Colectivos rechazan el nuevo puente que uniría San Roque y Los Barrios

Vecinos de Palmones, Guadacorte, Guadarranque, la Asamblea Ecofeminista de San Roque y Verdemar Ecologistas en Acción contra el puente en el río Guadarranque.

Los vecinos y ecologistas “defendemos con firmeza la ejecución y recuperación de toda esa superficie usurpada en su día al medio natural y devolverla al Dominio Público Marítimo Terrestre (DPMT) para su posterior restauración y su integración, cuando proceda, en los espacios reconocidos por la Red Ecológica Natura 2000 que blindan al estuario y fondos del Río Palmones, así como dotar dicha zona con figuras de protección como ZEPA y ZEC”.

Verdemar Ecologistas en Acción entiende que habría que incluir el arco litoral de la bahía de Calpe, Carteia o Algeciras sin tener presente el valor y la importancia estratégica ambiental y paisajística de la unidad intermareal de ‘Entre ríos Guadarranque y Palmones’.
La ” transición justa” y social para Los Barrios y San Roque pasa por recuperar el arco de litoral de la bahía por el valor y la importancia estratégica ambiental y paisajística de la unidad intermareal de ‘Entre ríos Guadarranque y Palmones’.
La carretera fulminaría los últimos ecosistemas del marismal y litoral que aún sobreviven en la ribera derecha del río Guadarranque, que dan buena señal de su enorme capacidad de autorregeneración natural, a pesar de la ruptura del orden natural a causa de la intervención y erosión antrópica.
En 1982/83 comenzaron los movimientos de tierras para la desecación de las marismas y salinas del Portus Albus Carteiense para la construcción de la actual Central Térmica de carbón de Los Barrios (entonces, Sevillana de electricidad/Endesa) y fase Norte de la factoría de Acerinox. En 1985 inauguran y ponen en marcha esta central térmica de 550 MW, conectada al puerto de descarga gestionado por Gibraltar Intercar y dotado de un parque de almacenaje cubierto, con dotación y tecnología punta de aquel tiempo. La factura que pagaron los vecinos y el entorno físico en sí fue brutal. Hablamos de pérdidas irreversibles que no podrán ser saladas en mucho tiempo. Una vasta superficie integrada por un vergel costero de sistemas dunares coronados de la fiel Amóphilla arenaria o Barrón, huertas de arena muy fértiles y nutridas a base del güano, proporcionado por los secaderos de pescado de los aledaños. Las extensas Salinas romanas del Portus Albus Carteiense, que daban cobertura e interconectaban mediante una red de esteros y canales a los ríos Palmones y Guadarranque. Los conocidos viveros de la bahía o en su tiempo, vestigio de la paleobahía Carteiense, ahora con la paralización y desmontaje de la C T de Carbón ha llegado la hora de recuperarlas, afirman los ecologistas.

Noticias relacionadas