Dos años de pandemia

 

Se cumplen justo dos años de la pandemia del coronavirus. Y hoy es el día adecuado para pactar. No pierdan más tiempo. Rebajen ya los impuestos a la electricidad y los carburantes para que el virus inflacionista tenga menos capacidad de contagiar en pocas semanas a toda la economía española y esta tenga que entrar en la UCI.

En este segundo aniversario de aquel decreto del confinamiento  por la pandemia que no olvidaremos en la vida, la sociedad española necesita que nuestro Gobierno y nuestro Parlamento decreten otra decisión política sin precedentes. Con situaciones excepcionales, decisiones excepcionales.

De esa conferencia de Presidentes de nuestra querida isla de La Palma debería salir un acuerdo entre todos los partidos con cuotas de poder tanto en el gobierno de España como en los autonómicos para respaldar que Pedro Sánchez lleve a Consejo de Ministros una propuesta para aprobar por decreto urgente que reduzca los diversos impuestos y gravámenes fijados sobre el consumo de electricidad y carburantes. Rebaja o moratoria que tendría después  garantizado el refrendo del Congreso de los Diputados.

La escalada de inflación es ya tan grande  y sin viso alguno de concluir por el impacto de la guerra de Putin contra Ucrania, que la mayor parte de los sectores productivos de España corren el riesgo de despeñarse pagando suministros a precios que imposibilitan alguna rentabilidad en sus negocios, o tirar por la calle de en medio y  paralizar su actividad porque pierden menos dinero.

La sociedad española no puede esperar dos semanas más sin medidas paliativas a la espera de que en el Consejo Europeo de 24 y 25 de marzo se llegue o no a un acuerdo al más alto nivel de Jefes de Estado o de Gobierno.

El Gobierno tiene la capacidad de minimizar el cobro de impuestos por combustibles que son más del 40% de lo que pagamos en las gasolineras. Igual nos ocurre con la electricidad. No esperen a que Bruselas lo tenga que enmendar en abril, háganlo ya desde el Boletín Oficial del Estado amparándose en esta coyuntura de guerra.

Los transportistas empiezan la huelga indefinida porque les sale más barato quedarse en casa… y empieza la cadena de todo con los desabastecimientos.

Es mucho más fácil confinar un poco los impuestos que confinar a todo un país como ya hicieron.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
23 noviembre 2022 | José Antonio Hernández Guerrero
Leer y escribir un libro para leer y para vivir la vida
 
23 noviembre 2022 | Rafael Fenoy Rico
Correo del Azar y Miguel Strogoff
 
22 noviembre 2022 | Alicia Macías
Agorafobia: Instalado en la zona de confort
 
22 noviembre 2022 | Redacción
Arde este libro, de Fernando Marías