El Agente A35. Espionaje republicano en el Campo de Gibraltar

En esta sección el profesor e historiador, José Manuel Algarbani, da a conocer documentos y fotos sobre la república, guerra civil y posguerra relacionados con el Campo de Gibraltar.

El documento es una recopilación de notas sobre espionaje en papel de fumar encontradas a Enrique Moreno, el denominado “Agente A35”. En el momento de su detención en la plaza alta de Algeciras por la policía secreta franquista, los agentes le encontraron diez hojas de papel de fumar, marca “Abadie” engomado, en las que constan otras tantas notas de espionaje. Al cachearlo en el momento de su detención se le ocupó un lapicero de tinta con el que, al parecer, escribía las notas que se mencionan.

La trascripción de la nota superior izquierda, textualmente dice lo siguiente: “El día 12 paso por esta para motril (Granada) un comboy compuesto de 12 camiones de municiones, una sección de ametralladoras con 32 hombres quieren abanzar asia Almería. El día 15 esto biene de Slucar descargado de un mercante Italiano (esto es muy urgente) para saber los que allí hay”.

En febrero de 1938 y a través de los agentes franquistas en París, es detectada la mayor red de espionaje de toda la mitad sur de España, que tenía su centro en el Campo de Gibraltar. Se trataba de un centro de captación y descifrado de información y documentos, cuyos componentes enviaban sus mensajes a Tánger (donde estaba abierta un consulado gubernamental) y a Gibraltar, donde existía otro consulado del gobierno republicano, y desde allí a Valencia o Barcelona. La red tenía como centro Algeciras, se ramificaba vasta y extensamente por las provincias de Cádiz, Sevilla, Córdoba y Málaga. Se servían de individuos residentes en Algeciras y en la Comarca del Campo de Gibraltar, la mayor parte de ellos ferroviarios y conductores de autobuses, aunque también encontramos empleados de banca, mecánicos, jornaleros, etc. Una vez llegadas las notas al Campo de Gibraltar estas pasaban a Gibraltar y eran entregadas en una tienda desde donde llegaban al Consulado republicano. El principal enlace de Algeciras era Enrique Moreno Chicano, el Agente A35.

Estuvo operativa hasta diciembre de 1938 en que personal del cuerpo de investigación y vigilancia venidos de Madrid descubrieron y detuvieron a una parte de la organización,

Se detendrán a 21 personas. Las investigaciones dan como resultado conocer que el principal enlace de esta localidad con las demás provincias mencionadas era Enrique Moreno Chicano (agente A35), domiciliado en Algeciras, en la Villa Vieja (Rayos X, patio la Elisa). Se condenarán como autores del delito de traición a Juan López Macías, José María León López, José Serrano Pérez, Sebastián León López, Juan Rubio Benítez, Pedro Gallardo González, Alfonso Morales Barranco, Manuel Tinoco Rodríguez, Damián Anastasio Tornay, Carmen Sánchez Maresco y Enrique Moreno Chicano a la pena de muerte. Todos ellos serían fusilados el 28 de marzo de 1939 en el Puerto de Santamaría. Los demás acusados tendrían penas menores.

En resumen, la red de espionaje estaba destinada a proporcionar al gobierno de la república todas las noticias de movimientos de barcos, tropas, mercancías militares y en general los datos de la retaguardia franquista relativos a posibles actividades de guerra.

Enrique Moreno Chicano según la policía franquista era un individuo de temperamento dinámico e ideología exaltada que actuaba además como agente por cuenta propia, y se encargaba de enviar el movimiento de fuerzas transportadas entre Ceuta y Algeciras, proporcionándole estos datos otro ferroviario, mozo de estación que al parecer, había sido trasladado a esta población desde Sevilla recientemente. Enrique Moreno frecuentaba además una casa, sita en la Villa Vieja, que luego se preciso como la del Patio Conte, domicilio de Dolores, maestra nacional a la que iba a escuchar las “radios rojas” y en donde se reunía con Paco, mecánico del garaje de Cervera, sito en la Villa Vieja y domiciliado en el piso alto del mismo, al que, por tener en su garaje algunos conductores militarizados, conocía las obras de algunas de las baterías de costas y de las que daba conocimiento a Moreno Chicano.

Moreno Chicano constaba en la relación de espías al servicio del Consulado republicano en Gibraltar con el nombre de “Carlos Marín A.35”.

 

Noticias relacionadas

 
02 enero 2022 | Diego Jiménez Relinque
La lluvia de diciembre en Los Barrios
 
26 diciembre 2021 | Alfonso Pecino López
Setas, esquivas y seductoras