NOVENA PROVINCIA

Máxima gravedad


>
 

Con el alma en vilo. Así pasó la noche del sábado y la madrugada del domingo medio mundo. O casi todo el mundo. Entre quienes se ve que no calibraban la gravedad de lo que sucedía en Oriente Próximo, estaban algunos profesionales de Radiotelevisión Española, que lamentablemente se esforzaron lo mínimo para cubrir como se debía el ataque de Irán a Israel. Es más: el informativo de las 23.00 horas en el canal (¿informativo?) 24 horas se abrió con el encendido de la Feria de Abril de Sevilla en directo. Se ve que andaban de fino y rebujito esa noche en el 24 horas, porque de otra forma no se explica… Para que después se rasguen las vestiduras cuando se busca talento fuente del ente público audiovisual, donde lo hay, y a raudales…

Pero volvamos a lo esencial. Hemos asistido a una ofensiva militar que ya veremos qué respuesta tiene pero que, en todo caso, supone un paso cualitativo de suma importancia. Por un lado, porque se trata de un ataque frontal y sin tapujos de una nación a otra y, por otra, porque en la defensa participaron efectivos militares y de inteligencia de otros estados: Israel contó con el auxilio declarado de, al menos, Estados Unidos y el Reino Unido.

Puestos a buscar algo positivo, nos quedaremos con que apenas hay daños que lamentar, pero eso no quita para que el riesgo siga latente. Israel, que atacó Gaza como reacción a los brutales atentados sufridos por parte de Hamás y sus milicianos, llevó su reacción hasta Siria y ahí es donde implicó a Irán en el conflicto. Teherán anunció que respondería y así lo hizo, pero el sistema antidrones y antimisiles de Israel, más la ayuda recibida, fueron determinantes para evitar males mayores. Pero ahora Tel Aviv clama venganza y eso nos coloca en una dinámica de ‘ojo por ojo’ que se sabe cómo empieza pero no dónde termina, con el añadido de que siempre se juega al ‘y tú más’. Es tan grave el asunto que Washington ya advirtió a Netanyahu que una cosa es echar una mano en su defensa y otra implicarse en un ataque, pero es de momento son palabras, pues no se ve una condena frontal de EE UU al ataque a civiles que sigue produciéndose en Gaza. Y ya es hora de más hechos y menos palabras.

Las imágenes televisadas la noche del sábado y la madrugada del domingo del cielo israelí y los destellos de los sistemas antimisiles recordaron la vigilia igualmente televisada de la Guerra de Irak. Desde entonces nos hemos acostumbrado a esas secuencias pero no debemos normalizarlas. Bajo esos cielos hay seres humanos. Eso es lo importante.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
27 mayo 2024 | Redacción
La igualdad
 
27 mayo 2024 | José Antonio Hernández Guerrero
La compatibilidad de las Ciencias y las Letras