bloques- no tengan agua en sus viviendas durante la mayor parte del día. Cuando la reciben, generalmente a horas intempestivas, lo hace sin presión suficiente.

La situación ha provocado que numerosos vecinos hayan trasladado su malestar a la empresa comarcal de aguas Arcgisa, dependiente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar. La sociedad ha comenzado a ejecutar unas obras de urgencia para sustituir los 150 metros de tubería que surte a seis bloques donde el problema resultaba más grave. La ejecución de los trabajos se prolongará durante unas tres semanas y tendrá un coste aproximado de 10.000 euros. Consistirán en la sustitución de la tubería general y la acometida, fabricadas en hierro galvanizado, por otra de polietileno más resistente y de mayor diámetro.

Desde la Mancomunidad de Municipios explicaron que las tuberías, por su antigüedad, reducen su caudal por la acción de la cal y otros restos que quedan adheridos a las paredes con el paso del tiempo. No obstante, subrayaron, el problema también puede tener su origen en la red interna de los bloques.

La asociación Huerta Primera, que agrupa a los vecinos de La Viñuela, subrayó que la falta de presión viene produciéndose desde hace varios años, pero que nunca había sido tan grave como para dejar sin suministro a las viviendas durante varios días, como ha sucedido ahora. «Es cierto que las tuberías son antiguas y que el problema está afectando a las plantas más altas, si bien en los trece bloques de la barriada residen un total de 120 familias que, en algún momento, han sufrido igualmente carencias en el suministro», explicó el vicepresidente del colectivo vecinal, Miguel Ángel Alconchel.

Noticias relacionadas