De cualquier forma, NO

Francisco Mateos.-


>

 Informado está en este portal que el veto impuesto por la empresa de la Real Maestranza a Sevilla Taurina no se ha ceñido sólo a la Feria de Abril, sino que se extenderá a toda la temporada, incluyendo hasta las novilladas sin picadores; menos mal que ya no hay en este coso ‘El bombero torero’, sino también me vetaba… Y digo me vetaba (o vetaban: ya saben, los empresarios-cuñados Canorea-Valencia) porque soy consciente que es algo más personal que al soporte de la información. En ese sentido, los lectores deben conocer algunas de mis reflexiones de por qué no voy a los toros ‘pagando’.

     Mirando haca atrás estos tres años de Sevilla Taurina no veo nada de lo que me tenga que arrepentir ni expiar mi alma en relación la empresa Pagés. He informado con libertad, la libertad que te ofrece trabajar en tu propio soporte informativo, sin más jefes que el respeto mutuo que nos profesamos los componentes de este portal para que, cada uno, ejerza su labor de la forma más libre y profesional posible. Por otra parte, no veo motivo alguno por el que no se me trata del mismo modo que al resto de compañeros; cada uno ejerce de forma profesional y atendiendo a su ética su labor informativa. En Sevilla nos conocemos todos desde hace mucho tiempo; de ahí que no creo que la empresa Pagés ponga en duda mi profesionalidad, y por eso no acepto esa marginación a la misma.

     Evidentemente comprar la entrada de una novillada dominical está al alcance casi de cualquiera, pero mi independencia vale mucho más que los 15 euros de una entrada para el festejo de esta tarde. Mi independencia no está, además, en venta. Otra razón para no asistir es que siempre he entendido que uno trabaja para ganar dinero; no se trata de ‘pagar por trabajar’. De este modo, yo voy a los toros como profesional de la información para realizar un trabajo remunerado, y por tanto no al contrario: pagar por trabajar. Cuando quiera ver toros por puro ocio, como otro cualquier aficionado, pasaré por taquilla en la plaza que sea.

     En definitiva: no se trata de volver a la Maestranza de cualquier forma. La empresa explotadora del negocio de la plaza no quiere que vea lo que allí acontece y pone todas las trabas que están a su alcance. Por algo será. De todos modos la información de Sevilla no faltará en este portal. Y regresar, regresaré a la Maestranza. Como decía el cada vez más recordado Diodoro Canorea, “la plaza está ahí y no se la va a llevar nadie”; pues eso, la plaza va a seguir estando ahí. Y Canorea y Valencia me llevan unos años de ventaja en el DNI…

 

Noticias relacionadas

 
11 julio 2024 | Redacción
David Galván entra en Manzanares