SEGURIDAD

Campo De Gibraltar. Punto de inicio de la expansión musulmana en el Al-Ándalus

Master en Fenomenología Terrorista; Bioterrorismo, Prevención Epidemiológica, Ciberterrorismo y Amenazas Químicas. Especialista Universitario en Análisis del Terrorismo en Análisis del Terrorismo Yihadista, Insurgencias y Movimientos Radicales. Miembro de CISEG.

>

 

“Almoraima”, nombre que da a una revista del Campo de Gibraltar y a la pedanía del municipio de Castellar de la Frontera, que proviene de la palabra árabe “almojarifazgo”, ya que en su torre, es donde se procedía a cobrar los impuestos de montazgo, a aquellos que con ganados, cruzaban su término…y que denota la influencia musulmana que tuvo Al-Ándalus y que comenzó desde tierras Campogibraltareñas. Vestigios de un pasado, que también tiene su reflejo en los monumentos que conservan su autoría, como por ejemplo: el Castillo Guzmán El Bueno (Tarifa), construido por el gran califa cordobés Abdarrahmán III en el año 960, siendo una fortificación de arquitectura militar califal de inspiración bizantina; cerro de Santa Catalina (Tarifa) con su Castillo, una de las dos islas que el viajero musulmán Al-Idrisi nombraba; Torre del Miramar (Tarifa), elemento defensivo que protegía la medina árabe; las Murallas Miriníes (Algeciras), muralla musulmana que rodeó la ciudad en la época medieval; o la Mezquita Aljama (Algeciras), cuya construcción fue ordenada por Abd Al-Rahman I entre los años 780 y 781; y que corrobora fehacientemente la presencia musulmana en el Campo de Gibraltar.

Un poco de historia

Un mes de abril del año 711 Tariq Ibn Ziyad y sus bereberes, desembarcaban en las playas del municipio de Tarifa.
Posteriormente y ya adentrados en el mes de julio, grupos provenientes de Oriente y del Norte de África de religión musulmana y cristianos se batían en duelo en la “Batalla de Guadalete”, teniendo como resultado la derrota del Rey Visigodo Don Rodrigo y que marcó el futuro de la península ibérica; dando comienzo por tanto, al nacimiento del Al-Ándalus.

781 años después, el 2 de enero de 1492, Al-Ándalus dejó de estar bajo el poder musulmán, donde los Reyes Católicos tomaron Granada y pusieron fin al poder islámico que hasta entonces reinaba en la península ibérica.

Anteriormente al inicio de la expansión del Al-Ándalus, en el año 710 hubo una primera toma de contacto con la costa campogibraltareña, a través de Tarif Ibn Malik (Comandante de Tariq), llamando a Gibraltar “montaña de Tariq”.

 

El islam actual en España

Antes de describir de forma detallada un movimiento islámico presente en España como ejemplo, se hace necesario ir a los orígenes de dicha religión en nuestro país.

El número de habitantes en España de confesión musulmana, supera ya los dos millones. El islam español se encuentra en un proceso de profunda transformación como consecuencia del creciente número de migrantes musulmanes llegados a España en los últimos años. Los defensores de una lectura del islam más adaptada a la realidad europea, están paulatinamente perdiendo cotas de poder en beneficio de asociaciones más conservadoras inspiradas en el ideario político-religioso de los Hermanos Musulmanes y en la ortodoxia del wahabismo saudí. Como en el resto de Europa, el activismo islámico gana cada vez más adeptos. Las circunstancias de los flujos migratorios en nuestro país, como la cercanía del mismo al Magreb, ha desencadenado un aumento de la población musulmana. El Campo de Gibraltar, es la puerta de entrada a Europa y es donde se desarrolla cada año, la “Operación Paso del Estrecho”, conocida en Marruecos como la “Operación Marhaba”; y se trata de un dispositivo planificado para coordinar entre ambos países de manera eficaz, la llegada masiva de personas que durante el periodo estival viajan a sus lugares de origen desde Europa.

El principal colectivo lo constituyen marroquíes, seguidos de nacionalidades como Argelia, Pakistán, Irán, Líbano, Siria, Egipto y Túnez. Junto a ese colectivo, existe una comunidad de musulmanes provenientes de diversos países de Oriente Próximo y que se instaló en nuestro país a finales de los años setenta, integrándose sin problemas en nuestra sociedad.

El tercer grupo representativo a tener en cuenta de musulmanes, estaría formado por los españoles conversos. Dicho colectivo, ha desempeñado un papel fundamental en la institucionalización del Islam en España, habiendo copado los principales puestos de responsabilidad de las asociaciones que representan a los musulmanes en nuestro país y,
muy especialmente, en la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas.

Pero lo que verdaderamente supuso un profundo cambio en la tradicional actitud del Estado ante el hecho religioso fue la Constitución Española de 1978; al consagrar los derechos de igualdad y libertad religiosa.

Posteriormente, una ley orgánica de 5 de julio de 1980, sobre la libertad religiosa desarrolló el precepto constitucional y estableció la posibilidad de que el Estado pudiera adoptar acuerdos de cooperación con distintas confesiones religiosas; para en 1992 y en virtud de esa ley, firmar un acuerdo de cooperación con las asociaciones musulmanas. En España las primeras asociaciones surgen en 1968 en las ciudades de Ceuta y Melilla.

En 1971, Riay Tarary, fundó la Asociación Musulmana de España con la intención de agrupar a las distintas asociaciones. Con la llegada de la democracia, se inicia una rivalidad mantenida a día de hoy entre comunidades de diversa orientación y adscripción ideológica por hacerse con la representación de los musulmanes, apareciendo paralelamente los primero oratorios habilitados para celebrar los ritos musulmanes.
La unión del movimiento islámico español duró poco, siendo en el año 1992 cuando se crea la Comisión Islámica de España, integrando la misma las dos federaciones, como único interlocutor válido de la comunidad musulmana ante la administración.

Actualmente existen más de trescientas asociaciones islámicas registradas oficialmente y otras tantas que no se han inscrito, y que actúan como asociaciones culturales y clubes sociales, lo que les permite evadir el control de la administración. Tampoco existe un verdadero censo de mezquitas y lugares de culto, estimándose que existen más de cuatrocientos lugares de culto en nuestro país; otros muchos instalados en pisos, garajes o locales abandonados, se desarrollan en la clandestinidad.

La Unión de Comunidades Islámicas de España, es la federación con mayor número de asociaciones, siendo la mezquita Abu Bakr del barrio de Tetuán en Madrid, el principal centro de culto.

Dentro del Islamismo político, en España destacan los Hermanos Musulmanes y el movimiento islamista marroquí Justicia y Espiritualidad. En relación al activismo religioso, destaca la presencia de los misioneros del movimiento Tabligh y los predicadores salafistas.

La representación del tercer tipo de activismo (Alqaedista), lo integran los grupos con ideología que se articulan alrededor de Al Qaeda.

Destacable es también como publicación de reciente actualidad, el B.O.E. 228 de 22 de septiembre de 2022, de la Secretaría de Estado de Educación, por la que se publican los currículos de la enseñanza de religión islámica correspondiente a Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, lo que supone una prueba del progreso y desarrollo del movimiento islámico en nuestro país.

Hay una nueva visibilidad del islam desde finales del siglo XX, que es esencialmente la de la migración. España se constituye en país de destino migratorio a raíz de su despegue económico de los años ochenta. Marruecos, debido fundamentalmente a su cercanía geográfica y como resultado de las políticas restrictivas en otros países europeos, es la que aporta mayor número de migrantes, especialmente en Cataluña. En ese contexto se urde un tejido asociativo musulmán en el que convergen el hecho migratorio, la identidad y la religión. Es por ello, que independientemente de las motivaciones económicas, también es
importante la ideología, el compromiso político y la experiencia asociativa, que forma parte de su bagaje vital y a partir del cual construyen su futuro y el de sus familias en España.

En su desarrollo, la nueva perspectiva ha hecho que las formas de representación y de liderazgo musulmán, muestren en estos últimos años un gran dinamismo, con la aparición de actores emergentes y nuevas formas de participación en la sociedad civil, que suponen una importante transformación en el tejido asociativo musulmán, así como en su liderazgo y en su representación institucional. De este modo, la migración e institucionalización, son dos ejes sobre los que se construye el islam de España; siendo la influencia de actores y movimientos transnacionales otro factor influyente. Así, el “islam de España”, se está
conformando en un contexto que no se limita a la nación, sino a una interacción compleja en la que los espacios supranacionales y los movimientos transnacionales desempeñan un importante papel.

En el Campo de Gibraltar, en la actualidad existen una docena de Mezquitas y unos cuarenta mil musulmanes, celebrando activamente fiestas sagradas del islam como la “Fiesta del Sacrificio del Cordero”, donde se rememora el sacrificio que hizo el profeta Abraham a Allah, y durante tres días se reencuentran con familiares, amigos y vecinos; o la más importante del calendario islámico “el mes de ayuno del Ramadán”, y que recuerda la primera revelación del Corán al profeta Mahoma, siendo este ayuno, uno de los cinco pilares del Islam, sirviendo no solo de purificación corporal, sino también de purificación espiritual.

Del mismo modo están plenamente integrados en el tejido asociativo Campo gibraltareño, a través de Comunidades Islámicas como “Al Rahmah” de Algeciras, o de Partidos Políticos como el “Partido Andalusí”, de inspiración islámica.

Una vez desgranado la situación religiosa en nuestro país, pasaré a desglosar un movimiento islámico concreto presente en España, para que se tenga con ello, una mejor comprensión lectora.

Hermanos Musulmanes

Como rasgo general y antes de profundizar en dicho movimiento y su influencia en España, La Asociación de los Hermanos Musulmanes (HH. MM.), es la más antigua organización integrista del mundo árabe y musulmán, siendo creada en 1928 en Egipto por Hassan al Banna, constituyendo el origen doctrinal del islamismo moderno. La influencia de los Hermanos Musulmanes se extiende por todo el mundo islámico y también por Europa a través de las diversas secciones nacionales de la Federación de Organizaciones Islámicas en Europa, con sede en Reino Unido. Sin embargo, más que una internacional política propiamente dicha, los HH. MM. constituyen, ante todo, una escuela de pensamiento. El crecimiento de la migración musulmana en Europa llevó al movimiento a considerar el territorio europeo como “Dar al Islam” o “tierra del islam”, por ello defienden la aplicación de la “Sharía” (ley islámica) a título personal para aquellos musulmanes residentes en Europa. Para facilitar dicha labor, la organización cuenta con una instancia de derecho musulmán vinculada con la FOIE, llamada el Consejo Europeo por la Fatua y la Jurisprudencia, que dirigía desde Qatar el jeque egipcio Yusuf al Qaradawi, uno de los mayores líderes intelectuales de la organización y considerado una de las personas más influyentes del mundo islámico, fallecido a los 96 años de edad el 26 de septiembre de 2022. Este Consejo realiza una interpretación de la ley islámica en función de lo que se llama la “jurisprudencia de las minorías”, prevista para aquellos países donde el islam no es mayoritario.

Los HH. MM. persiguen activamente su implantación en la vida pública del país. Su objetivo es ampliar el espacio del islam en la sociedad. Por ello, promueven la participación en actividades sociales, culturales y políticas, buscan la colaboración con las autoridades de cada país y aspiran a ser reconocidos como interlocutores del Estado, ofreciéndose a ejercer de intermediarios sociales en aquellos barrios donde están más implantados. Sin embargo, esta intermediación se ofrece a partir de una premisa básica: la afirmación de la identidad sobre una base político-religiosa.

Su ideólogo fue Sayyid Qutb y su gran obra “Justicia social en el Islam”. El Corán y la “Sunna” (código de comportamiento), constituyen la forma perfecta de vida y de organización política y social. Su pensamiento ha evolucionado y se ha adaptado en el transcurso del tiempo, especialmente en el campo político y en la aceptación de la participación plural de los partidos y en la alternancia de poderes a través de las urnas. En contraposición, su discurso se aleja del de Occidente en materia de derechos y libertades. Es por ello, se considera que es una agrupación islámica más o menos moderada, políticamente reformista y moralmente ultraconservadora, lo que hace generar dudas respecto al mencionado movimiento.

Una característica cultural que hay que destacar en los Hermanos Musulmanes, es la paciencia para esperar el momento más apropiado, y el momento político saben que llegará antes o después. Asimismo, se les reconoce una amplia capacidad estratégica, flexibilidad y capacidad para adaptarse a las circunstancias y esperar que estas sean propias.

El pensamiento de Qutb, es considerado por muchos historiadores como una de las principales influencias conformadoras de Al-Qaeda, y en especial, de sus anteriores líderes Osama Bin Laden y Aymán Al-Zawahirí. Desde los años cuarenta del pasado siglo, los Hermanos Musulmanes han sembrado la semilla islamista en un gran número de países islámicos y ese proceso de expansión continua presente. Un producto de los Hermanos Musulmanes egipcios es, por ejemplo, Hamás, que fundó en Gaza en 1987 un grupo de jóvenes palestinos, formados en universidades egipcias y que regresaron a la franja palestina influenciados por la ideología islamista radical.

Los Hermanos Musulmanes en España

La Federación de Organizaciones Islámicas en Europa, con sede en Reino Unido o la Unión de Comunidades Islámicas en España, entre otros, son organizaciones que aparecen ligadas a los Hermanos Musulmanes. Según algunas líneas de opinión, en nuestro país, están representados por la Asociación Musulmana de España, que forma parte de la corriente denominada “Vanguardia Islámica”. Se distribuyen por Andalucía, Valencia y Madrid. Sus principales mezquitas son la de la Comunidad Islámica de Valencia, el Centro Islámico de Granada y la Asociación Al Manar de Ceuta. En Madrid tienen las mezquitas de Tetuán y Estrecho.

El estudio de los Hermanos Musulmanes siempre ha sido una cuestión demasiada ambigua, al menos en la mente occidental.

Parte de dicha ambigüedad, deriva de la conjunción de un mensaje político pragmático con su dogmatismo religioso. Es difícil poder señalar que sea un grupo moderado. Tan difícil como señalar que no lo es. El concepto “moderado” aplicado al islamismo es difícil de enmarcar, y además admite una serie de grados. Es la parte referente a los derechos y libertades, igualdad de la mujer y respeto a las minorías, la que puede generar las mayores dudas, y más cuando ese mensaje se traslada a un país como España, un lugar donde expresarse libremente está garantizado, pero con un firme estatuto de derechos y libertades reconocidos constitucionalmente.

En la actualidad, moderados y fundamentalistas se enfrentan por el control del islam en España. Los Hermanos Musulmanes y Arabia Saudí, financian las mezquitas más importantes, donde la migración magrebí, ha disparado el censo de musulmanes.

La amenaza terrorista en España

Dentro de todo este entramado, y una vez analizado uno de los movimientos islámicos residentes en nuestro país, se hace imprescindible reseñar, los motivos por los que puede verse afectado España con el terrorismo Yihadista. Esos motivos son fundamentalmente, los antecedentes históricos relevantes (gran parte de la península ibérica estuvo bajo dominio musulmán, por eso, el islamismo radical afirma que la decadencia del Islam se inició con la pérdida de Al-Andalus, de ahí el valor de su recuperación); cercanía a los focos de amenaza (Puerta de entrada a Europa); factores de índole sociodemográfica (el tamaño y la composición de las comunidades musulmanas existentes); economía nacional y presencia global (importancia económica de España); las dimensiones de la variable política, y circunstancias y temas adicionales (amenazas, orientaciones, operaciones contraterroristas, venganza…), lo que conlleva a poner de relieve la elaboración de planes de prevención de la radicalización violenta que impida la realización de actos destinados a luchar por convertir el mundo entero al Islam.

Es el contexto presente, y en el que el Campo de Gibraltar, se vio golpeado el pasado 25 de enero de 2023 en la localidad de Algeciras [1].

Un “lobo solitario” de veinticinco años de edad, provisto de un machete de grandes dimensiones perpetró su ataque en los templos cristianos de San Isidro, La Palma y la Capilla de Europa. En la iglesia de San Isidro, golpeó imágenes de su interior, apuñalando en el cuello a su párroco. En la de La Palma a unos trescientos metros del primer suceso, mismo proceder que en la anterior. Imágenes, cruces y velas fueron perturbadas por el blande de su arma. Su Sacristán fue atacado y perseguido hasta yacer en la Plaza Alta. Dejó un fallecido y varios heridos, entre ellos el párroco, herido de gravedad, y según testigos, al grito de “Allahu Akbar”. Posteriormente, se trasladó a la parte trasera de la Capilla Virgen de Europa, a unos sesenta metros de la segunda embestida, siendo finalmente detenido por la Policía Local.

De hecho, inmersos actualmente en el conflicto generado en la Franja de Gaza entre el Estado de Israel y el grupo terrorista Palestino Hamás, lo que más preocupa a Europa son esos “lobos solitarios” o “terroristas por imitación” (esa figura que tanto explota organizaciones terroristas como el Daesh o autodenominado Estado Islámico), a los que les aflora sentimientos de venganza que justifican la violencia como herramienta para la reivindicación, tal y como se han producido los recientes atentados en Francia y Bélgica. Esa denominación, se refiere a individuos que tras experimentar un proceso de radicalización deciden cometer un atentado terrorista por su cuenta. Sus actuaciones: al no mantener vínculos externos son más difíciles de detectar y por ello tienen más probabilidades de llegar a las últimas etapas del complot. Sin embargo, su escasa profesionalidad, los trastornos psicológicos que padecen algunos de ellos, y las limitaciones que entraña actuar por cuenta propia hacen mella en su eficacia. Podríamos decir que no forman parte de la organización terrorista, pero se sienten atraídos y representados por ella; lo que dificulta enormemente el control de los acontecimientos a nivel policial. Sus acciones son inesperadas, variando los blancos, escenarios y tiempos elegidos, así como simplifican las fases del atentado con ataques espontáneos.

En los últimos doce años, el Campo de Gibraltar ha sido testigo de al menos media docena de detenciones de vecinos de la comarca o interceptados en esta zona (incluida la del autor del atentado consumado descrito previamente) por terrorismo yihadista: preparación de atentados “low cost”, proselitismo, captación, adoctrinamiento, portar tutoriales para la fabricación de artefactos explosivos improvisados…destacando también, el ataque de un terrorista en el año 2015, que había residido anteriormente en la ciudad de Algeciras, en el interior del tren que viajaba de Ámsterdam a París, que fue reducido por dos militares estadounidenses, y cuyos hechos inspiraron al actor y director de cine Clint Eastwood para llevarlos a las salas a través de la película: “15:57 Tren a París”. Reseñar de igual modo, que el pasado 6 de noviembre de 2023, la Audiencia Nacional, juzgó a un yihadista que se radicalizó en el Centro Penitenciario de Botafuegos (las cárceles deben de tener una especial vigilancia al ser tierra fértil para la radicalización yihadista).

Conclusiones

En España, y por tanto, en el Campo de Gibraltar, el amplio catálogo de libertades, como pudieran ser la libertad de expresión y de asociación, o las amplias garantías judiciales, suponen paradójicamente una ventaja para movimientos que difundan mensajes contrarios a los sistemas democráticos o incluso que pudieran perseguir la radicalización.

Separando claramente los conceptos de islamismo y de radicalización yihadista, y aunque en general estos grupos condenen la violencia, pueden sembrar una serie de principios contrarios a nuestros valores democráticos y recogidos constitucionalmente, o contrarios a la integración en las sociedades de residencia, además de implantar sentimientos de marginación o victimización, que sirvan de caldo de cultivo para el reclutamiento yihadista.

En lo que a nuestro país se refiere, gran parte de lo que hoy es la península ibérica, fue musulmana. Por eso, España es un país emblemático para el islam y supone una verdadera obsesión para el islamismo radical. Reconquistar y reislamizar Al Ándalus, no es solo un mito, sino que es un verdadero objetivo del terrorismo yihadista.

Para finalizar, hay que dejar claro que Islam no es terrorismo. Es una religión de paz y de bondad. Precisamente los más perjudicados con este tipo de terrorismo, son los propios musulmanes (entre otras cosas son los que más atentados sufren); y que no todo islamista radical es un terrorista, pero que sí todos los terroristas son islamistas radicales, ya que hacen una interpretación radical y sesgada de los versículos del Corán, y los utilizan, para justificar sus actos, así como para crear la narrativa necesaria que faculte su proselitismo y adoctrinamiento.

[1] Me gustaría aprovechar estas líneas, para rendir homenaje a las víctimas de dicho atentado terrorista (el sacristán Diego Valencia y el sacerdote Antonio Rodríguez), por unas vidas llenas de entrega, compromiso social, solidaridad y humanidad…y que estas, no caigan en el olvido y sí, en la eternidad de nuestras memorias.

  • Este reportaje ha sido publicado previamente en la revista especializada en prevención y contranarrativa de la radicalización violenta de etiología yihadista Al-Ghurabá, número 81. Junio de 2024

Referencias

Athena Inlelligence. (2007). Movimientos musulmanes y prevención del yihadismo en España: La Yama´a At-Tabligh Al-Da´Wa. Athena Paper, Vol.2, Nº 1, artículo 3/4.

Activismo islámico en España. (julio/agosto 2008). Política Exterior nº: 124. Juan José Escobar Stemmann.

Monografía. (2010). Escuela Superior de las Fuerzas Armadas. Departamento de Inteligencia. Islamismo radical en España. Cte. ET D. Óscar Tarrero Alonso.

Revista dialectología y tradiciones populares. (2010). De nativismos e identidades nacionalistas en la era de la globalización.

Instituto de lengua, literatura y antropología. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Coordinador: Juan J.R. VillaríasRobles.

Documento Marco (2012). Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). 01/2012. Movimientos islamistas en España. JoséMaría Blanco Navarro / Óscar Pérez Ventura.

El Reformismo Musulmán. (2012). Los Hermanos Musulmanes a través del pensamiento político de Sayyid Qutb. Revista Alif Nun.

Movimientos islámicos transnacionales. (2012). F. Peter / R. Ortega.

Cuadernos de estrategia Nº: 163. (2013). Las corrientes Salafíes. Puritanismo religioso, proselitismo y militancia. Juan Ignacio Castien Maestro.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
22 julio 2024 | Patricio González García
El debate laboral
 
21 julio 2024 | Rafael Fenoy Rico
Deporte, fascismo, nacionalismos, independentismos