NOVENA PROVINCIA

El futuro es ayer

>

 

Einstein decía que no pensaba nunca en el futuro porque llegaba muy pronto. Y que lo diga, maestro. Escribo este artículo en un ordenador que da síntomas de quedarse antiguo. Se queda algunas veces atrapado en su mundo, se atasca cuando quiere y no puede, parpadea con no sé qué intención, da vueltas al reloj y se apaga cuando está cansado. Lo mismo le pasa al móvil, al cargador y a la plancha. Ahora todo caduca muy pronto, hasta las modas y las redes sociales.

El futuro, se acelera que es una barbaridad. El aquí y el ahora. La vida está llena de presentes, dicen en los manuales de autoayuda; el “vive el hoy” y todos esos bla bla bla herederos y copiadores de Paulo Coelho.

Estamos tan pendientes del futuro y de sus asuntos triviales, que el día menos pensado todo es pasado. Hasta ese porvenir que te parecía tan lejano.

Nos dicen que hay que ahorrar, no solo dinero sino también emociones. Y así se pasa la vida. Día a día nos escondemos para el mañana. Y ese ha sido el peor ahorro, que se pase la vida y no hayas consumido los “te quiero” que te dan en la casilla de inicio. Ahora es un poco tarde, pasa la vida y se quedan todos atascados en alguna zona entre cuello y pecho. En ese espacio se duermen, que no se olvidan. Pero te has hecho mayor y ya no hay manera de sacarlos de allí dentro.

El futuro viene tan rápido que crees que un día habrá tiempo para lo que tenías en tu cabeza. Y eso que tenías maduró tanto que se pudrió. Cayó el árbol de las ilusiones. Plaf. Al suelo. Esperar no sirve. No siempre hay que esperar. Nos han repetido tantas veces lo del tren que no se nos escape, que nos hemos conformado con subir a cualquier autobús. Y así andamos. Con las suelas gastadas y el billete del tren en la mano.

También nosotros tenemos caducidad programada. Se nos atascan las rodillas a cierta edad, se nos olvidan algunos nombres y tenemos sueño en horas de fiesta. Así que, más “te quiero”. Más osadía. Más besos. Más llamadas. Más perdón. Más “¿quedamos?”. Más vivas. Más oles. Más carne. Más música. Más audacia. Más insolencia. Más riesgo. Más determinación. Más cariño. Más ternura. Más sentimiento. Más querer. Que el día menos pensado llega… el futuro. Y te pilla sin haberte enterado.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
14 junio 2024 | Darío Iglesias Muñoz
¿Aún no lo ves?
 
11 junio 2024 | José Antonio Hernández Guerrero
Una visión de la moral más humana, humanista y humanitaria
 
08 junio 2024 | Rafael Fenoy Rico
A zonas desfavorecidas: ¿Técnicos en despachos?