NOVENA PROVINCIA

Semana Santa

 

Estamos ya expectantes para vivir intensamente la Semana Santa. Una explosión de emociones, de sensaciones. Todo tiene relación estrecha y directa, desde una marcha procesional eterna hasta el olor a incienso y azahar. Y el colorido de una ciudad y su gente.

Dos años de ausencia y ya este año las hermandades están dispuestas a sacar a la calle sus más preciosas imágenes con un aroma especial a paso en la calle, con un aroma a buscar en las guías dónde puedes ver mejor la procesión, qué esquina le dará más fuerza y emoción y allí poder ubicarnos y derrochar nuestra devoción. Vuelve la Semana Santa al son de la música de Amargura, de Campanilleros y de plegarias hechas saetas porque la saeta es eso: una oración cantada. Dos años para un reencuentro que nos parecía que nunca llegaba.

Se abren las puertas de las Iglesias y la Iglesia se va a la calle que es donde tiene que estar. Cruz de Guía, emoción, lloros (y este año más), aplausos, suena la primera marcha procesional, las primeras órdenes del capataz y se siente, ya, ya, que la Semana Santa está aquí.

El niño con la pelotita de cera. Y en las sillas ante la Carrera Oficial, los saludos, los reencuentros, los comentarios sobre el Pregón. Todo es emoción a flor de piel. Una emoción que ya empezó el Viernes de Dolores con la salida por su barriada de San García del Cristo Coronado a la espera de un día poder hacerlo con la Virgen de la Salud, por la Carrera Oficial, pero que nos dice de verdad que “Esto ya está aquí”.

También se mira al cielo con temor, con incertidumbre, con inquietud. Se olvidan las viejas rencillas de las cenas de navidad y se funden en la fraternidad de la Hermandad. Pero fraternidad que tiene que ser de verdad, sin hipocresía, con amor y sentimiento.

Una nube de incienso se apodera de todo viendo los ciriales. Y tu corazón dice ¿Qué más podemos pedir? Seguimos en directo pero también con las radios y , sobre todo, con la precaución debida porque aunque es Semana Santa seguimos estando en pandemia que tenemos y sabemos también esquivar.

Precaución, calma en una Semana en la que debe reinar la luz de la propia Semana Santa, de los cirios por los callejones, de la candelería de los pasos de palio y de la mirada de aquel que se encuentra con lo que más le gusta.

¡Al cielo con ella!

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
23 noviembre 2022 | José Antonio Hernández Guerrero
Leer y escribir un libro para leer y para vivir la vida
 
23 noviembre 2022 | Rafael Fenoy Rico
Correo del Azar y Miguel Strogoff
 
22 noviembre 2022 | Alicia Macías
Agorafobia: Instalado en la zona de confort
 
22 noviembre 2022 | Redacción
Arde este libro, de Fernando Marías