Los Barrios conmemora el día andaluz de la Memoria Histórica

Organizado por el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar, este homenaje, que incluía una ofrenda floral, también se ha desarrollado en Algeciras, La Línea, Jimena y Los Barrios.

El acto comenzó con la lectura de un manifiesto a cargo de uno de los responsables del Foro por la Memoria, el profesor Fran Hidalgo, quien señaló que «los barreños asesinados en 1936 merecen nuestro homenaje más sincero; su ejemplo nos arroja la luz para guiarnos en este convulso presente. En Los Barrios, un grupo de hasta 42 personas, según las investigaciones del Cronista de la Villa, José Manuel Algarbani, fueron fusiladas».

Este acto responde a lo reflejado en la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, aprobada en 2017, que establece el 14 de junio como el Día de recuerdo y homenaje a las víctimas del golpe militar y la dictadura, y anima a las instituciones públicas a impulsar su celebración “con el objeto de mantener su memoria y reivindicar los valores democráticos y la lucha del pueblo andaluz por sus libertades”.

El PSOE de Los Barrios ha estado presente y participando en la ofrenda floral organizado por el “Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar”, en conmemoración de las víctimas de la guerra civil y franquismo en nuestro pueblo.

Miembros del círculo local de Podemos Los Barrios han participado en la ofrenda floral que ha organizado el foro por la memoria histórica, en la plaza Blas Infante, para recordar y homenajear a las personas asesinadas o represaliadas por el franquismo

Desde Podemos defienden que “hay que enseñarles a nuestros hijos e hijas y a la gente más joven que sin memoria no hay vida. Quien olvida su historia, quien la mete en un cajón y olvida los errores del pasado está condenado a repetirlos. Lo mismo sucede con los pueblos. El pueblo que no tiene memoria, que no conoce su historia es un pueblo débil, vulnerable, fácilmente manipulable y propenso a perder la libertad y la vida”, señalan desde la formación

Reconocimiento Victimas del Franquismo

El 14 de junio es el día que la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía fija para que los demócratas recordemos a las víctimas de la dictadura y del golpe militar del 36 que acabó con la II República española.

El Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar ha organizado estas ofrendas en el cementerio antiguo de Algeciras, en la fachada del cuartel de Ballesteros de La Línea, en la plaza Blas Infante de Los Barrios, en el cementerio municipal de San Roque, en el cementerio municipal de Jimena de la Frontera y a la entrada del parque del Cerro del Moro en Castellar de la Frontera. Es intención del foro hacer también estos homenajes en Tarifa y Tesorillo a partir del año próximo.

Texto íntegro del manifiesto

Hoy, nos reunimos en la Plaza Blas Infante, antiguo cementerio de nuestro pueblo, en virtud de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, aprobada en 2017, y que fija el 14 de junio como día de recuerdo y homenaje a las víctimas del golpe militar y de la dictadura en esta tierra. En 1936, un grupo de altos mandos militares, con el concurso de la derecha y extrema derecha política, de la oligarquía nacional, y con la colaboración nazi-fascista, inició una rebelión armada contra las instituciones republicanas. El golpe fracasó, pero a continuación comenzó una sangrienta guerra que no acabó para todos en 1939, pues el nuevo régimen instalado continuó reprimiendo con cárcel, torturas y asesinatos a los vencidos. ¿Por qué ese ensañamiento, por qué ese nivel de violencia hasta los últimos días de la Dictadura? La respuesta es sencilla: el franquismo persiguió, hasta el extremo, erradicar por completo a las personas, a las organizaciones y a las ideas que, de alguna u otra forma, buscaron el progreso, la justicia, la democracia, la igualdad y la libertad en nuestro país. Dicho de otra forma, el franquismo impuso por la violencia un régimen al servicio de las élites nacionales cuando en España una amplia mayoría social estaba construyendo el mayor proyecto de modernización y democratización vivido hasta entonces.

Durante la Dictadura, los líderes franquistas alimentaron un relato basado en la falsa paz y concordia entre españoles, al tiempo que se homenajeaba públicamente a los caídos por España y Dios con calles, monumentos y reconocimientos. Algunos a día de hoy, siguen vigentes. Eso también es memoria histórica, pero no democrática. En cambio, los antifranquistas fusilados siguieron desaparecidos sin que sus familias pudieran averiguar su paradero.Y quienes trataban de luchar contra la Dictadura eran implacablemente perseguidos. Sin embargo, el relato elaborado por el franquismo caló en el proceso de Transición democrática. Tanto a izquierda como a derecha, los líderes políticos zanjaron el debate sobre las víctimas del franquismo con el olvido.  Los franquistas habían triunfado: lograron extender la amnesia colectiva, y durante años, con la excusa de pasar página y no reabrir las heridas, pareció que la democracia en nuestro país fue resultado de un pacto inmaculado entre dos bandos con iguales responsabilidades en una guerra de la que pocos sabían algo. Y para colmo, mientras las fosas seguían repletas de compatriotas sin identificar, jueces cómplices con la Dictadura y policías torturadores eran promocionados por sus servicios al Estado. Algo fallaba en la democracia española cuando una parte de la élite política, el aparato del Estado y buena parte del entramado empresarial del franquismo seguía vigente sin cambios. Se trataba del olvido, que junto con el miedo jugaron un papel fundamental para dejar las cosas como estaban.

Con el paso del tiempo, la tenacidad de las familias de las víctimas ha abierto una importante brecha en la memoria. Seguramente, Andalucía se sitúa a la vanguardia en la recuperación y dignificación de las víctimas. Pero no es para menos. Nuestra comunidad fue de lejos uno de los territorios más castigados por la represión: 60.000 ciudadanos fueron ejecutados, un holocausto en palabras del historiador Paul Preston.  La mayoría de ellos fueron asesinados en ciudades y pueblos, como el nuestro, donde realmente no hubo guerra. O quizás sí. Ya que, para los franquistas, que los jornaleros, la clase trabajadora y los sectores populares, lograran avanzar en su organización y fueran capaces de arrancar conquistas democráticas y sociales históricas, suponía una auténtica declaración de guerra contra sus privilegios. En Los Barrios, un grupo de hasta 42 personas, según las investigaciones del Cronista de la Villa, Don José Manuel Algarbani, fueron fusiladas. Encontramos, sobre todo, a jornaleros y trabajadores del campo, pero también algunos comerciantes, carboneros, un médico, un veterinario, un abogado, dos tipógrafos, algunos comerciantes o dependientes y un militar retirado. Su pecado, haber trabajado por un país más justo. Sus muertes, una medida para disciplinar a la población: significarse podía significar, en el peor de los casos, la muerte. A día de hoy, el movimiento memorialista andaluz y español ha logrado importantes avances, aunque todavía insuficientes, sobre todo a la luz de los últimos acontecimientos en nuestro país, y en general, en el resto del mundo. Vivimos días donde parecen emerger los ecos de un oscuro pasado. Y es en la oscuridad, cuando más necesitamos la luz para orientarnos en el camino. Los barreños asesinados en 1936 merecen nuestro homenaje más sincero; su ejemplo nos arroja la luz para guiarnos en este convulso presente: Andrés Barroso Pérez, Manuel Beneroso Martínez, José Borrego Tarne,  Nicolás  Calvo Medina, José Camacho Espinosa, Manuel Camacho Prieto, Luís  Castro Casas, Andrés Cobos González, Jerónimo Cózar Aguilar, Joaquín García Hermoso, Juan García Rodríguez, Evangelino Gil Laceras, José Herrera Sánchez, Francisco Ladrón de Guevara Gara, Antonio Marques Sibaja, Félix Martín Martín, Pedro Martín Villalta, Francisco Navarro Jiménez, Diego Ortega Vázquez, José Pecino Rodríguez ,Antonio Pereira Rodríguez, Francisco Pereira Rodríguez, José  Pereira Rodríguez, Juan Pereira Rodríguez, Manuel Pereira Rodríguez, Diego Piñés Rojas, Antonio Rodríguez Ríos, José Ruiz Campano, Juan Ruiz Campano, Andrés Ruiz Ruiz, Diego Sánchez Tocón, Domingo Sevilla Prieto, Manuel Solino Guerrero, Antonio Valdivia Rodríguez, José Valdivia Rodríguez y Siete personas más que fueron fusiladas en septiembre del 36 y que no hemos podido identificar aún Verdad, justicia y reparación para las víctimas del franquismo. Muchas gracias por vuestra asistencia.

 

 

Noticias relacionadas