In memoriam Bertolt Brecht

EN ROJO Y NEGRO

 

Ayer 14 de agosto de 2022, hace 66 años murió Bertolt Brecht. A del tiempo siguen frescas los miles de palabras que legó, entrelazadas en pensamientos sobre las relaciones sociales, el poder ejercido por las minorías, minoritarias, acrisoladas en los altos hornos de las guerras. Ese poder se ha forjado a mazazos con millones de calaveras de acero, fundido, vuelto a fundir y vuelto a forjar, para de esta forma fabricar las poderosas sagas que, endiabladamente duras y duraderas, sólo tienen el único afán de servir al ideal de dominación que las atormenta.

Bertolt las identificó muy pronto. Desde muy joven sabía quiénes eran “Los de Arriba”, porque fue precozmente consciente de que él pertenecía a “los de abajo”. Y así, sin ampulosos analíticos discursos, identificó quien es quien en esta historia de “toito te lo quito”, a que juegan “Los de Arriba”, en las inmensas casas de apuestas, de los grandes casinos bursátiles del capitalismo.

¡Pasen y jueguen! ¡Podrá ganar una fortuna! Además de una manera aséptica.  Se quedará con los dineros de otras personas sin tener que atracarlas en un callejón siniestro cualquiera. Solo compre unas cuantas acciones. Las que le aconsejen los “gurús” de las bolsas, los Brokers que ¡esos sí que saben!, donde debe “in-verter” <Lo siento debería decir “invertir”> sus dineros.  Y ¡Oiga! Que no le engañan cuando le animan a “in-vertir” por qué le están diciendo que su dinero no volverá ya que se ha “in-vertido” ¡vamos!, tirado dentro. Verter su dinero dentro de la maquinaria de robo más fantástica de todos los tiempos vividos por esta humanidad que no sabe lo que le depara el futuro que “Los de Arriba” pintan con alegres colores, exprimidos de miles de vidas segadas por la codicia.

Pero como estos mecanismos de los mercados de valores y bienes de consumo no dan todo lo que la agónica avaricia requiere, los monstruos del acaparamiento, de la absorción de plusvalía, concitan al jinete apocaliptico de la Guerra. Y en la macabra lógica bélica en la que “todos mueren, solo yo gano”, se inmolan jóvenes generaciones enteras alentadas por las banderas patrióticas de aquí y allá.

Posiblemente algunos de “Los de arriba” sintieran el alivio de conocer la muerte de Bertolt Brecht, pero se equivocaban, aunque estos seres inhumanos pocas veces lo hacen, ya que Bertolt nos dejó para la eternidad su pensamiento profundo, expresado llanamente. En tiempos de Guerra, como estos, como siempre, para todos los pueblos, dejó el siguiente poema: “LA GUERRA QUE VENDRÁ no es la primera. Hubo otras guerras. Al final de la última hubo vencedores y vencidos. Entre los vencidos, el pueblo llano pasaba hambre. Entre los vencedores el pueblo llano la pasaba también.” Porque al fin y al cabo las guerras siempre las ganan “Los de Arriba”, sea cual sea el resultado “los de abajo” siguen dominados. Y puestos a pensar ¿Qué más da que dominen unos u otros?, el No a la Guerra debe ser más que un lema. La humanidad tendrá futuro cuando la causa de tanto expolio y muerte -la doble contradicción dominador-dominado, explotador-explotado- hayan desaparecido. Un día como hoy se fue un baluarte de la libertad de pensamiento sintetizada en sus poemas y dramaturgia. Merece ser conocido y recordado. Un maestro

 

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
19 septiembre 2022 | Patricio González García
¿Y las becas?
 
18 septiembre 2022 | Rafael Fenoy Rico
La personalidad fascista en sociedades democráticas