DESDE MI ALDEA

Maestro liendres, que de todo sabes…

 

Es un dicho muy gaditano y que acierta, con plenitud, cuando nos ponen en la mano un terminal conectado con todo el mundo y tras el cual nos parapetamos.

Lejos quedan los bachilleres que viajaban de pueblo en pueblo, como los titiriteros, cuando en el siglo XIII se introdujo este título en las escuelas para expresar el primer grado en una facultad. Los cualificados se acercaban al populacho ofreciéndoles sus conocimientos y sus dotes con la escritura. Hoy, un simple terminal conectado a la red, nos ha convertido en bachilleres, de todo, sin la preceptiva formación requerida en cada tema.

No es mi intención generalizar, pues muchos son los comentarios avalados por el conocimiento y la formación, pero cuando menos es repulsivo ver como se comenta, se analiza o se corrige teniendo como base el desconocimiento producido por la falta de formación en determinados temas.

Tampoco sugiero con este artículo convertirme en juez de contenidos ni me posiciono como mutilador de libertades de comentarios u opiniones, simplemente uso esa misma libertad para expresar el respeto que se debe tener a la hora de manifestar opiniones o posturas acerca de lo que se debate.

Sirva esta introducción ara poner de manifiesto el inadecuado uso del lenguaje y el uso desmedido de insultos o descalificaciones que se usan contra entidades o personas cuando la información que nos ofrecen no es de nuestro agrado. Por poner un ejemplo, me voy a referir al tema que más espacio ocupa en informativos y redes como es la pandemia del COVID 19. A diario nos llueve información cuyo origen está en profesionales de la sanidad, los cuales durante sus muchos años de formación y de experiencia profesional han ido instruyéndose en la materia que nos lleva al caso. Estas comunicaciones, y vuelvo a reiterar que no de forma generalizada, son blanco de desautorizaciones y menosprecio por parte de personas bastante alejadas de ser especialistas en el tema y que derraman sobre ellas barbaridades o afirmaciones que no son más que un desatino que representa la ignorancia del que las produce.

No podemos ser maestro liendres. En ser receptor de una comunicación debe primar el respeto por el emisor, aun cuando no estemos de acuerdo con el contenido de la misiva. Otra cosa es que opinemos de forma negativa al comunicado y expongamos nuestros criterios, pero siempre dentro del orden que debe rimar en las buenas maneras.

Quizás estas líneas hayan sabido a pedantería o crean que van cuajadas de arrogancia, nada más lejos de la realidad. La única razón de verter esta opinión no es otra que intentar conducir las conexiones entre emisor y receptor de noticias y opiniones hacia un ambiente más distendido y más humano sin que peligre la buena vecindad o amistad entre individuos.

Desde estas líneas os animo a participar en toda conversación, comunicación, o debate, pero siempre sin perder de vista el catálogo de las buenas maneras que nos distingue como seres razonables. Un saludo a todos.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
07 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
Coronas de siempre en una nueva Jura de Santa Gadea
 
07 agosto 2022 | Patricio González García
Hablar por hablar
 
07 agosto 2022 | Rafael Oliva
En Los Barrios debemos hasta de callarnos
 
03 agosto 2022 | Patricio González García
Ni de izquierda ni de derecha