Manella y los almadraberos presentan sus reclamaciones a la Junta

Mantienen una reunión en Cádiz con el delegado provincial de Agricultura y Pesca

>

Una delegación encabezada por el alcalde, Miguel Manella, e integrada por el concejal de Montes y Pesca, Antonio Escribano, y el comité de empresa de la almadraba de Tarifa, ha mantenido una entrevista en Cádiz con el delegado provincial de la Consejería de Agricultura y Pesca, Juan Antonio Blanco, a fin de recabar el apoyo de la Junta de Andalucía ante la difícil situación que atraviesa el sector.

Según ha manifestado la comitiva al representante de la Junta ?acompañado en la reunión por su jefe de servicio? la normativa que regula la pesca de atunes está suponiendo una seria amenaza para el poder adquisitivo de los hombres y mujeres que trabajan en este campo. Tal como reclama el comité de empresa en un escrito que hace unos días hizo llegar a la alcaldía, “la liberación de atunes ha supuesto un 15 por ciento menos de ingresos con respecto al año pasado”. Ante ello, “la empresa solo nos mantiene los 180 días de trabajo este año, a costa de renunciar a nuestra subida salarial, y para el próximo año se exime incluso de tal compromiso”. Los almadraberos denuncian que por parte de la empresa se anuncia además un recorte en la plantilla para 2010.

“Creemos que la situación actual sólo es debida a la mala gestión en la asignación de cuotas, ya que éstas no son necesarias en el caso de las almadrabas”, continúa el escrito, que apoya sus aseveraciones con un gráfico en el que se demuestra la existencia de un equilibrio natural entre años de altas y bajas capturas, sin que para ello hayan sido precisas las cuotas. En el gráfico se aprecia que durante las últimas tres décadas se ha alcanzado una media de 1347 atunes capturados al año, lo que se sitúa incluso por debajo de la cuota de esta temporada, que asciende a 232.000 kilos (o 1364 atunes a una media de 170 kilos la unidad).

“De continuar la situación actual, son las administraciones las que deben garantizar las coberturas de los trabajadores para que nuestro trabajo pueda realizarse como viene haciéndose desde tiempo inmemorial”, concluye el escrito de los representantes de la almadraba.

Manella, que quiso que su presencia reflejase el respaldo del consistorio tarifeño a las reclamaciones de estos trabajadores, hizo a su vez hincapié en la importancia para el municipio de un sector ?el pesquero? que en las últimas décadas ha sufrido una profunda crisis. “Es necesario preservar las especies marinas, sin duda, y los pescadores son los primeros interesados, pero las medidas deben ser razonadas y ajustadas a las necesidades, porque de lo contrario se causa más mal del que se pretende evitar”, afirmó el alcalde.

Por su parte, el delegado provincial mostró su comprensión hacia el problema de los almadraberos y se comprometió a realizar todos los esfuerzos que estén en su mano para que la regulación del sector tenga en cuenta la realidad laboral de las personas que trabajan en el mismo.

Noticias relacionadas