Se jubila Maribel, la maestra de francés. Las profesoras como tú traen alegría a la clase

Se nos va Maribel, se nos jubila, “la maestra de francés”, y me quedo con esa frase; “Las profesoras como tú traen alegría a la clase”, frase de la dedicatoria de sus alumnos y alumnas hace pocos días. Y añadiría que también la trae entre sus compañeros y compañeras.

Llega el momento de descansar y mirar el camino recorrido, que no es poco. Curtida en varios colegios de Algeciras, llegaría al instituto Carlos Cano, de la mano de la reforma educativa de la LOGSE, la que extendió la enseñanza obligatoria desde los seis hasta los 16 años (anteriormente estaba establecida hasta los 14 años), la que hizo que los alumnos de 7º y 8 º de la antigua EGB pasaran a los institutos, a los nuevos 1º y 2 de ESO. Junto a ellos llegaran maestros y maestras a esa primera etapa de la ESO. María Isabel Muñoz, Maribel para todos, llegó con la inauguración del centro, allá por septiembre de 2000, y aportó junto a otros maestros y maestras experiencia y rodaje en este complejo hábitat que es un instituto.

Ha vivido los primeros veinte años de nuestro instituto, en los que ha aportado esos granitos de arena que harán posible que sus alumnos construyan su proyecto de vida y, que seguramente en un rinconcito de su corazón recordarán a su maestra que los apoyó y ayudó a crecer como personas.

No hay mayor placer que el que nos da un trabajo bien hecho. Es momento de relajarse. Maribel es momento de sentimientos encontrados, pero te vas en un buen momento.

Con tu trabajo hiciste del IES Carlos Cano un instituto de calidad, pero eso no se halla en los documentos, se halla en las personas, y tú has contribuido con tu trabajo y tu actitud a hacer mejor este mundo que compartimos.

Llega a su fin una etapa de esfuerzo, trabajo y deseos, ahora toca emprender nuevos caminos, y esto siempre implica una despedida. La jubilación de una compañera en el instituto siempre genera sentimientos extraños, por una parte la lógica alegría de ver como llenará de júbilo, nietos y proyectos el tiempo que ahora tendrá, y por otro la pena del vacío que deja una compañera con la que hemos compartido muchos momentos, la mayoría buenos y algún que otro más complicado.

En el Carlos Cano ha transcurrido la última etapa de tu actividad docente, la convertiste en tu segunda casa. Aunque te vayas, ya sabes, aquí tienes tu casa.

Noticias relacionadas