NOVENA PROVINCIA

Las cosas que me pasan

 

Saben ustedes que desde 1995 padezco problemas cardiológicos que me han llevado hasta un total de veinticinco operaciones (no todas del corazón porque también tengo prótesis de cadera, tiroides, hernias, estenosis de canal lumbar, etc.), además de un fallo multiorgánico que superé) pero que me han llevado a estar en un par de ocasiones más allá que para acá. La última operación ha sido hace dos meses en la que me han colocado dos nuevos stents con los que ya llevo once.

Yo siempre digo que vivo de propina y, además con una calidad de vida normalita dentro de lo que cabe por lo que vivo totalmente al día. Y así aprovecho todos los viajes que puedo. Este último (también con el Imserso) es el de Fuerteventura donde me encuentro hasta el martes. Muchos me preguntan en las redes que cómo puedo hacer hasta tres viajes del Imserso. Muy sencillo, sacas el primero que te corresponde y, luego te vas apuntando a todas las listas de espera y si alguien se retira, ahí estás tú porque el número de viajes es hasta cinco. Y así viajamos.

Este viaje es estupendo y es el último de esta fase que acaba el 30 de junio para en septiembre comenzar otra vez. Siempre elegimos islas. Y la de Fuerteventura no es la primera vez que venimos. Os he contado en las redes las peripecias del viaje, pero no os he contado todas.

El primer día después de la cena al ir al bungalow, no sé cómo, me caí por unos escalones (seis en concreto) y rodé como un peso muerto hasta el final quedándome inmovilizado y aterrado. Mi único pensamiento era que me había roto por completo. Cinco o seis personas e Izaskun querían levantarme, pero les dije que me dejase un momento para tranquilizarme porque estaba en schock. Pasado unos minutos, me levantaron y no notaba nada más que un leve dolor en los codos y en las rodillas. Me preguntaban si me podía mover y empecé a andar. Me tocaba la cadera, pero no tenía dolor alguno. Sólo las raspaduras.

Me decían que al día siguiente no me podría mover, pero al día siguiente no tenía absolutamente nada con una caída que parecía imposible que no tuviese nada, sólo el susto de mi compañera y mío.

Ya el martes volvemos después de haber pasado unas estupendas vacaciones y sin dolor alguno de nada. ¿Cómo se llama esto? Me podrán decir lo que quieran, pero por estas cosas y muchas más soy más religioso que nunca.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
12 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
Felipe VI y la Espada de Bolívar
 
12 agosto 2022 | Darío Iglesias Muñoz
Hola todos, todas, todes
 
10 agosto 2022 | José Antonio Hernández Guerrero
Descansar para sacudir el aburrimiento
 
09 agosto 2022 | Patricio González García
Blas infante