Una brillante coronación y una colorida cabalgata inauguran la Feria de Mayo 2012 de Los Barrios

El pregonero de la feria Lorenzo Redondo, profesor durante más de 30 años en Los Barrios recordó en un pregón emotivo sus vivencias en la feria. Estefania del Río y Cristina Barcia ya lucen sus coronas de reinas de la feria. Fotos: J. Herrera

La Feria de Mayo de Los Barrios ha comenzado esta tarde con el acto de coronación de la Reina Juvenil e Infantil y la imposición de bandas a su corte de honor. Un acto que ha tenido lugar en el Paseo de la Constitución que se ha llenado con la presencia de muchos vecinos y vecinas de la Villa que han disfrutado de una ceremonia presidida por un imponente montaje escénico que representaba el famoso Tajo de Ronda, una obra del barreño Bernardo Martínez.

El alcalde de Los Barrios, Jorge Romero, junto a la delegada de Festejos, Carmen Roldán, ha estado presentes en el acto juntos a todos los miembros del Equipo de Gobierno, así como el resto de concejales de Corporación Municipal

Este año también ha asistido la teniente de alcalde de Ronda, Isabel Barriga, al dedicarse el acto de la Coronación a la ciudad malagueña, quien ha agradecido el bonito gesto de representar el conocido Tajo de Ronda.

El primer edil barreño destacó en su discurso que Los Barrios se prepara con ilusión para celebrar esta feria, “una feria que se caracteriza por su ambiente de día, que está abierta a todas las personas de fuera. Quiero agradecer a las entidades, asociaciones y colectivos de la Villa que engrandecen aún más nuestra feria con su participación y la apuesta decidida por estos días de diversión. Una feria marcada por la austeridad debido a la situación de crisis que padece el Ayuntamiento, pero a pesar de todas las dificultades esperamos vivir una gran feria porque son los vecinos y vecinas de Los Barrios las que engrandecen cada año nuestras fiestas mayores”.

El pregonero de la feria Lorenzo Redondo, profesor durante más de 30 años en Los Barrios recordó en un pregón emotivo su llegada a la Villa en 1969 y como han pasado numerosas generaciones por sus clases. Redondo recordó sus primeras ferias de su infancia y las que luego disfrutó acompañado de sus hijos pequeños. Una vez finalizado el pregón la delegada de Festejos, Carmen Roldán, fue la encargada de coronar a la Reina Infantil Cristina Barcia Domínguez, del colegio Luis Lamadrid, y luego los acompañantes fueron los encargado de imponer las bandas a la corte de damas infantiles compuesta por Claudia Ramos Sillero, de colegio Luis Lamadrid,  Sara Marincano, del colegio San Isidro, Ainhoa Lian García, también del CEIP San Isidro, Iratxe Gil Vivanco, del colegio Juan González, al igual que María Hormigo Zamora, y  Miriam Campos Carmona, del CEIP San Ramón.

Luego fue el turno de la coronación de la Reina Juvenil a cargo del alcalde Jorge Romero, quien puso la corona y la banda a Estefanía del Río Muñoz, que recibió la corona y la banda de su antecesora Paloma Ledesma. Luego los acompañantes de la cada una de las damas impusieron las bandas a Anabel Carretero Gómez, Miriam Peña González, María Espinosa Morilla, Irene Pacheco Ruiz ,Sara Rubio Martín y  Marta Corredero Rueda.

La banda municipal de música fue la encargada de abrir el acto con el pasodoble de Los Barrios y de poner el epílogo con el himno de Andalucía.

El acto de coronación contó con la brillante actuación de las alumnas de la Escuela Municipal de Baile quienes bailaron bulerías y alegrías.

Luego reinas y damas se subieron en cada una de las tres carrozas más otras tres para dar comienzo a la Gran Cabalgata que ha recorrido varias calles de la ciudad con el reparto de los 1.300 kilos de caramelos y la animación de la banda municipal y de otras animaciones en directo.

Para mañana está previsto a las 9.00 horas tendrá lugar la diana floreada a cargo de la Banda Municipal de Música de Los Barrios que recorrerán diferentes calles del centro de la localidad.

A partir de las 14.00 horas será la comida Homenaje a la  tercera edad en la nave del Recinto Ferial, con actuación de la Banda Municipal de Música de Los Barrios y Escuela Municipal de Los Barrios, seguido de música en vivo para deleite de  los mayores.

Texto integro del pregón

Buenas tardes

Ilmo. Sr. Alcalde, Concejales, Comisión de fiestas guapísimas reinas, damas, acompañantes, apreciable pueblo de Los Barrios, entrañables amigos y familiares.

Me considero esta tarde, una persona enormemente afortunada por encontrarme aquí para compartir unos momentos con vosotros, donde la ilusión será la principal protagonista, sobre todos para los más pequeños.

No he podido renunciar, decir que no, a la invitación hecha por el Ilustre Ayuntamiento a través de la Concejala de Fiestas al tener el detalle de fijarse en mi persona para pregonar estas maravillosas fiestas del 2012.

Todos somos conscientes de que este año no es el más bollante de los últimos y esa es la razón por la que no he rehuído de ello, porque entre todos debemos poner nuestro granito de arena para poder superar todos los problemas venideros, de la índole que sean; pensemos como pensemos. Pero hoy, no es el días más apropiado, sin ninguna duda, para hablar de problemas, sino de buenos recuerdos ilusión y ganas de feria.

Yo, hoy vuestro pregonero, persona que he dedicado toda mi vida a dar clase única y exclusivamente en este pueblo desde que terminé mi carrera no sé hacer otra cosa, así que convertiré este pregón en una clase más con la misma ilusión que lo hice durante unos cuantos cursos, así por encima unos cuarenta. ¡ Y parece que fue ayer !.

Hasta aquí ha sido una introducción, esperando que llegaseis todos vosotros como cuando por las mañanas se aguardaban cinco minutos a los rezagados por el sueño.

Ahora sí, ya podemos empezar la clase.

El tema de hoy la feria.

Por favor, os pido que estéis atentos. Que al ser posible guardéis algo de silencio que no perdáis el tiempo y aquel que no entienda algo de lo que aquí se diga, al final de la feria lo pregunte, pues gustosamente buscaremos la solución.

La feria para mí fue un tema descubierto pronto al ser un niño como todos: Curioso, deseando aprender y pasármelo bien.

Mis primeros recuerdos a los cuales he recurrido durante estos días para hacer el pregón fueron los aledaños de la alameda de San Roque, donde se reunían los tratantes de ganado para comprar y vender bestias. Veía cómo les abrían sus jadeantes bocas para mirar y averiguar la edad por sus amarillentos y grandes dientes. Les daban golpecitos, palmaditas en sus lomos comprobando si eran dóciles, obedientes y al final entre un tira y afloja sacaban unos fajos de billetes atados por unas gomas y …………..a pagar. Se estrechaban las manos y el trato estaba hecho. Posteriormente, Frasco “ El Negro “ y Cañamaque me pusieron al día de lo que era un trato.

Recuerdo cómo de pequeño se me iban los ojos tras los “cokis”, los pirulies y las manzanas con caramelo de Bocarando, un señor de pelo blanco quien con voz aguda cantaba aquello de: Niños llorad, patalead tirarse al suelo, romped los baberos………. a la vez que en una especie de paraguas cerrado en alto, es decir un cono de cartón los llevaba clavados vendiéndolos por la feria.

Entonces, también había crisis para mucho de nosotros que nos contentábamos con oír aquella melodía.

Los cacharritos, cacharros, atracciones de feria eran muchas veces más que divertidas……… duras, pues nos montábamos, por decir un ejemplo en las cunitas y al compás de un bombo y platillo debíamos impulsarnos con nuestros cuerpos para subir y bajar; lo hacíamos con tanta fuerza que terminado el viaje, teníamos un dolor de brazos y rodillas tremendo; luego, íbamos al bar más cercano a pedir un vaso de agua para refrescarnos, aún la Coca-Cola no estaba al alcance de muchos de nosotros, pero éramos felices sin ella.

De las mismas características que las cunitas era el “Carro de las Patas” aquí intervenían más los pies y las piernas. Os imaginaréis la razón.

Las casetas, por su parte, intentaban traernos cosas nuevas que nunca hubiésemos visto, como eran unos hermanos gordísimos que echados en unas camas enormes nos mostraban sus cientos de kilos de pesos, dejándonos asombrados a todos. Eran los afamados hermanos Pepitos. Quiero recordar, pero me falla la memoria………. no sé si eran canarios…………. además, aquello no me gustaba tanto como la mujer Flor. Esa sí, esa me dejó o nos dejaba muy pensativos. Ni mis amigos ni yo descubrimos cómo era el truco. Ella, la mujer Flor estaba dentro de una maceta, pero en alto, colocada sobre una columna muy fina de madera de aproximadamente dos metros. En ella era imposible que cupiese el cuerpo de la mujer; era increíble, además le hacíamos preguntas y respondía moviendo la cabeza. Venía de un país lejano – decía – de un país lleno de preciosas flores y sus padres también lo eran.

En aquellos años los animales estuvieron presentes en estas demostraciones como fueron: La cabra con dos cabezas y el cochino con tres patas. Lo curioso era cómo los dueños guardaban el secreto porque los niños, por más que lo intentábamos, no lográbamos verlos sin pagar, por más vuelta que dábamos alrededor de la atracción.

A la que sí se veían era a la rata de la suerte; esta estaba toda la feria dando carreras de una lata a otra. Su dueño llamaba la atención a todos los que paseábamos en la feria dando grandes voces:” ¡Ya está la rata debajo de la lata !” ( bis ).

Verdaderamente la rata estaba debajo de una lata en el centro de una placita redonda, hecha de madera y a su alrededor había otras latas todas numeradas con una puertecita. Las personas apostaban por un número y, cuando estaban todos los números de las latas vendidos, el hombre levantaba la del centro donde estaba la rata que salía rápida a refugiarse en las numeradas; en el número que se metiese la rata, ese era el premiado con un peluche o un gran bastón de caramelos.

De las tómbolas ………… lo que en sí es una tómbola, recuerdo las dos donde se remolinaba más gente. La primera fue la de las tablillas largas con cinco carta de la baraja española pegadas en ellas. Cada uno compraba las que más le gustaba, los oros, las sotas…………. y , a través de una rueda grande giratoria con una flecha se determinaba la suerte, según donde se parase dicha flecha indicando la carta ganadora. El premio y siempre lo recordaré era la chacina, el pan y el vino para llenar la barriga, y andar el camino como gritaba el de la tómbola. ¡ Y hablamos de crisis !.

La segunda tómbola que se llevaba la palma en cuestión de regalos era la “ tómbola del cubo “. aquí quizás, es cuando se empezó a vislumbrar que la mujer estaba deseando liberarse de los trabajos domésticos gracias a los regalos que en ella se rifaban: planchas eléctricas, batidoras, cuchillos eléctricos y la yougurtera.

Sin duda alguna , no puedo pasar por alto, aunque se me iba olvidando la atracción más chistosa y graciosa de la feria como era la del “ sólo para hombres “. Era una atracción, caseta, garito……….. como la queráis llamar, montada de forma atrayente con luces rojas y grandes carteles en los que se aconsejaba no comentar nada con nadie al salir de ella. Esto la hacía aún más atrayente; de ahí que yo no os comente esta tarde lo visto por aquel agujero que hizo uno de la pandilla y que todos con mucha curiosidad vimos, prometiéndonos no comentarlo así porque sí. Fue realmente gracioso.

No sé si os estoy aburriendo o si tenéis ganas de salir al recreo, pero la lección de hoy es divertida, así que tened un poco de paciencia. Ahora vamos a pasar a tiempos más recientes, en los que las circunstancias han cambiado muchas cosas y nos han traído al recuerdo la crisis, la prosperidad, de nuevo la crisis, el no gastar por gastar, no pedir por pedir, no regalar por regalar, pero no debemos hoy filosofar, sino traer los recuerdos de la ilusión con que vine a Los Barrios.

Lo encontré un pueblo encantador, pequeño, blanco y alegre.

De aquellos tiempos, me vienen a la mente las dos aficiones futbolísticas que competían en la feria por su trofeo. No sólo competían en el césped, sino también superándose cada año por montar la caseta más animada como eran las aficiones del Atlético y Juventud o Juventud y Atlético. Cocos y Churrascas para que nos entendamos.

Cada socio participaba como podía; unos la montaban literalmente, otros la pintaban, decoraban…… unos hacían de camareros….. ahí estaban todos.

¡En estos momentos se me agolpan tantos recuerdos! ¡ serían interminables enumerarlos !

Voy a ser breve.

Sé que tenéis el pellizco del bocadillo del recreo, hoy el pellizco de la feria, pero no puedo pasar por alto algunas cosas más.

Aún suena en mis oídos la misa cantada por el coro rociero y la guitarra de Manolo Iglesias bajo la atenta mirada de San Isidro.

Suenan en mis recuerdo lejanos Paloma San Basilio, María Jiménez en la Caseta Municipal. Veo pasar a través de los cristales de la ventana de la clase esas bandas del Saucejo o la de Tomás rodeadas de una nube de niños saltando y dando palmadas al compás de la música y en el fondo de los tiempos a Currito de la “ Justa “. con su camisa remangada y su trompeta en la cadera.

También veo esos decorados sencillos una veces y otras majestuosos de Bernardo en la plaza: Pagoda China, Don Quijote, Estatua de la Libertad, donde se sentaban las guapísimas reinas y damas con las bandas pintadas por el genial Don Antonio Arroyo.

Algunas veces las bandas le dieron dolores de cabezas a más de uno al colocarlas.

Por mi sueño pasa el delicioso olor de los pinchitos del Sousi, subiendo por las ventana de las casas del magisterio del Villar ¡ Que recuerdos ! ¡ Qué maravillosos recuerdos ! ¡ mis hijos, entonces pequeños mirando la feria desde las ventanas ! Me emociono, pero hay que continuar. Recuerdo aquella placita de toros portátil que tanto nos inquietaba por traernos a nuestras mentes el caso trágico de la de Jimena. No obstante dio su juego en las tardes de toros, pasándolo bien el público asistente que tan aficionados somos por aquí a la fiesta taurina. Fueron tardes gloriosas. De las tablas al hormigón del murmullo de las gentes ……….. al solo de trompeta de la Banda de Tomás ¡Que diferencia!.

Añoro los concursos y los apoyo. No por los premios en sí, sino por la ocupación mientras se hacen y con la ilusión con que se hacen; bien como participante o espectador. Fueron bonitos, animados activos y siempre lo serán: El tiro al plato, la pesca, las carreras de cintas, de sacos……….

No dejo de reconocer el ingenio, la voluntad, el esfuerzo y el sacrificio de aquellas personas que hacen posibles nuestra feria :

-Los que la organizan: A ellos les pediría, si es posible, la recopilación de todo lo relacionado con las ferias desde sus orígenes, para así tener un exahustivo banco de datos al que poder recurrir cualquier persona.

-De lo que trabajan en ella sin mirar el reloj por cuidar de los demás: Cruz Roja, Cuerpo de Seguridad, Sanitarios………. para ello os pido que se les reconozca su labor tan abnegada.

Pido perdón a los que han hecho mucho por nuestra feria, y no por olvido, sino por falta de tiempo, no os menciono uno a uno pues nos darían aquí las tantas, pero sí os digo que os llevo dentro de mí, mezclados con mis sentimientos, mis recuerdos de las feria pasadas en los Barrios……..¡ Hay tantos!

¡Y ahora si! Ya es casi la hora de recreo, permitidme las dos últimas cosas. La primera las tareas que os he preparado para estos días. Aquí están : Copiadlas rápido:

Haz el presupuesto que te vas a gastar, sabiendo que estamos en época de crisis, pero ten en cuenta que todos debemos vivir.

Celebra con un vino que ha llegado la feria ( los menores beberán refresco)

Manda un mensaje a los amigos para que compartan contigo tu alegría ( “las convidas” serán a escote)

Reparte equitativamante el presupuesto entre: Los coches de choque, los ponys, los patitos, las rifas.

Regala una flor a tu pareja y , agarrándola por la cintura, pasearos por la feria

Evita las discusiones, peleas, el mal humor……….pues,es una perdida de tiempo en la feria

Saborea la deliciosa gastronomía barreña

Recibe de buen agrado a los visitantes

Toma con tu familia y amigos esos churros y ese chocolatito al irte de la feria

Despide la feria, mirando al cielo, contemplando los fuegos, mientras te acuerda de quienes te gustaría que estuviesen contigo, pero controla el viento y la caída de varillas.

Y finalmente duérmete pronto sin pensar que lo bueno se acabó, porque a la vuelta de la esquina está el verano

Y la segunda, ya para finalizar, os desvelaré mi recuerdo más entrañable de la feria, dedicándoselo a todos los que de alguna forma han contribuido a la Educación.

Era una tarde normal. Los alumnos de la Escuela Hogar jugaban al fútbol y las niñas a la comba.

Recuerdo que ya estaban montadas algunas atracciones de la feria en el pueblo cercanas al colegio.

Llegó la hora de la merienda y los niños como todos los días se pusieron en fila para recoger el pan con chocolate o el bollo con manteca, eso no lo recuerdo, pero sí recuerdo que vi algunas caras que no conocía.¿ Quienes sois ?-…. maletilla – me dijo uno-

¿ Y vosotros ? Somos de la feria- me respondieron dos más pequeños-.

Cogieron los bollos y se marcharon.

Al día siguiente alguien me llamó a través de los cristales de la puerta.

Abrí y sólo me dijo: Esto, para que lo reparta entre los niños/as y se marchó. Era medio saco lleno de fichas de los coches de choque lo que me entregó. Por la noche cuando todos dormían, las maestras y maestros les pusimos bajo sus almohadas unas cuantas fichas.

La feria para todos había comenzado. ¡Llegó el recreo! ¡ Viva la feria !

Noticias relacionadas