La delegada Carmen Tovar y el callejón

Francisco Mateos.-


>

Según me cuentan, no se pierde una. La delegada de la Junta de Andalucía, Carmen Tovar, le ha cogido gustito al burladero del callejón. Realmente a los políticos les gusta mucho eso de asomar la cabeza por el callejón de una plaza de toros. Tovar acaba de llegar y ya es fija en el callejón de la plaza. Me parece bien, hasta cierto punto. La cuestión es si se lo ha ganado. Quiero decir, si realmente está en el callejón como máxima veladora y garante del espectáculo taurino en su esencial dimensión -tal y como dicta la actual normativa taurina-, o si por el contrario pasea palmito por el callejón para salir en las fotos, que la entreviste el buen amigo David Casas del Plus y pavonear entre los jerifaltes de las primeras filas del tendido. Si va para currar, perfecto; si va para figurar, lamentable. A través de la televisión -ya saben que Canorea-Valencia, en un punto más de sus desaciertos esta temporada, me ha vetado -único caso- en la que creen que es ‘su’ plaza, aspecto que si estaban buscando presionar mi libertad e independencia les ha salido mal- se ha visto a Carmen Tovar acopañada de diversos personajes en el concurridísimo burladero de la Junta de Andalucía, una auténtica pasarela de los más variopintos personajes: desde Fernando Arrabal hasta Ortega Cano.      La pregunta -ya digo- es si Carmen Tovar va a al callejón a figurar o a currar. No lo tengo muy claro, pero si está currando debe de esforzarse mucho más, porque tiene un suspenso como una casa. Desde pases de callejón que concede la Junta de Andalucía que no sirven para nada ante la empresa Pagés, agachando la cabeza la delegada e inhibiéndose en una dejadez de sus funciones y obligaciones, hasta el lamentable espectáculo ganadero que se padece un día sí y otro también en el ruedo. Como responsable directa de la elección de los presidentes de Sevilla y los equipos veterinarios, ella es la máxima responsable del toro que sale por chiqueros en cuanto a su trapío y presentación. Es decir, que si un alto porcentaje de los toros que han saltado al ruedo no han tenido por presentación y trapío -lo que lleven dentro es otra cosa, y desde luego no su responsabilidad; las cosas como son- el mínimo exigido para una plaza como la Real Maestranza, ella es la que debe asumir responsabilidades y entonar el ‘mea culpa’.

     Urge que, de una vez por todas, tras ocho meses ya en el carguito de delegada de la Junta en Sevilla, dé la cara ante los medios de comunicación taurinos en una verdadera rueda de prensa donde se someta sin miedos ni titubeos a las preguntas de la prensa, sobre todo tras el nefasto desarrollo de la Feria de Abril. Recordemos que ni tan siquiera para presentar al nuevo -y aún desconocido- presidente ofreció la habitual rueda de prensa, escudándose tras una fría nota de prensa. ¿O también con la que está cayendo esta Feria de Abril y donde ella tiene responsabilidades directas que depurar va a seguir inhibiéndose? A ver si al final sólo va a ir al callejón a pasear palmito; precisamente en el único sitio donde es lícito ‘taparse’…

 

Noticias relacionadas

 
11 julio 2024 | Redacción
David Galván entra en Manzanares