SOBRE NUESTRA VIDA

El bien y el mal

 

¿Qué es el bien y el mal? ¿Quién determina lo que es bien y lo que es mal?

El «bien y el mal» son conceptos relativos que varían según los criterios de cada cultura, según origen familiar de cada persona e incluso según el sistema personal de valores que uno desarrolla a lo largo de su vida. 

Os voy a contar una historia sobre mi propia vivencia en una cultura donde mi sistema de valores como centroeuropea, mujer con 23 años, se veía desafiado. Era en Oaxaca, México, donde vivía durante unos meses. Conocí allí en un pueblo de la costa a mujeres fuertes que llevaban a la familia para adelante, sin aquellos hombres los cuales, frecuentemente borrachos, habían engañado y violentado a sus mujeres. Pero no por mucho tiempo. Ellas habían plantado cara y literalmente habían echado a sus maridos. 

Conocí a hombres honrados y educados, hijos, hermanos y sobrinos de esas mujeres; hombres que luchaban para sus familias junto a las mujeres, ambas partes trabajando y poniendo su granito de arena en el hogar común.

El 1 de enero de 1994 nos llegaron las noticias: levantamiento de Chiapas. Un grupo armado había tomado la capital de aquel estado fronterizo con Oaxaca. 

Yo, educada por padres maestros, criada en una familia donde cualquier tipo de violencia era tabú – ¡incluso la de las películas! – me vi horrorizada por tal «violencia» de la que me iba enterando. –»La violencia nunca es una solución», dije rápidamente, como si yo fuera la última instancia. Mi amigo mexicano reaccionó paciente pero firmemente. «Cuando amenazan a mi familia o a mi pueblo, hay que defenderse…»

Nunca me había planteado que «no defenderse» cuando la comunidad se ve amenazada, es considerado una falta de responsabilidad hacia la familia o comunidad. Es una cuestión de honor, me explicaba mi amigo.

Esta visión se nos ha olvidado mayormente en el mundo occidental. No recordamos que eso también era parte de la cultura por aquí en España, Austria, Europa o Norteamérica. Hubo enfrentamientos entre familias, hubo guerras, luchas, manifestaciones … 

¡Y sigue habiendo! Hay enfrentamientos y «guerras» en nuestro entorno – y no hablo de lo que oímos en las noticias. Hay «guerras» que se juegan de manera más sutil y oculta. Hay «guerras» personales donde uno intenta perjudicar a otro para vengarse, para tener más poder, más dinero, ser más visto o más aplaudido… 

Estos días y semanas últimas me he puesto en el plano observador. Un plano en el que verdaderamente no hay «bien» o «mal» sino fenómenos de la vida social. 

Me imaginaba la sociedad de nuestra tierra como un tablero de ajedrez. En el ajedrez, dos fuerzas contrarias juegan por el poder y una serie de figurantes «sirven» a cada fuerza. Cada movimiento de una de las dos fuerzas implica la reacción del otro bando. 

Todo en nuestra vida funciona así, tanto en lo más personal como en lo más global. Quizás no entendemos bien lo que ocurre en el mundo, en la política. Tal vez no entendemos qué tiene que ver lo político con lo económico y social. Y no comprendemos nada cuando estalla una guerra. Pero sí sabemos o podemos observar que el mundo está lleno de movimientos tácticos, también en el núcleo familiar, en el trabajo o entre diferentes comunidades, partidos, grupos …  

Visto el mundo como tablero del ajedrez, y los «movimientos» de los figurantes como juegos tácticos – ¿Quién soy yo para determinar el bien y el mal?

Es una decisión personal al final, y solo nos queda posicionarnos en el mundo. Solo me queda que jugar mi propio partido de ajedrez y tomar decisiones en mi día a día. 

¿Mis decisiones, acciones y actitudes son las correctas?

Solo tengo claro una cosa: con lo que hago y digo necesito sentirme a gusto y coherente conmigo mismo. Pero esto también es simplemente mi manera de verlo. 

 

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Etiquetas:

Opinión Veronika Gau

Noticias relacionadas

 
07 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
Coronas de siempre en una nueva Jura de Santa Gadea
 
07 agosto 2022 | Patricio González García
Hablar por hablar
 
07 agosto 2022 | Rafael Oliva
En Los Barrios debemos hasta de callarnos
 
03 agosto 2022 | Patricio González García
Ni de izquierda ni de derecha