MONTE DE LA TORRE

Secretos

 

(Persona carente de secretos,
sepulcro vacío de sus más queridos restos)

En el cementerio de mi cuerpo,
en uno de los nichos del rincón de mi pecho,
enterrados con el pico y la pala del silencio, allí yo tengo
los más grandes secretos.

Esa tumba enhiesta semeja menhir derecho,
yacente en el lecho,
parece toda losa corporal por entero.

En esa fosa no hay esqueleto,
tampoco despojos descompuestos ni huesos sueltos,
lo que existe es lo más íntimo y bello,
las flores de mis grandiosos secretos.

Sobre su lápida nunca coloco ni dejo centros
o coronas florales que se marchitan al sol y los heleros;
ni se levantan cruces de piedra, madera o hierro
como singulares dedos buscando los cielos.
Tampoco se alzan cipreses enhiestos,
manifestación vegetal usual en camposanto de valle u otero.

Ese mausoleo carece de emotivo epitafio, de nombre y data del deceso,
no recubre la ladina hiedra ese pétreo terreno
pero, si está todo poblado y lleno
de una herbácea maleza espesa poblada de vellos

Siempre que voy a visitar a los restos
de esos mis queridos secretos,
lo hago solo, en silencio como si entrara en oratorio o templo,
y al marchar compruebo que queden dentro,
si se desentierran yo estaría en vida muerto.

De nada sirven oraciones y rezos
pues, cuando la tumba de un pecho
queda expoliada del tesoro de los secretos
se convierte uno en errante espectro,
y siendo pleno día es noche cerrada luego;
triste fantasma que no impone terror ni miedo
ni a niños ni a viejos
y si llena de pánico al que quedó sin sus secretos.

Tú, el que fuiste su sepulturero,
debes encargarte, por tu bien, de ser su santero
y que nadie, aprovechando tu sensible y tierno sueño,
te convenza y persuada para exhumar los que llevan años enteros
durmiendo en el sueño para todos desconocido y eterno
y para ti santo sanctórum de tu existir bello.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
26 mayo 2022 | Patricio González García
La cuenta atrás
 
25 mayo 2022 | José Antonio Hernández Guerrero
Defendámonos de los “asustaviejos”
 
25 mayo 2022 | Rafael Fenoy Rico
Los Lances Tarifa o sopas o tetas